Preocupación en el mercado de los videojuegos en Japón

El mercado japonés de los videojuegos se encuentra pasando por una situación de lo más delicada e inesperada.

Switch_LuigisMansion3_05

Llevamos unas semanas revisando el listado de los juegos más vendidos en Japón y hemos llegado a una conclusión preocupante y de momento inamovible: el mercado nipón está pasando por una crisis. Un tipo de crisis no relacionada directamente con otras situaciones previas que, como mucho, puede encontrar su máximo exponente sobre algo similar en los años 80. Pero vamos a explicarnos.

Semana a semana, con alguna rara excepción, el top de los 10 juegos más vendidos en Japón es casi idéntico. De los 10 juegos, lo normal es que los 10 sean para la consola Nintendo Switch. Y de esos 10 juegos, es bastante frecuente que la mayoría (al menos un 60-70%) sean producciones de Nintendo y no lanzamientos de las third parties. Desde fuera no parece nada preocupante, tan solo simplemente viene a confirmar el liderazgo que tiene Nintendo en esta generación por mucho que pese a los seguidores de PlayStation o Xbox. Pero si profundizamos sí que nos damos cuenta de que se trata de algo que debería preocuparnos.

Principalmente porque significa monopolio y sabemos a lo que lleva el monopolio. Pero además no es que sea solo un monopolio de una consola, sino que está representado principalmente por una compañía, provocando que quienes trabajan para esa consola en otras empresas se encuentren con un rendimiento muy inferior a lo que podrían esperar en otros tiempos.

No vamos a quejarnos ni emprender una guerra santa contra los jugadores casuales, que son los que están impulsando estas ventas, porque eso es algo común en el mundo entero, pero sí que nos preguntamos dónde se encuentran los jugadores hardcore. Porque este resultado de ventas es sorprendente de un país que vive el videojuego como algo fundamental y que lo ha convertido década tras década, en uno de los principales entretenimientos. Además, es la cuna del videojuego y la nación en la que se genera mayor cantidad de software anualmente. ¿Dónde queda todo el esfuerzo de las demás producciones? ¿incluso las grandes súper producciones están condenadas a ser el nicho de las personas que no juegan o que no solo juegan a títulos de Nintendo?

Switch_Pokemon-SwordShield_09

Para Japón no existe el casual third party. No hay Call of Duty en las listas de ventas. No hay FIFA en las listas de ventas. No hay Fortnite en las listas de ventas. Lo máximo que nos podemos encontrar en esta materia es Minecraft, por supuesto en su versión de Nintendo Switch, pero posiblemente será un juego que terminará bajando posiciones a medida que lleguen más juegos protagonizados por Mario y compañía. En lugar de ello, las propuestas del fontanero invaden la lista de una manera tan aplastante que nos hace pensar que muchas familias o usuarios compran los juegos simplemente por automatismo.

Nos vamos a apoyar en la lista de ventas de esta semana para que veáis mejor lo que estamos contando. El top 10 es el siguiente: Pokémon Espada / Pokémon Escudo en primer lugar, seguido de Luigi’s Mansion 3, Ring Fit Adventure, Minecraft: Nintendo Switch Edition, Mario Kart 8 Deluxe, Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, Super Smash Bros. Ultimate, Dr. Kawashima’s Brain Training for Nintendo Switch, Super Mario Party y en último lugar Tsuri Spirits Nintendo Switch Version.

Como decíamos, solo hay que ver las empresas detrás de estos juegos para apreciar cuál es la situación actual. Prácticamente todo es de Nintendo, y lo que no seguramente no tardará en desaparecer de la lista. Por ejemplo, la presencia de Tsuri Spirits es anecdótica y lo más probable es que la próxima semana ya no haya dejado ni rastro. El ejemplo se puede ver semana a semana con otros juegos similares.

Esto lo que nos dice es que el mercado japonés ha cambiado y lo ha hecho de una manera inesperada. Porque siempre supimos que Nintendo era la empresa dominante en Japón por distintos motivos, pero ahora su estado en el mercado es absolutamente destructor. No parece que haya mercado para que los grandes juegos de PlayStation 4 se abran camino entre los usuarios. Se podría decir, tristemente, que Sony ha dejado de ser relevante en Japón y que se ha descuidado tanto que ha terminado perdiendo la batalla de esta generación, al menos en el país del sol naciente. Y esto no es algo que se solucione en dos días. A la vista de lo que busca el público: juegos de Nintendo, de Mario y compañía, Sony no puede hacer prácticamente nada para equilibrar la balanza. No puede trabajar con esos personajes, y si intenta algo similar con sus personajes, lo que acabará es con algún desastre de ventas (ya lo hizo con la «copia» de Smash Bros. y pasó lo que pasó).

La solución pasa por alterar el hábito del jugador japonés una vez más y buscar nuevo público al mismo tiempo que recuperan a los jugadores que han perdido por el camino en los últimos años. Las third parties que piensan que la solución a sus bajas ventas es comenzar a trasladar sus juegos a Switch están equivocadas, dado que el problema no se encuentra en el dominio de Nintendo Switch, sino en la clara preferencia que están demostrando los jugadores japoneses hacia el software que viene de la mano de la creadora de Mario. E incluso dentro del catálogo de la propia Nintendo hay grandes diferencias a la vista de la poca repercusión que a largo plazo están teniendo juegos más hardcore, como las distintas aventuras de la saga Zelda o los Fire Emblem.

Switch_MK8-Deluxe_03

Por ello, como decimos, lo que necesita el mercado japonés es un empujón en los frentes que no se están consiguiendo levantar. Nintendo tiene muchas posibilidades de jugar un papel determinante en ello, pero eso significaría que estarían sacrificando ese monopolio absorbente que tienen en la actualidad, y no sabemos si están por la labor. Lo que quizá deberían plantearse es qué ocurrirá si llega un día en el que su asfixiante dominio termina evaporándose. ¿Qué ocurrirá con esa enorme cantidad de jugadores? ¿rebotarán a otros juegos o saldrán del mercado cansados de las mismas propuestas una y otra vez?

Lo que esperamos es que a final de 2020, con el lanzamiento de PlayStation 5, Sony consiga reflotar y conseguir solucionar un poco la papeleta. Nos asusta lo «irrelevante» que se ha vuelto la empresa de PlayStation en los últimos años, siendo solo un mero reflejo de lo que representó en el pasado. Tratar y volcarse más con el público japonés será crucial para que Sony retome el buen rumbo, pero no se puede decir que no se trate de una misión de lo más complicada. Mientras tanto nos da la sensación de que Nintendo no va a cambiar ni un ápice su política actual y va a continuar derribando a sus adversarios.

Desde que Nintendo Switch tomó la decisión de combinar el mercado de las consolas de sobremesa con el de las consolas portátiles, algo que hasta ahora siempre había estado separado, ya sabíamos que el efecto iba a ser demoledor. Pero estamos incluso sorprendidos de cómo se están desarrollando los acontecimientos. El mercado japonés está en una fase complicada y llena de incertidumbre que nos tiene despistados, porque llegado este momento no sabemos de ninguna manera cómo van a terminar desarrollándose los acontecimientos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...