Terry Richardson responde a las acusaciones de violación

Richarson, acusado por varias modelas de agresión sexual, se ha defendido con un texto publicado en el Huffington Post.

Terry Richardson

Pocos fotógrafos son tan controvertidos como Terry Richardson. Sus fotografías buscan a menudo la provocación y parecen regodearse en la vulgaridad. Imagino que el aspecto de Richardson y sus fotos con las celebridades y modelos a las que fotografía tampoco ayuda. Sin embargo, lo que hizo saltar todas las alarmas en torno a su persona fue un reportaje de la web Jezebel, seguido por varios artículos a lo largo de los años en los que diferentes modelos han acusado a Richardson de propasarse con ellas durante las sesiones de fotos.

Esas acusaciones han dado lugar a una campaña en contra del fotógrafo y de las marcas y revistas que emplean sus servicios. Hace menos de una semana otra modelo acusó a Richardson de agredirla sexualmente. Charlotte Waters, que tenía 19 años cuando posó desnuda para Richardson, ha contado, primero en Reddit de forma anónima y después en Vocativ, que el fotógrafo llegó hasta el punto de eyacular sobre ella durante la sesión, además de pedirle que le hiciera sexo oral.

Hasta el momento Terry Richardson apenas se ha manifestado sobre estas numerosas e insistentes acusaciones, pero el fotógrafo finalmente ha dado su punto de vista en un texto publicado en el Huffington Post. Richardson sostiene que todos esos rumores son falsos y que por eso al principio no quería hablar sobre ellos. Sin embargo, ahora se ha decidido a contar su versión para acallar las mentiras.

Como Robert Mapplethorpe, Helmut Newton y muchos otros antes, la imaginería sexual ha formado siempre parte de mi fotografía. Hace diez años, en 2004, presenté parte de este trabajo en una exposición en Nueva York, acompañado por un libro de las fotos. La exposición fue muy popular y altamente elogiada. Las imágenes mostraban situaciones sexuales y exploraban la belleza, la crudeza y el humor que implica la sexualidad. Colaboré con mujeres adultas que dieron su consentimiento y eran completamente conscientes de la naturaleza del trabajo y, como es habitual con cualquier proyecto, todo el mundo firmó autorizaciones.

Nunca he usado una oferta de trabajo o una amenaza de reproche para obligar a alguien a hacer algo que no quería. Respeto suficiente a la gente con la que trabajo como para considerar que tienen su propia voluntad y que toman sus decisiones de acuerdo a eso y, por tanto, ha sido difícil verme como objetivo de una historia revisionista. Tristemente, en el intento de conseguir más tráfico gracias a la controversia, el periodismo torpe, alimentado por relatos sensacionalistas, maliciosos y manipuladores de mi trabajo ha hecho nacer furiosas cruzadas en Internet. Bienintencionadas o no, están basadas en mentiras. Creer esos rumores es perjudicial no sólo para el esfuerzo artístico, sino más importante, para las verdaderas víctimas de la explotación y el abuso.

Richardson concluye declarando que la gente siempre tendrá fuertes opiniones sobre las imágenes con contenido sexual y asegura que, a lo largo de su carrera artística, ha acabado aceptando esa controversia y valorando el discurso que nace de ella. «Sólo puedo esperar que ese discurso esté bien informado, para que tanto si te gusta mi trabajo como si lo odias, le de, y me des a mí, el beneficio de la verdad», finaliza el fotógrafo su alegación.

Vía | huffingtonpost.com

Foto | Dave Tada

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...