Los creadores de Ouya tienen unas palabras para sus clientes

La trayectoria reciente de Ouya en el mercado de las consolas no ha sido precisamente buena, algo de lo que ha hablado su CEO.

El equipo de Ouya habla de lo ocurrido recientemente

La consola Ouya fue pionera en lo relacionado con las máquinas de videojuegos que han hecho uso del sistema operativo Android para intentar abrirse camino en el mercado. Mucho tiempo atrás, cuando Ouya era una desconocida, creó un interés tan elevado que nos imaginábamos que sería capaz de llegar al nivel de fama que las consolas de sobremesa de toda la vida. Con el tiempo se presentaron diversas competidoras que hacen uso de características similares y que le han terminado restando interés a Ouya.

El problema es que Ouya también ha cometido fallos. En realidad, ha cometido muchos fallos. Los responsables de la máquina, personas que han formado parte del mundo de los videojuegos en distintos cargos, desde periodistas hasta programadores, han demostrado que no tenían toda la habilidad que hacía falta para capitanear un lanzamiento de hardware como este.

Tras un fallo, presentaban una solución, y en ocasiones esta solución era otro fallo. Una consola, se llame Ouya o se llame de otra manera, no puede ofrecer un nivel de ventas suficientemente elevado si la buena prensa no acompaña y si los usuarios que confían en ella no están contentos. A día de hoy, el equipo de Ouya sigue trabajando, pero van de disculpa en disculpa.

La última la trae Julie Uhrman, CEO de la empresa, que ha hablado en una conferencia en la cual ha repasado los distintos problemas que sufrió la consola desde que llegó al mercado. Han sido muchas meteduras de pata. El retraso de la máquina, lo mal que trataron a quienes les apoyaron en Kickstarter, el anuncio promocional, o la iniciativa Free the Games Fund. Nada ha funcionado y todo ha recibido críticas.

En sus declaraciones, Uhrman menciona que saben que han cometido muchos errores y también dice que sabe que están preparados para mejorar y seguir creciendo. Su última disculpa se escuda en la ingenuidad, en la poca experiencia, en la búsqueda de fe en una comunidad que ya no quiere ver Ouya ni en pintura. No tenemos datos concretos del éxito o no éxito de Ouya actualmente, pero no parece precisamente que la consola esté siendo una superventas. Lo más posible es que sus creadores no tarden en llevar la consola a los más diversos comercios, como grandes superficies, para intentar sacársela de encima. Y lo más normal sería que el precio empezara a caer de forma escalonada y dramática. Ouya, les guste o no a sus creadores, tiene pocas posibilidades de supervivencia.

Vía: Ouya

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...