Marvel Ultimate Alliance 3, el hype de la nostalgia

Marvel Ultimate Alliance 3: The Black Order se ha convertido en uno de los juegos más vendidos de Nintendo Switch, ¿pero merece la pena?

Marvel Ultimate Alliance 3 el hype de la nostalgia

En poco tiempo desde su lanzamiento Marvel Ultimate Alliance 3: The Black Order se ha convertido en uno de los juegos third party mejor vendidos en el catálogo de Nintendo Switch. Resulta lógico en cierta manera, dado que hay muy buenos motivos que nos llevan a ver claramente que tenía madera para convertirse en súper-ventas. Pero lo que nos hemos encontrado muchos jugadores es que el título no está a la altura del hype que habíamos acumulado antes de su lanzamiento. Hype que, por otro lado, se encuentra motivado principalmente por la nostalgia de los tiempos de las dos primeras entregas, de las que tenemos unos recuerdos muy positivos.

El problema de la nostalgia

Realmente habría que hacer un ejercicio de retroinspección para determinar si el paso del tiempo nos ha nublado un poco el recuerdo sobre los primeros Marvel Ultimate Alliance, o si en realidad hay tanta diferencia con esta tercera entrega. Porque lo que recordamos nosotros del primer y segundo juego en Xbox 360 es una ráfaga de diversión tan imparable que resultaba difícil dejar de jugar en su momento.

Quizá, como decimos, todo sea fruto del recuerdo. O es posible que en aquella época los personajes de Marvel no estuvieran tan «en la sopa» que el juego se ocupaba de cubrir esa falta de presencia entre quienes, como nosotros, siempre hemos leído los cómics de forma mensual sin perdernos ningún número. Es posible que hoy día ya no estemos tan necesitados de «dosis Marvel» porque el cine se ha ocupado de sobresaturarnos. Y puede que todo en general haya sido lo que nos ha llevado a sentirnos fríos mientras jugábamos a Marvel Ultimate Alliance 3: The Black Order. Es difícil saberlo con exactitud.

Un apartado jugable mejorable

Han pasado 10 años desde el lanzamiento del segundo episodio de la saga y la jugabilidad no ha cambiado demasiado, al menos no para bien. Notamos el gameplay mucho más simplificado, más machacabotones (y eso que ya lo era) y más correoso todo el sistema de subida de nivel y mejoras de los personajes. El equipo de desarrollo, en vez de fijarse en cómo ofrecen este tipo de elementos los títulos líderes de la actualidad, como es el caso de Diablo 3, lo que han hecho ha sido dejarlo todo tan mecánico y molesto como en el pasado. Tener que ir de menú en menú mejorando a los personajes, comprando skills y personalizando uno por uno todo el equipo termina por hacerse muy agotador, en especial si compartimos la partida con otros jugadores.

El sistema de combos es confuso y pesado. Al inicio de la partida nos pasaremos más tiempo intentando hacer los combos de elementos y habilidades que resolviendo puzles o desafíos. Y con las skills no hay un claro efecto de orden ni de sentido en cuanto a utilizar unas u otras dependiendo de cada caso. Todo se descontrola al máximo y lo único que hacemos es encadenar pulsaciones de botones para ir haciendo todas las habilidades y así barrer a los enemigos. Que los escenarios estén tan limitados en cuanto a capacidad de interacción tampoco ayuda. Y todavía ayuda menos el ridículo abanico de enemigos con el que nos vamos a ir cruzando. Los clones de Lobezno y compañía o muchos otros tipos de rival similares dejan mucho que desear. La historia tampoco es nada del otro jueves y se ha confirmado que no transcurre en el mismo universo de los dos Ultimate Alliance anteriores, lo que elimina ciertas posibilidades.

Los héroes se reúnen para la batalla

Al menos lo que sí podemos decir es que hay una selección de personajes que cumple con el fan service y que no se limita a aquellos héroes que han tenido una mayor presencia en el cine en los últimos años. Acostumbrados a que los mutantes se queden fuera de la partida en otros juegos de Marvel, aquí tienen una presencia enorme e incluso Lobezno es quien ocupa el centro de la portada del juego (aunque con un diseño terrible). La lista de personajes incluye los siguientes en el juego principal: Black Panther, Viuda Negra, Capitán América, Capitana Marvel, Crystal, Daredevil, Deadpool, Doctor Strange, Drax, Elektra, Elsa Bloodstone, Falcon, Gamora, Ghost Rider, Ojo de Halcón, Hulk, Iron Fist, Iron Man, Loki, Luke Cage, Magneto, Miles Morales (Spider-Man), Ms. Marvel, Rondador Nocturno, Mariposa Mental, Rocket y Groot, La Bruja Escarlata, Spider-Gwen, Spider-Man, Star-Lord, Tormenta, Thanos, Thor, Venom, la Avispa y Lobezno.

Además, con el paso del tiempo se han añadido dos personajes gratuitos: Coloso y Cíclope, miembros de los X-Men. Y en forma de DLC de pago ya se han ofrecido los siguientes: Blade, Cable, Doctor Doom, Gambit, la Antorcha Humana, Iceman, La mujer invisible, Míster Fantástico, Morbius, Fénix, el Castigador y La cosa.

screen-gameplay

Un universo diferente

Team Ninja es la compañía que se ha encargado del desarrollo en esta ocasión, aportando su visión, la japonesa, de los personajes de Marvel. Normalmente tenemos plena confianza en esta entidad nipona, sobre todo cuando se trata de juegos de acción, pero en este caso nos han dejado bastante fríos en muchos aspectos. Se puede percibir con facilidad que aunque han seguido a rajatabla todas las indicaciones proporcionadas por Marvel en cuanto a personajes, escenarios y demás elementos, falta mucha personalidad. Se puede apreciar en los decorados, en los distintos niveles por los que nos movemos y en los detalles. Incluso los personajes parecen demasiado encasillados respecto a la manera en la que se han representado en el cine, algo que con algunos no tiene ningún tipo de problema, pero que con otros es más evidente. A eso hay que sumar el remodelado del aspecto de algunos de los héroes y villanos, así como la implementación de rutinas de combate en los jefes que decepcionan por lo pesadas que llegan a resultar.

Nos parece una pena que la empresa que se ocupó de la saga en su día, Vicarious Visions, no se haya ocupado de esta nueva edición. Pero el cambio de manos de la licencia, que se encontraba en posesión de Activision y que ahora parece que ha ido a parar a Nintendo, debe haber hecho imposible que el control del juego volviera a quien ya se ocupó de la franquicia en su día. Y es una pena porque mientras Tecmo se ha ocupado de este título de Marvel, tenemos a Vicarious Visions haciendo solo juegos como Crash Team Racing: Nitro-Fueled o Crash Bandicoot N. Sane Trilogy. Y sabemos que pueden dar mucho más de sí.

Aún con todo, tenemos que reconocer que Marvel Ultimate Alliance 3: The Black Order es un juego divertido y que aporta la garantía de proporcionar horas de diversión a los usuarios. Al permitir que hasta cuatro jugadores compartan la aventura se elevan sus posibilidades de enganchar de una manera inequívoca. Es el tipo de juego que encaja perfectamente en la filosofía de Nintendo Switch y del cual entendemos que Nintendo haya querido mantener la exclusividad. Es cierto que si hubiera sido multiplataforma, con otra desarrolladora y un enfoque más ambicioso, habría sido un juego muy superior, pero a estas alturas ya pensábamos que nunca volveríamos a jugar a un nuevo Ultimate Alliance, por lo que si lo pensamos bien, el resultado tampoco es tan malo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...