Especial Yakuza: Yakuza 5, la leyenda de la saga sigue adelante

Yakuza 5 es el título del que hablamos en esta nueva entrega del Especial Yakuza que estamos publicando sobre la franquicia japonesa.

Continuamos con el especial dedicado a la saga Yakuza, una de las franquicias que más ha triunfado en los últimos años y que ha logrado poner de moda, una vez más, las producciones más japonesas. En esta entrega continúan las aventuras de Kazuma Kiryu, el incombustible héroe al que conocimos en los tiempos de PlayStation 2 y cuya historia hemos ido siguiendo consola tras consola, entrega tras entrega.

La quinta edición numerada de la franquicia de Sega es un claro ejemplo de que todavía se hacen grandes superproducciones en tierras niponas, contando con un nivel de profundidad digno de los mejores juegos de aventura. Además, Yakuza 5 fue muy importante, ya que a partir de esta entrega la franquicia mantuvo ese enorme nivel de profundidad del que hizo gala (y que ya había mostrado en el pasado, todo sea dicho). Con este juego de la saga de Sega nos introducimos en una historia más densa, más sólida, más profunda y con más de todo, consiguiendo impresionar e incluso abrumar por todo lo que reúne en un mismo título.

La aventura comienza en Fukuoka

Si algo caracteriza a la saga Yakuza es que la historia avanza, llevando a que su argumento y sus personajes resulten cada vez más reales. Si en cada título de la saga se nos permiten ver vídeos explicativos de lo ocurrido anteriormente es porque es muy importante seguir la historia y saber lo que ha ocurrido con anterioridad. El juego Yakuza: Dead Souls, como es obvio, no se tiene en cuenta en la continuidad, pero el guion sí continúa de forma directa desde el final de Yakuza 4. Esto significa que nos encontramos con Kazuma Kiryu en Fukuoka, trabajando como taxista. No imaginábamos que llegaríamos a encontrarnos con el famoso protagonista en este nuevo status quo, pero la vida es la vida, no tiene más vuelta de hoja. Los demás personajes, tal y como ya se ha informado anteriormente, se encuentran en distintos puntos de Japón progresando, para bien o para mal, con sus vidas.

Desde el primer contacto, el juego impresiona. Nos colocamos en el pellejo de Kazuma y no tardamos en encontrarnos con algunos personajes que nos darán problemas. Mientras nos movemos por la ciudad, representada con un gran lujo de detalle, utilizando planos de la propia ciudad para representar cada uno de los rincones hasta el más mínimo elemento, podemos ver lo vivo que está el mundo de Yakuza 5. Nos movemos por las calles, entramos en tiendas que están todavía representadas con más fidelidad que en el pasado, e interactuamos con las personas de alrededor que caminan haciendo su vida.

La inteligencia artificial de los personajes NPC es todavía más elevada, y ahora se aprecia que los ciudadanos no tienen tanta tendencia a quedarse cerca nuestro mientras nos estamos peleando con nuestros enemigos. Sí siguen asistiendo como público a los enfrentamientos, pero más desde la distancia. Parte de la responsabilidad de esto la tiene que ahora los escenarios sean de un tamaño mucho más elevado, siendo posible movernos con mayor libertad mientras estamos combatiendo con los rivales.

El mundo de Yakuza 5 también brilla en la representación de los edificios, la decoración, el comportamiento de los elementos secundarios del escenario y en los pequeños detalles. Las animaciones de los personajes están planteadas con gran solidez, ofreciendo movimientos rápidos y muy contundentes, así como enemigos que hacen gala de distintos comportamientos.

Luchamos sin descanso

Una de las virtudes de los distintos juegos de Yakuza se encuentra en el sistema de combate, que dentro de su simplicidad permite un control fácil de los personajes con todo tipo de acciones a realizar. En esta quinta entrega, Kazuma Kiryu, en lugar de perder facultades con el paso del tiempo, ha ganado agilidad y velocidad de reflejos. Ahora hace uso de movimientos más rápidos si cabe, acciones más espectaculares y acrobáticas, y tiene las habituales habilidades para agarrar a sus oponentes y darles contra el escenario con gran violencia. Al mismo tiempo, seguimos teniendo capacidad para agarrar objetos del decorado con los que atacar a los rivales, disponiendo de un número de usos determinado para representar el daño que sufren estas armas improvisadas. Como de costumbre, mientras avanzamos por la ciudad habrá distintas personas a las que nuestra presencia molestará, por lo que acabaremos dándoles buenas palizas.

También hay oportunidad de participar en misiones secundarias de todo tipo, con retos en los que ayudar a personas en apuros o encargos que realizar para obtener dinero y experiencia. Con cada nuevo enfrentamiento que disputamos ganamos dinero, no robando a nuestros rivales, pero sí recibiendo sus disculpas con una pequeña donación a la causa. El dinero es fundamental en Yakuza 5, dado que tal y como ocurre en el mundo real, todo funciona en base a su utilización. Podemos comprar comida, adquirir objetos coleccionables, y conseguir distintos elementos o servicios a los que no tendríamos acceso sin dinero.

Así invierte Kazuma su tiempo libre

Si hablamos de dinero, uno de los elementos que lo requieren de forma fundamental son las chicas, los clubs donde camareras muy atentas pasan el tiempo con nosotros. Una vez visitamos uno de los clubs que hay en el juego conocemos a la chica que nos recibirá y comenzamos a intimar con ella. Su trabajo es que estemos contentos, darnos conversación, reírnos las gracias y conseguir, claro está, que gastemos dinero.

Lo hacemos pidiendo bebidas, bebiendo nosotros e invitando a la chica a la que beba. También podemos gastar en pedir comida, por si tenemos hambre. Hay distintos precios tanto para bebida como para comida, siendo bueno gastar el máximo dinero posible o elegir sabores que le gusten a nuestra compañera, dado que de esa forma su relación con nosotros mejorará. Si conseguimos que la chica en cuestión nos tenga aprecio, podremos quedar con ella fuera del club y realizar escapadas románticas. Para ganarnos su afecto gastaremos dinero en el club, daremos buenas respuestas cuando tengamos la ocasión de hablar y le haremos regalos, siendo importante conocer sus gustos y aficiones.

Por otro lado, la presencia del salón recreativo Club Sega es, en Yakuza 5, algo tan imprescindible como su existencia en las propias ciudades japonesas en la realidad. Desde este lugar tenemos la ocasión de jugar a las máquinas de grúa, con el objetivo de conseguir objetos coleccionables, como figuras de Hatsune Miku que luego le podemos regalar a las chicas de los clubs. También tenemos acceso al juego Virtua Fighter 2, que se presenta en su formato original de arcade, con todos los personajes seleccionables y una eficiente representación de lo que recordamos del título original. Y siguiendo con los arcades, se incorpora una representación de Taiko no Tatsujin, el famoso juego de los tambores japoneses, el cual ahora se muestra en alta definición.

Un Yakuza imprescindible

Nuestra experiencia con Yakuza 5 nos ha proporcionado una excelente oportunidad para descubrir las muchas virtudes de las que hace gala el juego. Sega volvió a conseguir un juego que está muy a la altura de la franquicia y que mantiene el listón tan alto como de costumbre. Si estáis siguiendo las aventuras de Kazuma Kiryu, no os vais a decepcionar con lo que vais a encontrar. Es una nueva ración de Yakuza con novedades, mejoras, más contenido y una profundidad inmensa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...