Cinco consejos esenciales para fotografiar conciertos

El experto en fotografía de conciertos Matthias Hombauer nos ofrece algunas recomendaciones para empezar en esta temática.

Fotografía de conciertos

Alguna vez hemos comentado que la fotografía deportiva es una de las disciplinas que más retos plantean a un fotógrafo, pero hay una temática todavía más complicada: la fotografía de conciertos. El hecho de que a menudo se celebren en locales oscuros, con luces brillantes de colores cambiantes y con mucha gente alrededor son algunos de los factores que hacen que esta temática fotográfica sea tan difícil. Matthias Hombauer, experto en este tipo de fotografía y fundador de How to Become a Rock Star Photographer, ha compartido en The Phoblographer algunos sencillos consejos para quienes quieran dar sus primeros pasos en este tipo de fotografía.

Practica en locales pequeños

El primer consejo de Hombauer es ir de menos a más y empezar en locales pequeños. En esos locales lo habitual es que nadie nos ponga pegas para acceder con nuestro equipo y de esa forma podemos ir cogiendo experiencia sin necesidad de tener que solicitar una acreditación de prensa. Basta con buscar en guías de eventos online o revistas locales, pagar la entrada y empezar a disparar.

Usa objetivos luminosos

La segunda recomendación es usar objetivos rápidos, es decir, objetivos que tengan una apertura máxima muy grande: f/1.8, f/2, f/2.8… De hecho, debemos disparar a esa apertura máxima ya que eso nos permitirá usar velocidades de obturación más rápidas y evitar las fotos desenfocadas. El típico 50mm f1.8 que tienen casi todos los fabricantes puede ser una opción ideal siempre que estés relativamente cerca del escenario.

Usa una ISO alta

Ya sabéis que las cámaras digitales nos permite forzar la sensibilidad del sensor para obligarlo a captar más luz. Normalmente se recomienda mantener la ISO lo más baja posible, pero en la fotografía de conciertos, como en la de deporte, lo más importante es capturar una imagen enfocada, aunque haya que asumir que la foto tendrá algo de ruido. Eso quiere decir que no debe darte miedo usar una ISO de 1.600 o incluso más alta siempre y cuando eso te permita mantener una velocidad de obturación alta.

La configuración básica de tu cámara

Es importante acertar con la configuración de nuestra cámara. Es algo que puede depender mucho de la forma de trabajar de cada uno, pero Hombauer nos recomienda los ajustes que él usa cuando trabaja:

  • Modo de prioridad a la apertura, con la apertura abierta al máximo (es decir, el número f más bajo que nos permita nuestro objetivo). La cámara ya se encargará de ajustar la velocidad en cada caso.
  • Modo de medición de la exposición puntual: normalmente los artistas están iluminados, pero el resto del escenario no. Si usamos el modo matricial o el de medición ponderada al centro, la cámara tendrá en cuenta también las zonas más oscuras del encuadre y eso no nos beneficia.
  • Usar únicamente el punto de enfoque central, que es también el más preciso y con el que se enfoca más rápido.
  • Disparar en ráfagas de 3-4 disparos para aumentar la posibilidad de conseguir fotos enfocadas.

Dispara en RAW

Este consejo se repite prácticamente en cualquier escenario. Aunque también tiene sus inconvenientes, disparar en RAW es todo un salvavidas a la hora de procesar imágenes, especialmente si se trata de fotografías tomadas en situaciones complicadas. Si disparamos en RAW después podremos editar nuestras fotos con mucha mayor flexibilidad y rescatar más información tanto en las sombras como en las luces altas de nuestras imágenes.

Vía | thephoblographer.com

Foto | Talhof Festival

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...