Yoshinori Ono abandona Capcom y deja el barco de la lucha sin capitán

Capcom pierde otro de los nombres importantes que han formado parte de la compañía a lo largo de décadas.

El nombre de Yoshinori Ono genera opiniones tanto positivas como negativas entre los aficionados al género de la lucha en los videojuegos. Su personalidad, la manera en la que se implicaba y se convertía en la imagen de uno de los géneros más icónicos de Capcom, siempre daba de que hablar. Ono solía tener declaraciones para la prensa siempre que le preguntaran (y también cuando no lo hacían) y sus fotos con el muñequito de Blanka le llevaban a tener un gran feedback por parte de la comunidad de usuarios.

Era productor en Street Fighter, y eso significa que no tomaba las decisiones de diseño ni dirección, pero sí que les terminaba poniendo su sello de aprobación. Se dice que fue quien salvó el género de la lucha, quien lo resucitó con Street Fighter IV cuando el mercado lo había dejado de lado. Lo cierto es que para cuando se lanzó el cuarto Street Fighter otras empresas del sector ya se encontraban trabajando en sus propuestas de manera paralela. No es como si las demás empresas hubieran dicho «mira lo mucho que ha vendido Street Fighter IV, vamos a hacer un nuevo juego de lucha».

Fue un revival generalizado que se dio de una manera bastante simultánea, algo que tampoco sorprende porque ya se sabe que este tipo de decisiones comerciales suelen replicarse en todas las empresas de una forma global.

Con Street Fighter IV el resultado fue ideal, pero la quinta entrega, que para muchos llegó demasiado rápido, representó un auténtico tropiezo. Un tropiezo con caída por las escaleras incluido. Se lanzó con una cantidad de contenido muy reducida, con poca profundidad, con pocos personajes y con muchas promesas. En vez de recurrir al modelo clásico de lanzar dos o tres versiones del juego (como en la época de los 16 bits), lo que hizo la compañía fue optar por el modelo del pase de temporada, de los personajes en DLC y de mil cosas extrañas más que en la época eran desconocidas y ajenas en el género de la lucha.

Esto generó muchas impresiones negativas, sobre todo en usuarios que se encontraban con que para disfrutar de la experiencia completa iban a tener que gastar un volumen de dinero que se escapaba a sus posibilidades. Poco a poco Street Fighter V fue ganando más contenido y profundidad, pero incluso ahora que ya se ha lanzado en formato físico la versión «definitiva», hay entre manos otra temporada con nuevos luchadores. Es la historia de nunca acabar y un modelo de negocio que ha generado demasiadas críticas.

No sabemos si por este mal trago o por otros motivos, pero Yoshinori Ono ha decidido abandonar Capcom. Ahora está por ver si le fichan en alguna de las empresas rivales o si dentro de un año vuelve con un proyecto de Kickstarter con el cual aprovecharse de su fama.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...