Dark Mist

Mezcla audaz de Dungeon-RPG y Shoot’ em Up, Dark Mist está dotado de un diseño gráfico especialmente destinado al público joven femenino. Disponible por unos cuantos euros en el sistema Playsation Store no conseguirá entretener a los jugones más duros.

Una horda de monstruos absorbió todas las estrellas del cielo y hundió el planeta azul en la oscuridad. Acompañada arco de luz, Artemisa desciende en las profundidades de un templo para devolver estas criaturas al lugar del que proceden. Este es el argumento de Dark Mist, un título que cualquiera podría creer que se trata de un mal capítulo de la serie Sailormoon. Con su look a lo magical girl y el tipo de bonus que recoge a lo largo de la partida: estrellas, lunas, corazones… el personaje parece salido de un manga para adolescentes. Y dirán ustedes que resulta un poco raro encontrar un dungeon-rpg para adolescentes, pues efectivamente no lo es.

darkmist2.jpg

Con todo, el principio jugable consiste en deambular por diferentes mazmorras teniendo mucho cuidado de eliminar a todos los enemigos. En cierto sentido recuerda a los primeros Legend of Zelda con su perspectiva aérea, las salas ocupan toda la pantalla, las puertas deben abrirse y hay un mapa en el juego. Sin embargo, la primera misión no deja dudas: estamos ante un shoot’em up. Como la diosa de la mitología griega a la cual pide prestado su nombre, Artemisa tiene varios arcos de diferente cadencia de disparo. Cada uno dispone de un ataque básico, así como de un golpe especial específico: el arco azul nos permite lanzar bombas de luz, el arco verde una amplia salva de flechas y el arco rojo un potente rayo destructivo. Nuestra cazadora se desplaza mientras ataca al mismo tiempo a los enemigos situados en frente de ella, lo que la convierte por otra parte en un objetivo fácil. La menor tentativa de orientar el bastón analógico se acompaña de un inevitable pequeño movimiento del personaje en dicha dirección. Es posible pulsar L1 para cerrar momentáneamente el desplazamiento, pero esta función se revela demasiado delicada de utilizar cuando estamos en plena acción.

darkmist1.jpg

La particularidad de Dark Mist – que da por otra parte su nombre al juego – es que las salas se cubren de una bruma gruesa que sólo desaparece una vez todos los enemigos han caído. Algunos golpes especiales permiten disipar en parte esta gruesa niebla, permitiéndonos no combatir a ciegas. En cualquier caso, podemos enfrentarnos a la mayor parte de criaturas sin mayor problema. El único problema, es que si te acercas demasiado a los pequeños monstruos que pululan en los torreones (y que se asemejan extrañamente a Tinky Winky, el Teletubby púrpura), éstos pueden subirse a tu chepa literalmente. Basta con agitar el Sixaxis para quitárselos de encima, sin embargo, la maniobra nos dejará inmovilizados durante algunos segundos. El bestiario no es el fuerte de Dark Mist: cada nuevo monstruo no es más que una declinación de los ya encontrados. Sólo los jefes, un poquito más originales, aportan un poco de variedad a una jugabilidad muy repetitiva. Se cruzan pronto los doce niveles, cada uno de ellos se corresponde con un signo del zodiaco.


darkmist3.jpg

La última particularidad de Dark Mist pondrá de mala leche a más de un jugador. Es imposible guardar la partida, aunque dispondremos de continuaciones infinitas. Si no proseguimos la aventura, la próxima vez que pongamos en marcha la consola tendremos que empezar la tortura desde el principio. Dark Mist, tiene como bazas principales junto a su ajustado precio el hecho de que se trate de un shoot’em up ambientado en mazmorras (se puede decir que es algo relativamente original) y una realización técnica correcta pese a su notable falta de variedad. La ambientación y los efectos de luces del juego le dan bastante alegría al conjunto. ¿Especialmente diseñado para chicas? Pues no.


YouTube Direkt

Gráficos: 65/100
Aunque el diseño de los monstruos deja a desear, el resto del apartado gráfico es más bien agradable y en el espíritu kawaï de los mangas para adolescentes: tonos pastel, animaciones muy cuidadas y explosiones de luces de colores que causan bonitos efectos. El motor 3D funciona perfectamente. En cambio, el interfaz tiene tamaño totalmente injustificado y tapa un tercio de la pantalla de televisión.

Sonido: 65/100
Los temas musicales son muy buenos. Los efectos de sonido están al nivel de los shoot’em up’s de vieja escuela y en consecuencia no son muy agradables en nuestros oídos. Mejorables.

Jugabilidad: 65/100

Artemisa es práctica, puede cambiar fácilmente de arco y efectuar ataques especiales en un segundo. Lo malo es que a veces lo difícil es divisar a los enemigos en el campo de batalla. Es curioso que un título relativamente accesible al principio acabe resultando casi imposible de terminar.

Duración: 55/100

Doce niveles, es poco, pero la dificultad tan alta del título y la ausencia de savegames alargan considerablemente (algunos dirán artificialmente) la duración de vida. Hubiera estado bien un modo multijugador cooperativo para enriquecer y prolongar la experiencia, pero no es el caso.


YouTube Direkt


Valoración General: 60/100

Dark Mist es un juego extraño, y típicamente japonés. A medio camino entre el Dungeon-RPG y el shoot’em up, propone una jugabilidad tan accesible como exigente, un aspecto arcade reforzado por el hecho de no poder guardar la partida. Su aspecto adolescente hará las delicias de los aficionados a las magical girls. Por ocho euros se puede intentar darle una oportunidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...