Review: Resident Evil Origins Collection, doble ración de zombis

Resident Evil Origins Collection ya está a la venta en una edición física que incluye dos juegos de la saga.

Juego de zombis

El año 2016 ha comenzado con la oportunidad de echarle el guante en formato físico a una gran cantidad de juegos que anteriormente solo estaban disponibles en formato digital. Es la tendencia de los próximos meses a la vista de que las empresas ya han visto que vuelve a haber negocio en el formato clásico y no en el de distribución online. Esto, que ya lo habían pronosticado muchos expertos, se confirma gracias al lanzamiento de títulos como Resident Evil Origins Collection o Life is Strange (del cual hablaremos en una ocasión próxima).

Capcom es una experta en ver la oportunidad de vender en formato físico algo que teóricamente solo estaba diseñado para ser lanzado en edición digital. En Japón tienen la costumbre de comercializar versiones físicas de la mayoría de sus juegos digitales, sobre todo porque saben que hay una gran cantidad de usuarios que prefieren tener la colección en la estantería. Ese tipo de filosofía es la que ahora nos ha permitido que tengamos en las manos Resident Evil Origins Collection, el recopilatorio de los dos últimos remakes aparecidos de la saga en la generación actual. A un precio muy ajustado y con horas y horas de diversión, lo que os debemos decir con los ojos cerrados es que se trata de un lanzamiento que no deberíais dejar pasar. Vais a quedar encantados con Resident Evil Origins Collection, pero vamos a hablar de ello más en profundidad en los próximos párrafos para que sepáis qué ofrece Capcom en esta ocasión.

Resident Evil, el origen de todo

20 años han transcurrido desde que nos cruzáramos con el primer zombi de la saga Resident Evil. Capcom hizo historia. Siempre hablamos de Alone in the Dark como uno de los títulos de referencia en el género de los survival horror. Y es verdad, que nadie se enfade. Pero Resident Evil tuvo una gran relevancia desde el primer momento, acaparando la atención de los jugadores y asentando las bases de la que sería una de sus sagas más populares con el paso del tiempo. Con ese zombi que nos recibía con la boca manchada de sangre cuando cruzábamos la esquina del pasillo nos estremecimos. Y lo seguimos haciendo. En la edición Remaster tenemos de nuevo la posibilidad de vivir ese momento, de mover relojes de pared y de activar fuentes con emblemas para recuperar algunas de las mejores vivencias que hemos tenido en el género survival.

Los cambios implementados parten del remake que se produjo para la consola GameCube. Parece que el juego haya ido recibiendo parche tras parche para ir adaptándose a cada generación. Pero el resultado está más que potable. Tiene cambios visuales adecuados y modificaciones en cuanto a la forma en la que se representan los efectos gráficos. En general lo que más ha cuidado Capcom ha sido la sensación que tienen los jugadores, para que no les parezca que se han quedado atascados en el pasado. Aún así, también tenemos una modificación en los controles a modo de configuración alternativa, inspirada en la de los últimos Resident Evil que se han comercializado siguiendo la numeración de la saga y los principales spin-off.

Tiramos de memoria para contaros un poco de qué iba la historia original, pero tampoco queremos decir demasiado de esto porque ya deberíais saberlo de memoria. Todo comienza en una mansión en la que se refugia el grupo de fuerzas especiales S.T.A.R.S., que está en una misión especial investigando la desaparición de algunos de sus compañeros. En la mansión las cosas se complican, dado que no tardan en aparecer algunos cadáveres y en suceder cosas inimaginables. Los zombis son lo que menos les deberían preocupar, puesto que también hay otras criaturas horripilantes, entre las que perros-zombi son algo que casi no os preocupará.

Saga Resident Evil

El juego tiene un desarrollo memorable, una batalla final que nos encanta rejugar y un contenido para seguir jugando que engancha mucho. Es tan perfecto que pensábamos, en su tiempo, que Capcom no podría volver a hacer un juego de zombis tan bueno. Y luego han llegado otras excelentes entregas de la saga, así que estábamos un poco (solo un poco) equivocados. Durante el juego, para quien no lo recuerde, el protagonismo recae sobre Chris Redfield y Jill Valentine, que seguro que os suenan por las películas incluso si no habéis jugado al clásico de 1996.

Resident Evil Zero, menudo viaje

De 1996 pasamos a 2002 nada más y nada menos. Por el camino se nos han quedado un montón de entregas épicas que en este caso no tienen relevancia. El segundo juego remasterizado que se ha incluido en Resident Evil Origins Collection es Resident Evil Zero, título originario de GameCube que puso la guinda a la aparición de la saga en la consola de Nintendo. Ya tuvo un remake en Wii, pero ahora es la hora de la verdad: verlo en la nueva generación por todo lo alto, con unos gráficos que quitan el hipo y todo el nivel de acción y tensión con el que nos enamoró en su época.

Esta vez no hay mansión, pero tenemos un tren. Y os prometemos que no vais a volver a ver los trenes de la misma manera en la que lo hacéis ahora. Si sois de los que viajan mucho en AVE, os aseguramos que empezaréis a viajar de nuevo en autobús. Algunos jugadores, desde 2002 cuando se traumatizaron, ya lo han superado. Pero la tensión es enorme. No manejamos a Jill ni a Chris, sino que la protagonista es Rebecca, que también estuvo en el primer Resident Evil como personaje secundario. Y Rebecca no tiene las mismas agallas que Jill, por lo que vamos a notar mucho esa falta de confianza cuando estamos manejando al personaje. Al menos tenemos a su compañero de aventuras, un misterioso convicto llamado Billy Coen que con sus tatuajes aporta un lado rebelde de lo más gratificante.

El encuentro de los dos personajes habilita la mecánica de colaboración y ayuda que Capcom ha ido repitiendo en otros títulos. La idea que se extiende es que si los dos personajes no son capaces de ayudarse, lo van a tener bastante crudo para sobrevivir. Tan crudo como que habrá criaturas enormes que acabarán con ellos a las primeras de cambio.

Juego de Capcom

Además del tren el argumento se desarrolla en unas instalaciones de Umbrella que aportan un cambio significativo a la propuesta, aunque lo mejor es el tren, eso no os lo vamos a negar. Al final se acaba convirtiendo en un muy buen título, variado y con grandes escenas, pero a un nivel un poco más bajo que la primera entrega, que resulta al fin y al cabo, inimitable.

¿Comprarlo o no comprarlo? La versión física es imprescindible. Para quienes han disfrutado de Resident Evil en el pasado este es un lanzamiento que no hay que dejar pasar. No hay excusa para dejarlo pasar, eso os lo queríamos dejar muy claro. Capcom quizá está estirando demasiado la idea de las remasterizaciones, pero cuando se trata de juegos tan buenos como estos no podemos hacer otra cosa sino aplaudir la valiente decisión de trabajar en este tipo de adaptaciones. Lo que nos gustaría es que los demás episodios de Resident Evil también llegaran a tener una remasterización en condiciones.

Vía: Capcom

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...