La conquista del mundo con nombre en clave: ‘Tenés empanadas, Graciela’

No, este no es un post sobre algún juego de cocina de licencia libre, pese a lo sugerente del título. La frase únicamente es una treta, un chascarrillo utilizado por el grupo de desarrolladores que liberaron la licencia de unos de los juegos de estrategia más conocidos en la era analógica, cuando reinaban los tableros y las fichas, antes de que llegaran los cartuchos, los cedés y los teclados. ‘Tenés empanadas, Graciela’ forma el acrónimo TEG, idéntico al del juego de estrategia sobre tablero que triunfaba en Argentina ya por 1976: ‘Plan táctico y estratégico para la guerra’. ‘TEG’, en definitiva.

'Tenés empanadas, Graciela', adaptación del clásico 'TEG'.

El juego era una especie de Risk, con algunas modificaciones. En un tablero que imitaba un planisferio, los dos jugadores debían intentar intentar conquistar 30 de los 50 países en los que se dividía el mundo o bien llevar a cabo su misión secreta antes que el adversario. Con dados, cartas y fichas como herramientas, TEG prometía horas de diversión jugando a ser el comandante de un gran ejército. Eso antes de que juegos como el ‘Civilización‘, ‘Age of Empires‘ y todo el género de sofisticados juegos para PC se adueñaran de la atención de los amantes de la táctica militar.

A ‘TEG’ también le llegó el turno de dar el salto a la pantalla, y lo hizo ofreciendo la posibilidad de jugar on-line. Con el TEGnet, la conquista del mundo sería ya para siempre vistual. Mientras, en la realidad paralela analógica, seguían naciendo secuelas, adaptando el escenario a los nuevos tiempos geopolíticos y planteando variantes al juego original. El ‘TEG de los Negocios’, por ejemplo, permitía una batalla por la conquista del mundo empresarial. Era una simple muestra del terreno al que se han trasladado las luchas planetarias.

En 1996, un argentino llevaría a cabo el proyecto de licencia libre. Ricardo Riq Quesada hizo que TEG fuera accesible para todos los usuarios. Mantuvo el nombre y, para esquivar el plagio, cambió de palabras. En este TEG, que mantiene las mismas reglas y planteamientos que el original, se puede jugar en modo multijugador en un PC o en la red y chatear con el resto de contrincantes en tiempo real.

Una interface colorida y accesible y la relativa sencillez del juego convierten a TEG en un título no apto exclusivamente para nostálgicos. Para quienes quieran huir de la extrema sofisticación y las amplias horas de sesuda dedicación que requieren la mayoría de juegos de estrategia de hoy en día, pueden darle una oportunidad a ‘Tenés empanadas, Graciela’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...