Los juegos desenterrados de E.T. se venderán

Los cartuchos de E.T. que fueron desenterrados se venderán, aunque todavía no ha sido decidida la manera en la que se hará.

Desenterrado y vendido

La historia de los cartuchos enterrados de E.T. ha dado para muchos titulares en todo tipo de medios periodísticos. Si todavía no sabes de qué va la cosa es que posiblemente has estado dentro de un agujero en las últimas semanas. Resumiendo podemos decir que muchos años atrás se enterraron 1300 cartuchos del juego E.T. de Atari en el desierto de Nuevo México, y una expedición consiguió desenterrar más de 700 unidades del total.

Tras el descubrimiento se pasó a pensar qué se podría hacer con los cartuchos. Al final se ha decidido que, al estar considerados como artefactos, se llevará a cabo su venta. Una vez se limpien, se prueben y se dejen listos para su presentación, los cartuchos pasarán a venderse. 100 unidades irán a parar a empresas que se dedican a producir documentales, como Fuel Entertainment y Lightbox. Las demás primero se prepararán en el Museo de Historia Espacial de Nuevo México, pero no se venderán allí.

Por ahora todavía no se ha decidido de qué manera se venderán los cartuchos, pero es muy posible que se confíe en algún tipo de servicio de subastas u otra empresa especializada en la venta de grandes stocks de manera pública. No hay que olvidar que estos cartuchos, aunque no están muy cotizados a la vista de los precios que tienen en la actualidad, terminarán convirtiéndose, aunque ya lo son, en piezas de museo.

En el desierto donde se llevó a cabo la excavación han quedado enterrados más de 700,000 juegos, otros títulos de Atari que corrieron la misma suerte que el condenado E.T. Pero dado que el agujero ya ha sido cubierto y que las condiciones de excavación hacían que fuera complicado llegar más a fondo, es de imaginar que estos juegos nunca verán la luz. A partir de ahora los responsables de la región esperan que el lugar donde se realizó la excavación se convierta en destino turístico y que obtenga una gran popularidad.

Quién sabe si la venta de los cartuchos de E.T. se podría realizar desde este mismo lugar, algo que tendría mucho sentido con el objetivo de hacer que quienes quisieran tener el juego se tuvieran que desplazar en unas vacaciones improvisadas. Con esta noticia casi termina una de las anécdotas más curiosas del mercado de los videojuegos, la cual suponemos que no dará mucho más de sí ahora que los juegos ya están en las manos de los responsables del museo. Fue bonito mientras duró.

Vía: Polygon

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...