Metal Gear Survive, la saga prueba suerte en el multijugador

¿Es Metal Gear Survive una entrega recomendada de la serie o llega simplemente para hacer dinero sin preocuparse de los fans?

Juego Metal Gear Survive

La saga Metal Gear continúa y su nuevo capítulo sin Hideo Kojima ya es una realidad. Esta vez no será Solid ni Rising, sino Survive el concepto que completa el título de una entrega que recupera todo lo bueno que dejó el quinto capítulo, que no fue poco. Lo hace en un mundo alternativo y con unos monstruos que recuerdan a los zombis. Metal Gear Solid V: The Phantom Pain dejó un sabor agridulce a muchos aficionados de la legendaria saga de espionaje y acción. No porque fuese un título mediocre, ni muchísimo menos, sino porque no pudo completarse totalmente. Durante su desarrollo, la distribuidora, Konami, comenzó a tener problemas con el responsable y creador de todos los juegos, Hideo Kojima. Las desavenencias entre ambos acabaron generando un conflicto y, poco antes de que fuese lanzado al mercado en septiembre de 2015, se anunció que el mítico director del videojuego abandonaría la empresa.

Aquello provocó un cambio gráfico muy evidente y polémico, y es que por primera vez en toda la saga se borró el nombre de Hideo Kojima de la portada del juego. Quizás como respuesta, el desarrollador incluyó créditos en todas y cada una de las misiones del juego, dándoles un aspecto de capítulo de serie que llamó la atención de todos los jugadores.

The Phantom Pain fue un éxito total en cuanto a crítica, que lo nombró uno de los mejores juegos de toda la generación, y también de ventas. Sin embargo, pudo ser mucho más. Tras un primer acto brillante, en el que no había ningún pero, la aventura entraba en una segunda parte en la que se podían comprobar de primera mano los problemas que sufrieron Kojima y su equipo durante las fases finales del desarrollo. La mayoría de misiones pasaban a ser meras repeticiones con una dificultad mayor, tramas que se habían iniciado con anterioridad o que se habían anunciado en los diferentes trailers nunca llegaban a concluirse y, lo más llamativo, el juego no tenía final. O al menos, no el final pensado. La que iba a ser la misión definitiva, la 51, no pudo ser completada y no está disponible en el juego. Sí se incluyeron sus cinemáticas en la edición coleccionista, para que sus compradores pudieran descubrir qué final tenía pensado realmente Kojima.

Con el japonés desarrollando el enigmático Death Stranding para PS4, Konami ha cerrado la herida con otro clavo, un nuevo Metal Gear. Survive no cuenta con Kojima, pero sí con gran parte de su creación en el último título. De hecho, la base del juego no es otra que la de The Phantom Pain, aunque la premisa es muy diferente. La quinta parte de Metal Gear Solid se dividió en dos videojuegos diferentes, el mencionado The Phantom Pain y un prólogo titulado Ground Zeroes, y que salió un año antes. En él se contaba cómo Big Boss viajaba desde la base de su organización militar, Militaires Sans Frontieres, a una prisión de máxima seguridad norteamericana situada en Cuba (Guantánamo, aunque nunca se mencionaba su nombre) para rescatar a unos rehenes. Al completar la misión y volver a casa, la fortaleza estaba siendo atacada por un ejército desconocido, que les obligaba a huir. En ese escape, el helicóptero de Big Boss sufría un accidente y caía en coma hasta The Phantom Pain.

Captura de Metal Gear Survive

Es importante recordar este punto de partida porque Metal Gear Survive vuelve a él. Concretamente, a la batalla en la base de Militaires Sans Frontieres. En este nuevo juego, cuando Big Boss y Kazuhira Miller abandonan la fortaleza en helicóptero, los soldados que se quedan luchando en ella son absorbidos por un agujero de gusano que les envía a una realidad alternativa. Un mundo muy similar a la fase de Afganistán de The Phantom Pain, pero completamente desolado.
Konami no ha querido desvelar demasiados detalles de la trama de Survive para que ésta sea una sorpresa para el jugador. Se sabe que en este nuevo mundo al que llegan algunos soldados de Militaires Sans Frontieres habitan unos seres que, por sus movimientos y su comportamiento, se asemejan a los clásicos zombis. Sin embargo, en lugar de cabeza tienen una especie de pico brillante rojizo que debe ser neutralizado para acabar con ellos. Además de sobrevivir a las oleadas de estos monstruos, los personajes que controla el jugador tienen que montar una base en la que asentarse e investigar cómo pueden abandonar este universo. En The Phantom Pain ya existía la gestión de la Mother Base, aunque en este caso se trata de un aspecto mucho más amplio. Al igual que en otros títulos de supervivencia, muy de moda en los últimos tiempos, en Metal Gear Survive el jugador tendrá que buscar diferentes materiales con los que poder construir todo tipo de objetos. Desde armas o equipo con el que luchar a todo tipo de habitaciones, protecciones o funciones para la base.

Uno de los puntos clave para sobrevivir a los enemigos está precisamente en la colocación de diferentes defensas, las cuales pueden situarse en el mapa en un sistema por cuadrículas similar al visto en juegos de tower defense de dispositivos móviles. También será posible evolucionar salas de la base o construir otras nuevas, para tener nuevas funciones disponibles. El apartado de supervivencia no se limita a la base y a la recolección de recursos, también al propio jugador. Cada personaje tendrá hambre y sed, las cuales pueden afectar negativamente si no se satisfacen, con efectos que van desde la pérdida de visión hasta la reducción progresiva de movimientos. Será necesario cazar animales para tener comida o buscar distintas formas de alimentación para que toda la base pueda subsistir.

Acción en Metal Gear Survive

Gráficamente, las similitudes con Metal Gear Solid V son evidentes: es prácticamente el mismo juego. Survive recicla el motor gráfico Fox Engine, una de sus grandes bazas, y las diferencias son mínimas. En PS4 Pro y Xbox One X se disfruta de mayor resolución, mejores texturas y mayor fluidez, pero no deja de parecer una versión remasterizada de lo que ya se vio en 2015. De hecho, los modelados de los soldados son exactamente los mismos que tenían los miembros de tu ejército en The Phantom Pain. Las animaciones se mantienen, así como los efectos de luces, sombras, explosiones… No es un punto negativo, ya que el apartado gráfico de Metal Gear Solid V era sobresaliente y éste Survive es, al fin y al cabo, una versión ligeramente depurada. Ocurre exactamente lo mismo en cuanto a la jugabilidad, ya que se ha mantenido el mismo sistema de movimiento y combate existente en The Phantom Pain. Más allá de la adición de algunas animaciones nuevas para algunas armas inéditas (como un arco) o para nuevas funcionalidades (como el crafteo), el resto de aspectos es exactamente igual. Esta es una de las principales fortalezas del título, ya que el manejo de Big Boss en Metal Gear Solid V era una verdadera gozada. El control resultaba intuitivo y sencillo, permitiendo realizar todo tipo de acciones y perfeccionar la técnica con mucha facilidad. Todo eso se repite en Survive.

La gran novedad de esta nueva entrega de la saga está, aparte de en lo ya comentado de la trama, en su componente multijugador. Konami ya ha avisado de que solo se podrá jugar al juego estando conectado, incluso para su campaña en solitario. Su gran modo estrella es un multijugador cooperativo en el que cuatro jugadores de un mismo equipo viajan a una zona del mapa, colocan una excavadora para extraer energía y deben protegerla ante la inminente llegada de zombis. Durante este asedio, los jugadores pueden colocar barricadas, trampas o robar determinados objetos y vehículos que están colocados en el escenario, como los Walker Gear de The Phantom Pain. Con cada extracción exitosa, se sumarán unos puntos que harán cada vez más difíciles las misiones.

¿Y dónde queda la infiltración en este Metal Gear? Aunque pueda parecer imposible teniendo en cuenta todo lo visto hasta ahora, la hay. No en el multijugador cooperativo, donde resulta casi imposible, pero sí en la campaña para un jugador. En determinadas misiones será necesario infiltrarse en una fortaleza o llevar a cabo exploraciones en las que el juego permite aprovechar todas las habilidades de sigilo que presentaba Metal Gear Solid V. En lugar de soldados soviéticos son zombis con cabeza picuda, pero el resultado viene a ser el mismo. Además, las armas en esta ocasión se rompen con el uso (otro guiño a los juegos de supervivencia), por lo que no conviene macharlas demasiado.

Multi Metal Gear Survive

Para concluir, Metal Gear Survive es una vuelta de tuerca a la saga que no deja indiferente a nadie. Algunos aficionados no perdonarán a Konami el sacrilegio de abandonar la trama original que ideó Hideo Kojima, mientras que otros disfrutarán de su magnífica jugabilidad, su excelente apartado técnico y su nuevo planteamiento, enfocado claramente a la supervivencia y al multijugador. Estará disponible para PC, PS4 y Xbox One (con versiones mejoradas para PS4 Pro y Xbox One X de inicio), apuntando a que se transformará en una de las entregas de Metal Gear más atípicas que ha llegado a ver la franquicia a lo largo de la historia.

Ahora lo difícil es saber cómo reaccionarán los seguidores de la obra de Hideo Kojima, que se encuentran ante la duda de seguir apoyando la franquicia ahora que él la ha abandonado por la puerta de atrás o dejarla y ser fieles a quien fue el responsable de haber dado forma a todo el proyecto en sus orígenes. En cualquier caso, parece que la poca ambición de Metal Gear Survive como juego de relleno ayudará a que las dudas se disipen rápido.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...