Review: Gauntlet Slayer Edition, acción en compañía

Gauntlet: Slayer Edition nos propone una experiencia multijugador de gran nivel para disfrute en compañía de amigos y familia.

Nuevo juego de Gauntlet

Estamos acercándonos al final de año y lo hacemos con algunas reviews que consideramos imprescindibles. Hace unos días hablamos de Just Cause 3, que se trata de uno de los mejores títulos de esta Navidad según nuestro gusto (os argumentamos porqué en su review, así que ya sabéis…). Y hoy lo que hacemos es concentrarnos en Gauntlet: Slayer Edition, que debido a que se ha regalado con PlayStation Plus seguro que muchos de vosotros estáis disfrutando de manera plena. Esta nueva versión del clásico de Midway renace de forma muy sólida y lo hace como una de nuestras recomendaciones para acabar el año disfrutando de partidas multijugador.

Actualizando los tiempos

Gauntlet es una de las pocas sagas de acción nacidas en los arcades de los 80 que se ha mantenido activa durante décadas sin perder ni un ápice de su atractivo. A la generación inicial, la más pixelada, aquella que reinó en consolas como NES, Mega Drive o Master System, le siguió años más tarde la que adoptó gráficos 3D. Esta también triunfó en arcades y luego lo hizo en consolas del tipo de Dreamcast y PlayStation. Después lo siguiente que vivimos en la saga Gauntlet fue una recuperación de sus primeras entregas en formato digital y hasta nuestros días no se ha presenciado el lanzamiento de una nueva generación. Esta se amolda a los gráficos y tendencias actuales, incorporando modo multijugador online, pero respetando todo lo que ha hecho grande a Gauntlet en el pasado.

Lo idóneo es disfrutarlo en compañía con otros jugadores. En multijugador la experiencia es de primera categoría, porque no vamos a parar de divertirnos. Podéis jugar con otro usuario o aumentar la partida hasta que cuatro usuarios se reúnan de forma simultánea en pantalla. Está disponible tanto modo offline en conexión local (sin partir pantalla, gracias a dios) como online, para jugar con personas de todo el mundo. Incluso podemos jugar solos y dejar el modo abierto para que se nos unan otros usuarios, aunque no es que Gauntlet: Slayer Edition esté teniendo un éxito abrumador en este sentido.

Los desarrolladores han recuperado a los héroes clásicos: mago, guerrero, arquero y valquiria. Estos cuatro héroes se pueden personalizar bajo distintos skins y se encuentran en combinación con una quinta clase. Esta quinta clase solo se puede conseguir en formato DLC, así que aunque nos hayamos llevado gratis el juego en PlayStation Plus, tendremos que hacer el pago de esta descarga si queremos disfrutar del título en su totalidad. El quinto personaje es la necromancer, una heroína muy oscura llamada Lilith cuyas habilidades dan un vuelco a la jugabilidad clásica del clásico juego de acción multijugador. Los principales puntos de atractivo del personaje se encuentran en que puede invocar a los muertos para que estos luchen por ella, estando disponible también otros recursos de magia negra que le vendrán muy bien en su camino.

Los demás héroes mantienen el estilo de jugabilidad de las anteriores entregas, pero incorporando eficientes técnicas de combate y habilidades. No solo podemos atacar con un botón, usar pociones o abrir puertas con llaves que recolectemos, sino que también disponemos de un eficiente sistema de progresión. El dinero que obtengamos en nuestro periplo aventurero lo podremos cambiar por habilidades, armas, potenciadores y otros elementos que nos permiten personalizar al héroe de forma totalmente independiente. Esto permite que incluso si hay varios jugadores compartiendo clase sus personajes se diferencien mucho entre sí. Por ejemplo, la valquiria tiene un modo de ataque con el cual dispara a distancia, mientras que en otro solo se ocupa de ataques cuerpo a cuerpo, lo que lleva a que elijamos una u otra configuración dependiendo de nuestra forma ideal de luchar.

Hay que decir que el precio de las habilidades, armas y otros elementos es bastante alto. Vais a tener que ahorrar lo vuestro si lo queréis desbloquear todo, sobre todo los amuletos, que pueden llegar a tener precios excesivos en algunos de los casos (como en aquellos que implican hacer invocaciones de esbirros o duplicados para que luchen a nuestro lado). La pena es que no tengamos la oportunidad de «devolver» las compras que hacemos para recuperar el dinero, algo que introdujo la tercera entrega de Sacred y que nos gustó mucho. Por lo tanto, será importante leer bien las instrucciones de cada habilidad, objeto y mejora para no gastarnos dinero de forma descontrolada en algo que realmente no pueda complacernos.

Esto es Gauntlet

El juego es bastante respetuoso con la saga y con los ingredientes que esta ha mostrado desde sus orígenes. Tenemos el sistema de comida habitual, con objetos que podemos ir recolectando, y de pócimas para eliminar grandes cantidades de enemigos. Ambos objetos se pueden destruir si no somos cuidadosos y disparamos al azar. Además, también está presente la Muerte, ese personaje oscuro que en el juego original nos aterrorizaba atrapándonos en pasillos imposibles de atravesar sin darnos con ella. Como en el original, el encuentro con la Muerte significará que estaremos condenados, sin mucha más opción de supervivencia.

Juego multijugador

Por suerte, hay algunos cambios respecto a las versiones originales. Por ejemplo, lo primero que hay que mencionar es que ahora la salud no se reduce de forma automática. Es decir, los personajes no se cansan. Esto fue un recurso implementado en el primer Gauntlet como medida para que los jugadores del arcade tuvieran que echar más monedas de frecuente, pero fue algo que lo caracterizó. Por otra parte, ahora es posible acumular vidas. Las ganamos a medida que nos desplazamos por los niveles y eliminamos enemigos. Cada vez que morimos podemos usar una vida, que se comparten entre todos los jugadores, hasta quedarnos sin ellas. En el momento en el que no haya más vidas, si algún jugador queda en pie, este podrá seguir jugando para conseguir otra vida y que con ella resucite alguno de sus aliados. Si tenemos cierta habilidad no habrá problemas en que todos los jugadores vuelvan a la acción incluso si nos hemos quedado sin vidas y solo ha quedado vivo uno de ellos.

El juego pierde la ocasión de ofrecer una gran interactividad en sus escenarios, donde podemos destruir objetos, pero en la mayoría de los casos sin ningún tipo de recompensa. El juego sí tiene la tónica del título original, con enormes cantidades de enemigos y monstruos que nos asaltarán de forma frecuente para que nos veamos en situaciones muy complicadas. Crece tanto la cantidad de enemigos que es imprescindible usar las habilidades de los héroes para acabar con ellos. Y cuando esto no es suficiente podemos beneficiarnos de objetos del escenario, como explosivos que podemos agarrar y lanzar para que destruyan grandes grupos de enemigos.

Por su alto nivel de adicción y por su modo multijugador, Gauntlet: Slayer Edition es un juego claro para entretenernos a final de año si estamos en grupo o familia. La jugabilidad es muy sencilla, adictiva y desafiante. Hay niveles realmente difíciles y los enfrentamientos contra jefes son lo suficientemente sesudos como para que tengamos que repetir niveles hasta encontrar la forma de derrotarles. No es un juego perfecto ni es la mejor propuesta que se ha dado en PlayStation Plus, pero estaríamos equivocados si no disfrutamos de él de principio a fin, al menos hasta terminar todos los niveles.

Vía: Gauntlet: Slayer Edition

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...