Shadow of the Colossus, la vuelta de uno de los grandes

Directamente desde 2005 se recupera un juego que ha conseguido el aplauso de los expertos y que ahora renace en PlayStation 4: Shadow of the Colossus.

Nuevo Shadow of the Colossus

PS4 arranca su carrusel de exclusivas en 2018 con uno de los videojuegos más esperados, un remake de una de sus últimas joyas en PS2. Shadow of the Colossus vuelve aunque, a diferencia de lo habitual en estos casos (un remaster que mejore los gráficos y deje intactos los aspectos jugables), en este caso se trata de un remake. Es lo mismo que sucede con el ‘nuevo’ Final Fantasy VII en desarrollo, que en lugar de tratarse de una simple actualización técnica, Square-Enix ha optado por hacer el juego de cero, manteniendo personajes e historia, pero cambiando la forma de jugar e incluso el desarrollo, dividiéndolo en capítulos.

Esta opción, la del remake, es mucho menos habitual en un mundo donde las remasterizaciones cada vez son más habituales. Tanto Sony como Microsoft han reeditado todos sus éxitos en sus nuevas consolas, tanto en colecciones que juntan varios títulos (como la saga Halo de Xbox 360 para One) como títulos sueltos. No solo ellas, Rockstar tardó apenas un año en convertir GTA V para las consolas de nueva generación (y desde entonces copa los puestos de superventas mes a mes).
En el campo de los remakes, sin embargo, los títulos son más escasos. El tiempo y esfuerzo de desarrollo es mucho mayor, ya que además de una actualización gráfica, hay que reescribir el juego jugablemente, ofreciendo nuevas mecánicas y avances. Los resultados suelen ser muy positivos y bien valorados, como Gears of War: Ultimate Edition para Xbox One o Crash Bandicoot: N-Sane Trilogy y Ratche & Clank para PS4. Ambas consolas han disfrutado también del que está considerado uno de los mejores juegos disponibles, el remake de Call of Duty: Modern Warfare. El caso de este último es llamativo, ya que aunque su título es Remastered, en realidad sus cambios lo elevan a esta categoría.

En el caso de Shadow of the Colossus, está producido por Sony de su desarrollo se encarga Bluepoint Games, una compañía que tiene experiencia remasterizando videojuegos. Ellos fueron los encargados de renovar toda la saga Uncharted de PS3 para PS4 con The Nathan Drake Collection, así como todos los títulos de God of War en la God of War Collection para PS4. También se encargaron de la mejora de Gravity Rush, e incluso han trabajado a la inversa, teniendo que adaptar un videojuego para una consola menor, como fue el caso de Titanfall y su adaptación para Xbox 360, de la cual fueron los responsables con grandes resultados.

Shadow of the Colossus apareció por primera vez en PS2 en 2005, siendo uno de los últimos títulos de la consola (un año más tarde aparecía PS3). Fue creado por el Team ICO, que deben su nombre a otra de sus mayores obras, ICO, otra de los títulos legendarios la consola de Sony. Aunque tienen una jugabilidad totalmente diferente y la historia no tiene nada que ver, ambos juegos se desarrollan en el mismo universo y los acontecimientos guardan cierta relación entre sí. En este caso, el jugador se traslada a un mundo en el que apenas encuentra compañía y donde toma el papel de Wander, el protagonista, quien tiene el cometido de acabar con 16 criaturas gigantescas, los colosos que dan nombre al título. Para hacerlo, tendrá disponible un caballo como compañero para recorrer el mundo y una espada que le indicará con una luz qué dirección debe seguir para encontrar su próximo objetivo. Tras encontrar a un coloso, deberá esquivar sus ataques y buscar la manera de lograr trepar por su espalda para poder atacar sus puntos débiles. Si consigue acabar con todos, logrará liberar a Mono, una chica que se encuentra dormida y cuya única forma de despertar de su letargo es acabar con los colosos de piedra.

Pese a aparecer en los últimos meses de PS2, Shadow of the Colossus tuvo un gran éxito tanto en Japón como en occidente, siendo aclamado por toda la crítica. Ahora, vuelve con gráficos de nueva generación y un rendimiento muy superior a lo visto hace ya 12 años. No obstante, la esencia, el alma del título de Team ICO se mantiene, lo que convierte a este remake en una versión idónea para quienes no tuvieron la oportunidad de disfrutarlo en PS2 o también para aquellos que quieran volver a sentir las mismas sensaciones que tuvieron hace más de una década.

2018 Shadow of the Colossus

Uno de los primeros cambios incluidos en esta edición se encuentra fácilmente nada más empezar, y es la inclusión del modo Difícil como seleccionable desde el inicio. En el título original, como suele ser habitual en muchos juegos orientales, era necesario terminar primero la historia en el modo Normal para desbloquear una dificultad mayor. La gran diferencia entre los tres modos de dificultad radica en los puntos débiles de los colosos. El modo normal sigue la premisa comentada anteriormente, Wander debe encontrar puntos débiles a los colosos a los que se enfrenta y buscar la manera de trepar por ellos para atacarlos. En Difícil, se añade un nuevo punto débil al coloso, por lo que los combates serán más largos y complejos, ya que todos los puntos tienen que ser dañados para derribar al gigante. En Fácil ocurre todo lo contrario, se quita un punto débil a los colosos, por lo que resulta más sencillo acabar la batalla.

Dependiendo de la dificultad escogida, se podrán desbloquear diferentes ilustraciones y comparaciones con el Shadow of the Colossus original de PS2 una vez finalizado el juego en cada uno de los modos. Al mismo tiempo, se desbloquearán otros modos de juego adicionales y secretos, los cuales también permiten acceder a nuevos secretos cuando se completen. Opciones que aumentan la durabilidad y sobre todo la rejugabilidad del título. Cabe destacar que superar el juego en la dificultad más alta no incluye las recompensas de los modos más fáciles, como sí pasa en otros. Aquí será necesario completarlo en cada dificultad, ya que son independientes.

No solo se puede elegir la dificultad, también se pueden escoger cuatro esquemas de control diferentes. Uno es clásico, con los controles que recordarán quienes jugaron al original; otro tiene botones y movimientos más propios de los juegos actuales; mientras que existen dos opciónes intermedias para quienes recuerden los controles de hace 12 años pero se hayan adaptado a los nuevos tiempos. Al igual que el original, se mantienen las físicas de antaño, que no siempre siguen las reglas lógicas, y un caballo que tiene libre albedrío en algunas ocasiones.

Gráficamente, el trabajo de Bluepoint Games es casi perfecto. Su experiencia a la hora de actualizar videojuegos se hace notar en Shadow of the Colossus. Y también con el propio universo de Team ICO, ya que ellos fueron los que adaptaron el propio ICO y este mismo videojuego a PS3. Por tanto, se trata de la tercera versión del juego que sale al mercado en una consola diferente.

Artísticamente, Shadow of the Colossus mantiene la misma calidad. Resulta igual de impactante en PS4 que como lo resultó en PS2 en 2005. Todos los aspectos de antaño han sido actualizados a las nuevas tecnologías, con sombras, iluminación y detalles de primer nivel, que catapultan el videojuego a una nueva dimensión. Además, se ha respetado al máximo todas las cinemáticas, y aunque se trata de un remake, éstas se mantienen exactamente iguales, plano a plano. Destacan especialmente los paisajes y su distancia de dibujado, mucho más amplia con la potencia actual de PS4. Los colosos presentan una gran cantidad de detalles con sus nuevos modelados, convirtiéndose en enemigos realmente temibles. Los interiores también han sido mejorados, con efectos de todo tipo, así como arrugas o incluso movimientos en el pelo de los personajes o de los propios colosos. Todo ha sido mimado.

Shadow of the Colossus PS4

En cuanto a las diferencias entre versiones, en PS4 Pro se ofrecen dos opciones para disfrutar de Shadow of the Colossus. Por un lado, se puede apostar por un modo que prioriza la calidad gráfica, alcanzando una resolución 4K dinámica aunque con 30 imágenes por segundo. Por otro, para alcanzar las 60 imágenes por segundo hay que optar por una resolución de 1080p. En ambos casos, cuentan con HDR y disponen de modo foto, una opción fantástica para los que quieran realizar capturas aprovechando los paisajes y ambientes preciosistas del universo.

En definitiva, Shadow of the Colossus es un viaje nostálgico a 2005, aunque con todas las comodidades actuales incluidas para que no sea una travesía incómoda. Lejos de conformarse con trasladar todo lo visto entonces al día de hoy con un ligero aumento de resolución, Bluepoint Games presenta una jugabilidad fantástica y muy respetuosa con las sensaciones que transmitía el juego de Team ICO por entonces. Sus gráficos son un regalo, alejándose claramente de lo visto en PS2 y en PS3, yendo un paso más allá. Todo lo demás se mantiene, convirtiendo a una de las mayores joyas de la pasada década en un videojuego atemporal que puede disfrutar toda una nueva generación de jugadores. Además, a precio reducido, ya que cuesta 40 euros de salida en lugar de los 70 habituales para las novedades.

Estas buenas vibraciones no quitan que el lanzamiento de Shadow of the Colossus siga extendiendo una sombra sobre el mercado que nos indica que ahora mismo parece que hay una crisis de originalidad e inventiva. El mercado está viendo cómo demasiados juegos de generaciones pasadas se relanzan con mejoras gráficas y algunos cambios jugables. ¿Pero es necesario tanto remake y remasterización? No es la primera vez que nos lo preguntamos, y lo que también nos planteamos es si estos mismos juegos serán los que también se recuperen en las próximas generaciones. Shadow of the Colossus es un gran juego, pero quizá sea pronto para traerlo de vuelta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...