Especial Yakuza: Yakuza Dead Souls, los zombis invaden Japón

Todo cambia radicalmente en Yakuza: Dead Souls, spin-off de la franquicia de Sega en el cual los protagonistas se enfrentan a zombis.

En Gizmos continuamos con nuestro repaso a la franquicia Yakuza en un especial que estamos dedicando a la saga creada por Sega en la cual nos metemos de lleno en una versión muy realista de Japón. Cada entrega significa poder vivir, a través del mando de la consola, que estamos en el país del sol naciente. Aunque como vamos a poder ver, no todas las entregas son realistas, sino que Yakuza también tiene algún que otro spin-off en el cual Sega rompe los moldes para hacer cosas muy diferentes.

Sega sorprendió a propios y extraños cuando desveló que Yakuza: Dead Souls sería un juego de zombis, dado que hasta ese momento la franquicia se había mantenido dentro de argumentos muy realistas. Pero lo cierto es que el juego consiguió llamar la atención del público, aunque no se convirtiera en un imprescindible en la saga. El juego, como de costumbre en aquella época exclusivo de PlayStation 3, tenía la virtud de recuperar la esencia de todo Yakuza, con un desarrollo argumental sólido y combates muy impactantes, y de combinarlo con la aparición de zombis y otras criaturas de ultratumba.

Kamurocho en una situación absolutamente loca

El barrio de Kamurocho es el lugar donde se desarrollan los acontecimientos de la saga Yakuza, un sitio donde los yakuza tienen control sobre todo lo que ocurre en sus calles. En este título todo comienza cuando una infección zombi se desata justo allí, provocando que muchos de sus habitantes se conviertan en no muertos. Para intentar frenar la epidemia, las fuerzas de autodefensa del gobierno japonés deciden cerrar la ciudad y hacer que nadie entre ni salga.

Con lo que no contaba el ejército, y ni mucho menos los zombis, es que dentro del barrio estuvieran cuatro de los yakuza más poderosos de Kamurocho. Kazuma Kiryu, el protagonista de toda la vida de la saga, vuelve al lugar para rescatar a Haruka, que ha sido secuestrada por un hombre misterioso. Shun Akiyama, el yakuza con estilo y dinero, Ryuji Goda, el dragón de Kansai, y Goro Mad Dog Majima, serán los otros tres personajes de los que tomaremos control. Juntos tendrán que plantar cara a la infección zombi y al mismo tiempo desarrollar sus propias historias personales de forma que progresen en la aventura y lleguen a un desenlace digno de verlo.

Luchar para no morir

Yakuza: Dead Souls, dadas las circunstancias, fundamenta la mayor parte de sus enfrentamientos en el uso de armas de fuego. Si bien inicialmente contaremos solo con una pistola de nueve milímetros con munición ilimitada (el arma básica, por así decirlo), poco más adelante, cuando por temas argumentales nos encontremos con un vendedor, podremos adquirir muchas más armas de fuego, como ametralladoras o escopetas. Será posible llevar elegidas cuatro al mismo tiempo y cambiar entre ellas por medio de las direcciones de la cruceta. Además, la pistola inicial la podremos convertir en una doble nueve milímetros si así nos interesa.

Estas armas serán fundamentales, al igual que saber usar los objetos del escenario para atacar en distancias cortas. Por ejemplo, si agarramos una bicicleta, que tiene un radio de ataque bastante amplio, nos ahorraremos bastante munición y eliminaremos algunos zombis de manera sencilla. Por el escenario hay muchos objetos que agarrar, pero, en cualquier caso, no se pretende alcanzar una mecánica similar a la de la saga Dead Rising, dado que los tiroteos son siempre el marco central de las batallas.

Durante la partida podemos hacer uso de un acercamiento con punto de mira para disparar con precisión, o simplemente pulsar el botón de disparo como nos venga mejor. La computadora ajusta la dirección de los disparos para que no tengamos que ser demasiado precisos y cualquier tipo de jugador tenga la oportunidad de disfrutar del producto. Por otro lado, existen una serie de movimientos especiales que podremos realizar cuando veamos exclamaciones en objetos del escenario. Estas señales serán indicadores de que hay disponibles escenas interactivas. Cuando veamos una exclamación si pulsamos cuadrado en el momento justo, veremos una escena de acción y tendremos que pulsar luego otro botón en el momento justo. Haciéndolo bien desencadenaremos una explosión o algún tipo de ataque especial que dañará a los enemigos de forma especial.

Además, este movimiento se puede hacer también cuando tenemos un compañero que nos siga. Estos personajes están manejados por la computadora y no son precisamente tontos. Disparan y avanzan a su ritmo, siendo posible darles órdenes para que actúen de la forma que más conveniente veamos. A todo esto, hay que añadir que los combates resultan frenéticos y emocionantes, teniendo otros recursos en nuestra mano, como empujones y esquives varios. Las habilidades del protagonista se podrán mejorar gastando esferas rojas que conseguiremos a medida que subamos de nivel y que ayudarán a darle al juego una pizca de rejugabilidad añadida.

No todo es matar zombis

Como todo Yakuza, este juego también cuenta con los clubs y los lugares donde pasar un rato con diferentes chicas para intentar conseguir algo a cambio. Una experiencia habitual es cruzarnos con una chica con la que primero visitamos un local de relax, a modo de spa de fin de semana. En él nos damos un baño, siendo posible ver a la chica entre el humo provocado por el calor y la espuma del jabón. Para ello habrá que realizar pulsaciones de botones. Cuantas más hagamos correctamente, más veremos. Después de esto es momento de un partido de ping pong con la chica.

La jugabilidad es simple, teniendo un botón para disparar y otro que nos permite hacer zoom sobre la chica y mirarla en la parte que más nos guste a cámara lenta. Mirándola fijamente llenaremos una barra de energía (que también se carga con los golpes de raqueta) que, al estar completa, nos permitirá hacer un tiro imparable. A medida que avancen los puntos y vayamos metiéndole tantos a la chica, su ropa se irá abriendo. Por último, tras el partido, podemos ir con la chica al bar para tomar copas, comer y hablar con ella. En esta situación las decisiones que tomemos de diálogo afectarán a los corazones y e cariño con el que nos trate la mujer, por lo que habrá que pensar bien cada una de las respuestas. Esta parte de la jugabilidad es otro de los elementos clave que caracteriza a Yakuza, nos guste o no, ya que no deja de reflejar parte de las tradiciones y hobbies de algunos hombres en Japón.

Conclusiones

Yakuza: Dead Souls es un juego que deja muy satisfechos y que combina de forma perfecta el estilo de la franquicia de Sega con una jugabilidad más que atractiva de título de acción en tercera persona con zombis. Es un spin-off distinto, algo que nos permite aporrear botones y concentrarnos en la acción mientras, al mismo tiempo, disfrutamos de una historia que se encuentra bien elaborada como siempre esperamos en la franquicia.

Si vais a introduciros en el mundo de Yakuza, no os recomendamos hacerlo con esta entrega, porque no tiene ningún sentido. Pero si ya habéis disfrutado de varios de los juegos protagonizados por Kazuma y queréis romper el tono un poco para introduciros en una jugabilidad diferente, sí que puede ser algo interesante.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...