Canon presenta el nuevo EF-M 55-200mm f4.5-6.3 IS STM

Canon ha ampliado la familia de objetivos para su gama EOS-M con el nuevo teleobjetivo EF-M 55-200mm f4.5-6.3 IS STM.

EF-M 55-200mm f/4.5-6.3 IS STM

Las cosas pintan mal para el sistema EOS-M de Canon. No hace mucho os contábamos que las dos cámaras que hasta ahora lo forman habían desaparecido de la web de Canon USA (siguen sin estar, por cierto) y nos temíamos lo peor. Sin embargo, la firma japonesa acaba de anunciar la llegada de un nuevo objetivo a esta familia de cámaras sin espejo. Se trata del nuevo EF-M 55-200mm f4.5-6.3 IS STM del que ya teníamos rumores.

Este teleobjetivo, con una focal equivalente a 88-320 milímetros, se convierte en la cuarta óptica del sistema EOS-M y sigue la misma estética de los otros, con un acabado metálico de alta calidad. La lente incluye estabilización de imagen integrada, capaz de compensar hasta 3,5 pasos de luz. Está construida con diecisiete elementos internos organizados en once grupos, entre los que se incluye una lente de Ultra Baja Dispersión (UD).

Aparte de lo comentado, este teleobjetivo 55-200 mm cuenta con un diafragma formado por siete hojas que ofrece una apertura máxima de entre f/4.5 y f/6.3 y una mínima de entre f/22 y f/32. Su distancia mínima de enfoque es de un metro, tiene una longitud máxima de 86,5 milímetros, un diámetro de 60,9 milímetros y su peso es de sólo 260 gramos. El elemento frontal no es giratorio, tiene una rosca para filtros de 52 mm y anillo para enfocar manualmente.

Entre las características más destacadas de este nuevo objetivo EF-M 55-200mm f4.5-6.3 IS STM de Canon está la tecnología STM que permite obtener unas transiciones suaves y silenciosas cuando grabamos vídeo y desplazamos el enfoque de un motivo a otro. Por el momento no sabemos cuándo se pondrá a la venta esta óptica o cuál será su precio una vez lo haga.

Os recuerdo que la primera Canon EOS-M fue presentada de forma oficial en julio de 2012 (aunque se había filtrado unos días antes de ese anuncio oficial). La cámara tenía un sensor de imagen CMOS de 18 megapíxeles y formato APS-C, procesador de imagen DIGIC 5, un sistema de enfoque automático híbrido, pantalla táctil de 3 pulgadas y una zapata para flashes externos y otros accesorios. Además, estrenaba la nueva montura EF-M.

A finales de 2013 se presentó la Canon EOS-M2 que incluía conectividad Wi-Fi, mejoraba el sistema de enfoque para hacerlo más veloz y tenía además un cuerpo significativamente más compacto. Sea por lo que sea, quizá porque Canon esperó demasiado, ninguna de las dos cámara parece haber obtenido un éxito generalizado dentro de su segmento, aunque las ventas de la primera EOS-M en Japón no fueron malas.

Vía | canon.es

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...