Historia de los RTS: El Comienzo

Artículo en donde se analizan los dos primeros juegos de estrategia de tiempo real de todos los tiempos. El desconocido Herzog Zwei, de TechnoSoft y para Sega Genesis, y el conocido Dune II, embrión de Westwood del cual nacería una de las sagas más impactantes de la última década: Command & Conquer.

En 1992, una compañía francesa llamada Cryo Interactive Entertainment, lanzó al mercado un juego que mezclaba el clásico formato de aventuras gráficas (uno de los formatos más exitosos de la década del 90, con exponentes espectaculares como el Gabriel Knight o el conocídisimo Monkey Island) con el de estrategia, ya que teníamos que ir paseando a través del planeta Arrakis buscando tribus que nos ayudaran en la explotación de un mineral especial (la especia) y para preparar tropas para librarle batalla a una casa enemiga, los Harkonnen.

Basandose en una de las más extensas y hermosas obras de ciencia ficción contemporaneas, escrita por Frank Herbert, Dune se convirtió en un éxito sorprendente, haciendo uso de grandes diseños y de una adaptación bastante leal al relato, lo que agradó tanto a los fans como a los jugadores de aquellos días.

Virgin Interactive, una de las tantas divisiones de la compañía Virgin, fue el encargado de la distribución de este título y del que sería su sucesor, el Dune II: The Building of a Dinasty, desarrollado esta vez por la compañía estadounidense Westwood, quien se basó en muchos aspectos de este juego para el desarrollo del posterior gran suceso: Command and Conquer.

Dune II: The Building of a Dinasty tiene el privilegio de ser el primer juego de “estrategia en tiempo real” (Real Time Strategy, o RTS, por sus siglas en inglés), en ser desarrollado para computadoras principalmente, aunque no fue el primero del mercado. El honor al primer juego de estrategia en tiempo real le corresponde a un juego desarrollado para el Mega Drive (o Sega Genesis, cuyo juego emblema fue el Sonic), llamado Herzog Zwei, un juego de ciencia ficción en donde tenías que destruir la base del enemigo.


Herzog Zwei, desarrollado y publicado por TechnoSoft en 1989, consta de ocho pantallas bastante diferentes entre si, lo que obliga a que tengas que aplicar diferentes estrategias de acuerdo a la pantalla que estés jugando. Las partidas consisten en su totalidad en destruir al enemigo, para lo cual deberás conquistar bases neutrales que hay a lo largo de la pantalla, ya que de ahí sacarás energía y recursos para poder continuar con la producción de unidades. Constaba de un modo de pantalla dividida, lo que permitía jugar de a dos y así otorgar más variantes y mayor diversión.

El único problema que tuvo Herzog Zwei es que fue desarrollado para la plataforma equivocada. El Sega Genesis, o Mega Drive (depende del país y/o continente en el que vivas), como toda consola de 16 bits, era mejor para juegos de plataformas, de deportes y de peleas (EA Sports con su FIFA, SEGA con Sonic: the Hedgehog y Midway con el Mortal Kombat son claros ejemplos de esto), y a los usuarios no les atraía mucho otros géneros que además eran incómodos (traten de jugar al Dune II para Sega y verán lo que les digo: No se pueden mover tropas con seis botones y las crucecitas esas).

Debido a la poca repercusión que tuvo el título de TechnoSoft, es común que el primer referente del género sea el excelente producto de Westwood, ya que fue, dentro de todo, el más masivo y el que ha perdurado con muchísima fuerza en la memoria de todos los gamers.

Dune II es un juego basado en una idea sencilla, pero explotada al máximo de una forma espectacular. Como su nombre lo dice, esta basado (aunque esta vez remotamente) en la serie de novelas de Frank Herbert, de donde toma prestado algunos elementos que identifican la serie, como el nombre de las casas, el planeta donde se combate, el mineral que recolectan y algunas características de las unidades, que van variando de acuerdo al bando que se elija.

En cuanto al juego en sí, Westwood hizo un buen trabajo. En el aspecto visual se parece lejanamente al primer C&C, aunque con una perspectiva en dos dimensiones, lo que hace que manejemos todo desde arriba y que los edificios parezcan bastante planos. Las unidades son simples y fáciles de reconocer, cada una con desventajas y ventajas propias y que varían de acuerdo al bando. Podemos elegir cualquiera de las casas (a diferencia del primer Dune, donde encarnábamos el papel de Paul Atreides, heredero del ducado de Atreides) que, como en la novela, son tres (Atreides, Harkonnen y Ordos) y cada una posee diferentes caracteristicas. Durante las partidas debemos cosechar especia, un mineral que solamente crece en Arrakis, para poder fabricar unidades y plantas de energías, denominados wind catchers.

Las campañas de las diferentes casas tienen como único objetivo apoderarse de todo el planeta y convertirse en productores únicos del preciado mineral. Para lograr eso deben ir conquistando zonas del planeta que podemos ir eligiendo en la fase previa de cada misión, que se encuentran bajo el poder de otra casa o bien en zona neutral. Las unidades son fáciles de controlar, aunque en situaciones desesperadas el sistema de control puede resultar una contra. Para manejar cada unidad hay que seleccionar una, ir al menú de acciones, seleccionar lo que se quiere que haga (atacar o mover, las dos opciones más utilizadas) y seleccionar que atacar o a donde ir. Si bien con el teclado se hace mucho más sencillo, en caso de estar sufriendo un ataque ir moviendo unidad por unidad es más molesto que ataque de hemorroides en pleno verano. Para armar la estrategia podemos contar con la opinión y los consejos de un mentat, que te dice más o menos que cosas hacer para lograr rápido el objetivo

El sonido es muy bueno, y para esa época sorprendía escuchar voces tan precisas como las que tenían los soldados, o la voz de la computadora (readaptada más adelante para el C&C) avisando que venían tropas enemigas al ataque. La música es sencilla pero agradable, y no sofoca como en otros juegos de la época.

Hasta aquí la primera parte. Más adelante seguiremos con el “boom”, traído de la mano por Blizzard, y con el juego emblema de la casa Westwood. Saludos!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...