Los dos primeros Shenmue vuelven por todo lo alto

Los dos primeros Shenmue vuelven a las tiendas de una manera absolutamente colosal y preparándonos para la tercera entrega.

Shenmue en PS4 y Xbox One

El inicio del nuevo milenio trajo muchos cambios al panorama internacional y, con ello, también al mundo de los videojuegos. Aunque en Japón ya la conocían desde 1998, entre los años 1999 y 2000 una consola llamada Dreamcast se instalaba en los hogares internacionales de la mano de Sega como sucesora de su anterior consola, la Saturn, y así ganar el espacio que PlayStation y Nintendo le habían quitado.

La consola fue pionera en incluir entre sus componentes un módem para poder jugar online y navegar por Internet y, a mediados del 2000, las ventas de Dreamcast habían crecido notablemente a pesar de que ya se había anunciado que Sony iba a lanzar la que sería una de las consolas más exitosas de la historia, la PlayStation 2. Lamentablemente, Sega empezó a sufrir reestructuraciones como empresa y muchos de sus proyectos no estaban resultando suficientemente rentables, por lo que para 2002 ya había cesado la producción de Dreamcast y la empresa se centró únicamente en el desarrollo de videojuegos. Pero hasta esa fecha varios fueron los juegos que se lanzaron en exclusiva para esta consola (sobre todo en Japón) y es en esta lista donde encontramos el ya considerado juego de culto Shenmue y su secuela, Shenmue II. Varios años después de su lanzamiento vuelven a ser noticia porque este mismo mes, al fin, recibimos sendas remasterizaciones de estos títulos que levantaron pasiones a inicio del nuevo milenio.

La historia de Shenmue

El hecho de que este videojuego se ganara (y algo nos dice que se va a seguir ganando) tantos adeptos en su día está directamente ligado con su innovación. A estas alturas, que ya hemos visto todo tipo de avances, puede que nada nos sorprendiera, pero si echamos la vista casi veinte años atrás, es muy fácil darse cuenta del potencial de las dos entregas de Shenmue.

La historia nos presentaba a Ryo Hazuki, un joven de 18 años que llega a su casa y se encuentra con que un grupo de hombres ha echado a su familia fuera y ha acabado propinando un golpe mortal a su padre, no sin antes acusarle de matar a alguien. Desde ese momento Ryo, que ha sido testigo de los hechos, no tiene otro cometido que el de investigar qué es lo que ha llevado a la muerte de su padre (a quien él no cree capaz de matar a nadie) y, por supuesto, buscar venganza. Si por sí sola la historia ya resultaba suficientemente atractiva, sobre todo si tenemos en cuenta que estamos hablando de un juego del año 1999, sus diseñadores (con Yu Suzuki a la cabeza, encargado también de dar forma a la historia del juego) se encargaron de añadirle una serie de innovaciones que fueron las responsables de que hoy en día el juego esté considerado una entrega de culto.

El sistema F. R. E. E. y los pilares de la innovación de Shenmue

El sistema F. R. E. E. (Full Reactive Eyes Entertainment) fue la manera en que los responsables de Shenmue bautizaron al grado de interacción que consiguieron alcanzar en el videojuego. Este se basaba en cuatro pilares básicos que permitían que el jugador manejara al personaje de un modo muy parecido a cómo se interactúa en la vida real.

Así, el primer aspecto que formaba parte de este sistema F. R. E. E. fue el denominado Free Quest, que era el modo aventura en el cual se basa la gran parte del juego. En él, podíamos campar a nuestras anchas por los mapas del juego teniendo diálogos que cambiaran el curso de la historia, conocer a ciudadanos (que aparecían a unas horas y no a otras, pues el tiempo también jugaba un papel importante en el juego) interesantes con los que poder llevar a cabo actividades que no tuvieran que ver con el hilo argumental del juego. En otras palabras, ¡podíamos llevar la vida que nosotros quisiéramos! Y dejar que el pobre Ryo se aireara de cuando en cuando en esa ardua búsqueda de venganza. Eso sí, siempre con cuidado de no chocarnos con la gente o con las farolas mientras caminamos. Realista al cien por cien.

Otro aspecto era el View Mode en el cual podíamos ver cómo se generaba una intro cada vez que sucedía algo importante en la cual los actos se desarrollaban con unos gráficos mucho más detallados, algo que han heredado muchos juegos venideros. Por último, encontrábamos los rasgos Quick Time Event y Free Battle. En el primero, se nos presentaban escenas de batalla o similares en las que teníamos que presionar un botón justo cuando la máquina lo requería y, dependiendo cuándo lo hiciéramos, el resultado era uno u otro. Esto también lo están haciendo muchos videojuegos tras el legado de Shenmue. El pilar Free Battle, por su parte, hace referencia al modo de lucha que se llevaba a cabo en el juego, con movimientos sencillos y gran manejabilidad.

Shenmue en 2018

Con todo lo que os hemos contado no nos extraña que queráis volver a adentraros en el videojuego si tuvisteis la oportunidad de hacerlo en su día, o que estéis ya pensando en haceros con la nueva versión que se ha lanzado hace escasos días para disfrutarla ahora. Ambas opciones son recomendables, por supuesto, y están a vuestro alcance en PC, PlayStation 4 y Xbox One. O lo que es lo mismo: ¡Ya no tenéis excusa para probar las delicias de Shenmue!


Eran muchos los aficionados que pedían una remasterización del videojuego, y puede que el lanzamiento en 2019 de la esperadísima tercera parte de la saga haya propiciado que al fin, un año antes, otras plataformas puedan permitirnos que juguemos una vez más a las dos primeras entregas de Shenmue antes de sumergirnos en la tercera.

Esta remasterización sigue incluyendo gráficos a la altura de las circunstancias, pues ya en su lanzamiento sobrepasaban con creces todo lo que se había hecho hasta la fecha (de ahí el elevado coste de su producción) y por ello han aguantado perfectamente el paso del tiempo. Está claro que hay aspectos que han envejecido mejor que otros, pero en conjunto, Shenmue sigue estando tan al nivel que estuvo con anterioridad. Además, se han incluido pequeños cambios que han conseguido que, ahora, podamos obtener una experiencia más completa como jugadores y nos sea todo más intuitivo y más sencillo. Eso sí, nunca tenemos que olvidar que Shenmue I y II se concibieron pensando en que se iba a utilizar una Dreamcast para jugarlos, por lo que habrá movimientos de cámara o similares que se correspondan con los controles que se ofrecían en dicha época.

Sin embargo, lo verdaderamente importante es que por fin podemos calentar motores y jugar las dos primeras entregas de este videojuego que creó escuela y descubrir, si no lo hemos hecho todavía, porqué se ha convertido en un videojuego de culto. Recordad que la esperada tercera parte se lanzará en agosto de 2019, por lo que, ¿qué mejor momento para volver a manejar a Ryo Hazuki que ahora? Tenemos todo un año por delante para descubrir cada secreto de Shenmue I y Shenmue II, algo que es totalmente necesario si queremos enterarnos bien del argumento con el objetivo de retomar la aventura en una tercera entrega que para los fans será increíble.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...