Halo Infinite, la demo de la discordia

Lo visto de Halo Infinite en Xbox Games Showcase ha dejado a los seguidores y usuarios con una sensación muy fría.

Hace unos días se realizó el Xbox Games Showcase y en principio teníamos pensado hacer una cobertura en vivo, porque se esperaba que fuera el eventazo del momento. Era esperada como la conferencia con la cual Microsoft nos enseñaría a todos los motivos por los que debemos comprar la nueva Xbox cuando esta se ponga a la venta. Después de lo bien que lo hizo Sony en su última conferencia, técnicamente Microsoft tenía que elevar el nivel para que los usuarios pensaran en Xbox Series X y no en PlayStation 5.

Cuando comenzó la conferencia estábamos como ahora, delante del portátil y con este borrador abierto (otro título, ya que las previsiones eran grandes). Al terminar el gameplay de Halo Infinite la sensación que se nos quedó en el cuerpo era tan fría, tan triste y decepcionante, que bajamos la tapa del portátil y simplemente nos quedamos viendo la conferencia en la tele con la esperanza de que las impresiones mejorasen. Pero si eso era lo que Microsoft había preparado para Halo Infinite… ¿qué esperar del resto?

De lo demás hablaremos en otro artículo, porque ahora de lo que queremos hablar es de Halo Infinite y de cómo Microsoft se ha caído con todo el equipo con el gameplay de la demo de Xbox Games Showcase. Porque sí, al menos ha sido un gameplay real y una demo y no una cinemática tras otra, pero el resultado general dista mucho de lo que se espera de Xbox Series X.

Halo Infinite a 60 fps y 4K

A Microsoft se le llena el pecho de orgullo al garantizar el mejor rendimiento para sus juegos. Saben que es una de las polémicas en las que está metida Sony con su PlayStation 5. El problema es que los «tecnicismos» se suelen terminar olvidando cuando empezamos a jugar con algún juego realmente bueno. Pero si el juego es malo, no importa que corra a 60 fps y 4K, las críticas van a ser demoledoras.

Y Halo Infinite puede tener una tasa técnica de primera, pero el juego se ve de tercera. Aún queda tiempo para el lanzamiento y suponemos que la demo mostrada es con material antiguo. Somos optimistas dentro de la decepción que hemos sufrido.

Gráficos de pasada generación

Y no nos referimos a gráficos de pasada generación que correspondan a Xbox One, sino que lo que hemos visto nos recuerda más a tiempos de Xbox 360 (buenos tiempos, indudablemente). Seguro que ya habréis visto mil imágenes que circulan por Twitter y redes sociales en las que se comparan las imágenes de Halo en 2007 con las de Halo en 2020. Y el resultado es terrible. El juego se veía muchísimo mejor antes. Tanto en diseño de personajes como en escenarios, iluminación y colores. No sabemos cómo se ha llegado a un resultado como este, pero las decisiones que se hayan tomado deberían anularse cuanto antes.

Si nos fijamos en el acompañante del Jefe Maestro, el «piloto», el diseño es de lo peor que se pudo ver en todos los juegos de la conferencia Xbox Games Showcase. Aquí hay algo que dejar claro desde el principio, y es que el problema visual no se encuentra relacionado con Xbox Series X, sino con el propio Halo Infinite. Es decir, el juego tiene un apartado gráfico de suspenso, pero eso no tendría que afectar a la imagen de la consola. Porque sabemos que la nueva máquina de Microsoft es capaz de mucho y de lo mismo o más que PlayStation 5. Pero el juego, Halo Infinite, es una mala carta de presentación.

El problema es que Microsoft no parece haberse dado cuenta de que no es la mejor idea usar de estandarte de su nueva consola un juego con un apartado visual como este. Solo hay que comparar el diseño del Piloto con el de Joel de The Last of Us 2 para ver la tremenda diferencia que existe entre ambos títulos. No importaría tanto si estuviéramos hablando de un third party incluso de Xbox Series X, ¡pero es el condenado Halo! Es Halo, nada más y nada menos, y recordemos que Halo ha sido la pieza angular de todas las Xbox desde el debut de la primera. ¿O no recordamos el impacto que tuvo el primer Halo cuando debutó la primera consola de Microsoft? Por Halo la consola no se convirtió en un pisapapeles a las primeras de cambio (bueno, también hubo otros muchos juegos interesantes, no restemos méritos a la máquina).

Juego mejorable en todos los niveles

De los gráficos podemos saltar al diseño general de personajes, enemigos y criaturas. Solo hay que ver el inicio de la demo, con el Jefe Maestro disparando «enanos intergalácticos» para ver que hay algo que falla de forma estrepitosa en Halo Infinite. No es serio. No aporta intensidad, no tiene esa carga de sentido épico que siempre han tenido todos los Halo. Vemos al protagonista disparando y destruyendo enemigos, pero en ningún momento sentimos una especial emoción por lo que está ocurriendo ante nuestros ojos.

Lo mismo ocurre con el gameplay, con las armas, las técnicas de combate y los demás recursos. Hay una alarmante falta de originalidad en lo que vemos y prácticamente lo que hace Halo Infinite es replicar lo que están haciendo otros FPS del momento. Vemos el nuevo trailer de Destiny 2 que se emitió también en la Xbox Games Showcase y nos quedamos muy complacidos, satisfechos, impactados por el ritmo de la acción y los combates. Vemos el gameplay de Halo Infinite y se apodera de nosotros una sensación de intrascendencia que resulta de lo más molesta.

La justificación que ponen los amantes de Microsoft y de Xbox es que el juego funciona a 60 fps, mientras que The Last of Us 2, por la comparación que hemos hecho, solo llega a los 30 fps en PlayStation 4. ¿Pero realmente queremos jugar a 60 fps si el juego va a tener esos gráficos? ¿estamos seguros de eso? Porque nosotros nos quedamos con los 30 fps sin ningún tipo de duda. En otro orden de cosas, ya se ha dicho que Sony llegará a los 60 fps y los juegos tienen un aspecto mucho más competente.

Otro problema es que Halo Infinite no es ni mucho menos exclusivo. El lanzamiento también se llevará a cabo en PC y en Xbox One, lo que significa que no es un título que esté pensado para exprimir el potencial de la máquina en ningún sentido. Esto encaja dentro de la línea a la que Microsoft está habituando a los usuarios, a los que quiere demostrar que las exclusividades entre Windows y Xbox han terminado. Pero no parece la mejor elección para el mercado (como tampoco creemos que el servicio Game Pass sea lo más conveniente para el sector, aunque ese es un tema del que hablar en otra ocasión).

Por último, hay que decir que por mucho que sigan desarrollando, los chicos de 343 Industries, la empresa que adoptó Halo cuando Bungie se marchó, no terminan de alcanzar el nivel. Solo hay que ver lo que está haciendo Bungie en Activision con Destiny para apreciar la gran diferencia que hay entre ambas desarrolladoras. Si Microsoft quiere que Halo vuelva a ser grande, debería reconocer el error y en algún momento permitir que sus auténticos creadores vuelvan a trabajar en la franquicia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...