Review: Kirby Planet Robobot, la bola rosa triunfa de nuevo

Kirby Planet Robobot es una excelente nueva propuesta protagonizada por el carismático héroe de Nintendo.

kirby

Las personas adultas sabemos que lo mejor de la vida no tiene porqué ser necesariamente lo más largo y duradero. Llegado cierto momento de nuestra existencia aprendemos a apreciar las cosas breves, pero intensas. Y a lo largo del tiempo es un tipo de definición que podríamos relacionar de manera absoluta con los distintos juegos protagonizados por Kirby. La bola rosa de Nintendo siempre ha side protagonista de aventuras rápidas que podemos terminar en una o dos tardes, pero que nos proporcionan tanta diversión que siempre nos dejan satisfechos. Su último título ha llegado hace poco a Nintendo 3DS y una vez más se trata de una de esas experiencias intensas que no dudamos en recomendar.

¡Ahora Kirby tiene un robot!

Llega a ser complicado pensar en nuevas historias para que las protagonice Kirby. A nosotros llega un momento en el cual lo único que nos interesa es que tengamos un motivo para avanzar, copiar habilidades y enfrentarnos a nuevos enemigos. Pero entendemos que el público más exigente quiera tener una historia de fondo un poco más elaborada. El argumento de Kirby Planet Robobot cuenta cómo un personaje muy malvado llena el mundo de robots para usarlos a su favor. Dado que otros héroes han terminado siendo derrotados, toda la responsabilidad recaerá en manos de Kirby. Y como su habilidad de copia quizá no es suficiente, en este caso se busca el apoyo de un robot que le sirva para acabar con sus rivales de manera más sencilla.

El robot en cuestión se llama Robobot y es una máquina muy poderosa que refuerza aún más los recursos de Kirby. Porque ya sabéis que Kirby Planet Robobot no es un juego difícil. Las pocas veces que perdáis una vida será por una de dos razones: os caéis al vacío u os derrota un jefe. Durante las pantallas será bastante complicado que caigáis derrotados.

Cuando nos montamos en el robot tenemos más potencia de fuego y podemos copiar habilidades también, pasándoselas a la máquina para que las potencie de una manera que nos sorprenderá. Como decimos, todo está al servicio de la diversión y de sentirnos un poco destructivos, algo que en un juego de Kirby no viene mal, dado que los combates suelen ser bastante delicados. Pero no es el único plato fuerte, porque el protagonista tiene una mayor serie de habilidades de copia que puede absorber a voluntad para enfrentarse contra sus muchos oponentes.

Siguiendo la tradición, para obtener estas habilidades de copia habrá que absorber a los enemigos, tragárselos y entonces tendremos su técnica de combate. En otros casos el propio juego nos deja power-ups que podemos usar para conseguir las habilidades y habrá momentos en los que se nos darán a elegir entre varias. Las novedades que se ha introducido, como una habilidad de mago que deja sin habla, se combinan con las técnicas más clásicas de la saga. Cuando os paséis el juego y tengáis disponible el modo Coliseo podréis elegir entre todas las habilidades y será un buen momento para repasar entre aquellas que en el modo historia se os hayan pasado (puede ocurrir y tampoco sería tan raro).

Más 3D y minijuegos

Como no es que Kirby Planet Robobot sea un juego espectacular, sino otra ración de Kirby que nos encanta, los desarrolladores han introducido algunas novedades. El 3D está mejor implementado. Tenemos hasta motivos para activarlo y eso no es nada frecuente en juegos de Nintendo 3DS, donde solemos recomendar dejar las tres dimensiones desconectadas. El sistema de profundidad es similar al que en tiempos inmemoriales tenían títulos como el Hercules de la primera PlayStation. Hay que reconocer que ayuda al desarrollo aunque sea algo sin lo cual podríamos haber pasado perfectamente.

Sobre los minijuegos, antes hemos mencionado el modo Coliseo, pero también tenemos la perspectiva de Meta Knight. Lo llamamos minijuego, pero se trata de todo el juego entero. Lo que hacemos es avanzar entre tramos de la historia en modo contrarreloj para ver qué rápidos somos. La jugabilidad se altera mucho, puesto que no tenemos copia de habilidades. Sí contamos con varios poderes que podemos activar desde la pantalla táctil y que facilitan mucho el desarrollo de la partida. Por ejemplo, gracias al poder de cura vamos a ver cómo la mayor parte de momentos complicados se reducen a una mera anécdota. Pero jugar con Meta Knight es algo que siempre recibimos con los brazos abiertos.

En conclusión, que Nintendo no trae nada que los fans de Kirby no estén esperando ya. El resultado es el deseado y el que tiene que ser, porque al fin y al cabo tenemos ante nosotros un juego que no se compromete ni que intenta ser más que otras entregas del personaje. Si Nintendo sigue creando estos juegos de Kirby que nos dan unas tardes de diversión concentrada, nosotros continuaremos igual de felices.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...