Tokyo Game Show 2019, crónica de un evento lleno de grandes novedades

Estuvimos en el Tokyo Game Show 2019 con la intención de probar las últimas novedades del mercado de los videojuegos.

Remake de FF VII

Hace unos días se celebró en Japón el Tokyo Game Show 2019 y nosotros estuvimos allí con la intención de probar las últimas novedades del mercado. Los dos días de business, dedicados a profesionales y prensa, nos absorbieron de una manera absoluta. Sobrevivimos como buenamente pudimos a base de bebidas Monster que se regalaban en la sala de prensa y gracias a la excelente comida japonesa que siempre es bienvenida. Nos faltaron horas para dormir, pero a cambio tuvimos la oportunidad de probar algunas de las mejores demos de los últimos tiempos.

Este Tokyo Game Show ha sido, en cierto modo, un poco light. Light porque estamos cerrando una generación de consolas y hasta que se presenten PlayStation 5 y la nueva Xbox esto no va a volver a estar tan caliente como antaño. Pero también se trata del momento en el que llegan los últimos grandes títulos exclusivos de la generación actual, así que en cierta manera hay muchos motivos de alegría. La feria fue una dosis constante de demos y de calidad jugable en la forma de títulos que llegarán en 2019 o 2020 como tarde. También se quedaron en el tintero algunos juegos de los que solo hubo gameplays y no versiones jugables, como fue el caso de Death Stranding y Cyberpunk 2077 (aunque el actor Keanu Reeves visitó la feria y eso compensó todo).

Con la ausencia jugable de esos dos grandes títulos, todo el protagonismo fue a parar de forma inevitable a Final Fantasy VII: Remake, sobre todo porque Nintendo tampoco tuvo presencia en la feria. Y Square Enix aprovechó para dar el golpe de gracia a todos los fans que están esperando impacientes el remake. Porque quienes probaron la demo saben que tienen ante ellos uno de esos juegos imprescindibles.

El Tokyo Game Show 2019 fue una demostración, una vez más, de que la cultura japonesa todavía se encuentra, en cierta manera, anclada en el pasado. Solo había que pasearse por los stands y ver el panorama que había en ellos (no en todos) para comprobar que todavía se le sigue dando más importancia a las azafatas que a los propios juegos. En este sentido, en lo relacionado con comportarse de una manera debida respecto al respeto por la mujer, Japón está 10 o 15 años atrás. Por eso en algunas ocasiones resultaba hasta complicado acercarse a los stands, porque las chicas, tan ligeras de ropa que eso podría parecer cualquier otro tipo de feria, se intentaban hacer notar de todos los medios posibles a sabiendas de que de ello dependía su trabajo. Y para alguien que va al Tokyo Game Show a probar juegos y no a mirar cuerpos, esta es una situación particularmente incómoda. Por si alguien se lo pregunta, el único stand que hizo lo propio con hombres, musculosos, con poca ropa y de cuerpos fibrosos, fue Konami, que adoptó esta idea para publicitar el nuevo juego de Contra. Un recurso vulgar que nos hace pensar si el juego realmente necesitaba ese empujón para atraer al público.

Pero tal y como indicaba, lo importante son los juegos. Los títulos que se puede decir que despertaron una mayor atención por parte de los asistentes fueron: Yakuza 7, Project Resistance, Project Sakura Wars, Final Fantasy VII: Remake y 13 Sentinels: Aegis Rim. En todos ellos era frecuente que los tiempos de espera superasen la hora y que en algunos casos hubiera que esperar hasta dos horas para poder probarlos. Sony ayudó a que esas colas se aligeraran un poco, dado que en su zona de juego también permitió probar la mayoría de los títulos a través de un sistema de entrega de tickets. La única diferencia es que probando los juegos en los stands de sus compañías, como el de Sega o Square Enix, cabía la posibilidad de recibir algún tipo de regalo, como trading cards promocionales, postales y otro merchandising de edición limitada.

Resident Evil

Nosotros de esa lista pudimos probar Project Resistance, Project Sakura Wars y Final Fantasy VII: Remake. El primero nos dejó un poco confusos. No es lo que esperábamos. Pero se nota que Capcom está probando, viendo qué puede mejorar y cambiar. De momento la idea está ahí y es curiosa, valiente, original. Cuatro jugadores colaboran para sobrevivir y el quinto intenta eliminarles. Puede ser un éxito en el multijugador, en YouTube, de la mano de personas que impulsen su comunidad. ¿Pero sabe Capcom de ese tipo de cosas? No es la empresa más versada en los multijugador (Monster Hunter al margen). Project Sakura Wars es un juego desconocido para Occidente, pero uno de los más esperados por los japoneses. Fue una gran experiencia, una forma muy satisfactoria de volver a tomar las riendas de una saga olvidada. Y del remake de Final Fantasy VII solo vamos a decir una cosa: tenéis que comprarlo, es alucinante.

Otros juegos que pudimos probar incluyen desde lo nuevo de Dragon Ball, donde podemos movernos libremente a lo RPG, hasta la versión de PlayStation VR de Space Channel 5, que nos evoca a los tiempos de Dreamcast. Este Tokyo Game Show fue inolvidable y tuvo grandes juegos, pero sabemos que la edición que va a ser explosiva será la del próximo año 2020. Esa sí que va a ser espectacular. Allí estaremos de nuevo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...