Nikon recomienda que no le echemos el aliento a nuestros objetivos

Nikon recomienda que no echemos el aliento a nuestros objetivos para limpiarlos usando vaho. Según la marca japonesa, los ácidos que contiene el aliento pueden dañar los recubrimientos protectores de las lentes.

Limpiar un objetivo sucio

Todos lo hemos alguna vez. De repente vemos una huella en el frontal del objetivo, le echamos el aliento para crear vaho y limpiamos la lente con un trapito (o, a veces, con la camiseta que llevemos puesta). Pues mal hecho, al menos según Nikon. El servicio de soporte de la marca nipona ha publicado recientemente un aviso a la pregunta «¿Cómo limpio la lente de la cámara?» en la que desaconseja usar el aliento para esas tareas.

Según Nikon, en nuestro aliento hay ácidos que si bien no pueden llegar a dañar la lente en sí, sí que son perjudiciales para las capas protectoras de productos químicos que recubren habitualmente los objetivos. Esas capas suelen evitar efectos negativos como reflejos indeseados y también protegen el objetivo de posibles arañazos.

Por tanto, en lugar de echarle el aliento a nuestros pobres objetivos, Nikon nos recomienda que usemos antes de nada un pincel con soplador o una pera de aire (como las que se usan para limpiar el sensor de las cámaras) para eliminar las motas de polvo y otros elementos que no estén firmemente adheridos al cristal y, en el caso de necesitar algo más fuerte, emplear algún producto recomendado para la limpieza de lentes y frotar suavemente el cristal con un trapo.

Aquí tenéis la recomendación completa del fabricante japonés. Supongo que no es necesario decir que, aunque estas recomendaciones las haga Nikon, podemos aplicarlas a objetivos de cualquier marca.

La mejor forma de limpiar una lente es usar un trapo para limpieza de lentes del que no suelta pelusa y una pequeña cantidad de solución limpiadora. No uses nada que contenga elementos abrasivos o disolventes, usa únicamente una solución limpiadora de lentes.

Primero recomendamos usar un pequeño pincel con soplador para eliminar el polvo o los residuos que estén sueltos.

A continuación, pon una o dos gotas de limpiador en el trapo (nunca hay que ponerlo directamente en el objetivo) y limpiar la lente usando un movimiento circular, empezando en el centro y yendo hacia el exterior, eliminando así las manchas.

Si no se dispone de los elementos mencionados arriba se puede usar un trapo suave y limpio que no suelte pelusa. No eches el aliento al objetivo para crear vaho y limpiarlo. Hay ácidos dañinos en el aliento que pueden dañar los recubrimientos de las lentes. Usa únicamente el soplador, después el pincel y limpia la lente en espiral desde el centro hacia los extremos.

Este mismo método puede usarse para limpiar el visor de las cámaras Nikon.

Vía | Petapixel.com

Foto | Ana D (CC)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...