Kingdom Come: Deliverance, realismo puro en tiempos medievales

Los aficionados a los RPG se pueden introducir en el mundo de Kingdom Come: Deliverance para disfrutar de una experiencia realista.

Realismo medieval

Kingdom Come: Deliverance está llamado a ser uno de los títulos más ambiciosos de 2018. Desarrollado por Warhorse, una compañía checa, se trata de un RPG de mundo abierto en primera persona ambientado en la Edad Media y que acaba de ver la luz en Xbox One, PC y PS4. Sus influencias no pueden ser mejores, ya que Kingdom Come tiene elementos vistos en los mejores juegos del género, joyas como Skyrim y The Witcher 3. No obstante, Warhorse ha sabido dar su toque personal al título, evitando que caiga en el problema de convertirse en un clon sin más que busca aprovechar el éxito de un título mayor. No es el caso. Su primera gran baza está en su ambientación, que rompe con lo habitual en este tipo de títulos: no se trata de una aventura de ficción con dragones o magia.

El juego está basado en la Centroeuropa real del siglo XV, respetando al máximo el rigor histórico (en la medida que sea posible teniendo en cuenta la jugabilidad, claro). Tanto la apariencia de los personajes, su vestimenta, las viviendas, edificios, muebles o armas han sido recreados siguiendo ilustraciones reales de la época, buscando la mejor inmersión posible.

El protagonista del juego es Henry, un joven que vive en un pueblo en el que su padre es el herrero. Vive una vida tranquila, sin problemas, hasta que un grupo de asaltantes aparece en escena y arrasa con todo, acabando con su familia y con todos sus vecinos. Sin nada a lo que aferrarse y sin nadie que pueda ayudarle, Henry iniciará una historia de venganza en la que tendrá que forjarse como hombre. Una premisa que cumple con el punto de partida clásico del género, comenzar siendo un don nadie que debe mejorar progresivamente.

La historia irá creciendo conforme se descubren nuevas localizaciones, personajes y eventos, con diferentes tramas y subtramas sobre las que incidir. Warhorse ha confirmado además que tanto el contexto que rodea la historia está basada en hechos reales, los cuales nos influirán a lo largo de la aventura. También aseguran que la variedad de misiones será total, ofreciendo distintas características que marchan desde el sigilo al combate, así como otras sorpresas.

RPG Kingdom Come Deliverance

El Reino de Bohemia, parte del Sacro Imperio Romano Germánico, será el marco de Kingdom Come: Deliverance. Sus monarcas y nobles tendrán un papel vital en la trama, ya que será posible relacionarnos con ellos en diferentes momentos de la aventura. De hecho, según Warhorse, de los vínculos que desarrollemos con ellos dependerá el desarrollo de la historia. Habrá que visitar castillos y pedir audiencia con los reyes, recorrer fortalezas en busca de los responsables y dialogar con los personajes más influyentes de la región. Una de las promesas del equipo es que el jugador puede ser igual de poderoso con la espada que con la lengua.

Los diálogos con los personajes no jugables cobran una importancia vital, aún mayor de lo habitual en estos juegos (que ya es alta). Dependiendo de nuestra experiencia e inteligencia podremos convencer o incluso manipular a determinadas personas, logrando avanzar en las misiones a través de nuestro ingenio. A base de preguntas y respuestas se puede llegar incluso a hacer caer en contradicciones a los individuos con los que nos crucemos, logrando que nos den lo que busquemos, nos permitan acceder a zonas a las que no deberíamos entrar o, simplemente, evitemos una masacre. Todos estos diálogos vendrán traducidos al castellano, aunque con subtítulos, ya que las voces se mantendrán en inglés.

Henry arranca su camino sin hogar, dinero ni conocimiento alguno sobre armas y combate. Lo primero que tendrá que hacer en la aventura será aprender a usar la espada y el arco, dos pilares básicos para el sistema de control de Kingdom Come: Deliverance. En este aspecto, el juego se desmarca de lo visto en el género hasta ahora y presenta bastantes particularidades que requieren cierto tiempo para asimilarlas y dominarlas.

El ritmo de las peleas con espada es mucho más lento de lo normal en un videojuego, manteniendo unos movimientos realistas en el que casi se nota el peso de las armas y lo que costaba emplearlas. Solo For Honor ha mostrado algo similar, salvando las distancias. Habrá que pensar cada movimiento, ya que puede ser nuestra condena, por lo que se trata de un sistema muy táctico. En cuanto al arco, no hay tregua tampoco. No habrá ningún tipo de punto de mira ni elemento que facilite su uso, teniendo que apuntar como en la vida real, a ojo. Su uso también es más rudimentario, teniendo que planear bien cuándo es el momento idóneo para disparar a distancia y si realmente podemos hacerlo.

Lucha en Kingdom Come Deliverance

Como es de esperar teniendo en cuenta la ambientación histórica y la fidelidad que trata de mantener, no hay lugar para la magia ni ningún tipo de ficción en los combates de Kingdom Come: Deliverance. Sí será importante el equipamiento, empezando por la armadura. A lo largo de la aventura tendremos acceso a distintos tipos de yelmo, escudos y armas que afectarán al combate de diferentes maneras, teniendo que elegir cuáles son los más adecuados dependiendo de nuestros rivales o de la misión a llevar a cabo.

Otro de los aspectos que resultan vitales a la hora de combatir es el escenario. El videojuego ofrece una gran interacción con diferentes elementos, pudiendo sacar partido del lugar en el que nos encontremos. Por ejemplo, es posible prender fuego a la vegetación ya sea para generar humo y dejar sin visión a nuestros enemigos, o bien para quemarles vivos si es posible. La infiltración también juega un papel muy importante en Kingdom Come: Deliverance, y este aspecto es llamativo teniendo en cuenta el género en el que se desarrolla. Si antes comentábamos que los diálogos resultan vitales para avanzar, también lo serán a la hora de mentir y hacernos pasar por diferentes personalidades para acceder a sitios prohibidos. En determinados momentos tendremos que ejecutar un papel y desarrollar una coartada para lograr investigar en determinados escenarios. Incluso, en algunos casos, habrá que hacer acciones rutinarias (como comer o dormir) para no levantar sospechas entre el resto. Y por supuesto, hay un sistema para avanzar en sigilo intentando no ser detectados.

Kingdom Come Deliverance en PlayStation 4

Relacionado con todo esto está la importancia que cobra nuestra apariencia, concretamente en relación a nuestra vestimenta. Es habitual en este tipo de juegos ir a todos los sitios con la armadura más poderosa y rocambolesca, aunque simplemente estemos paseando por un pacífico pueblo donde no tenga mucho sentido. En Kingdom Come: Deliverance no será así. La vestimenta que utilicemos en cada momento afectará a la percepción que los personajes secundarios tienen de nosotros, por lo que si les abordamos vestidos para la guerra, quizás su reacción no sea la más amigable. Lo mismo si tenemos la espada desenfundada.

Con todo esto, Warhorse presenta un RPG diferente y muy ambicioso, con una ambientación histórica que permite vivir toda una aventura por el verdadero Reino de Bohemia en la Europa del siglo XV. Sus mecánicas son mucho más realistas en comparación con los grandes títulos del género, lo que hace que Kingdom Come: Deliverance se convierta en una de las posibles grandes sorpresas de 2018.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...