Especial Yakuza: Yakuza 3, Kazuma se marcha a Okinawa

Dedicamos un especial Yakuza para recordar algunos de los juegos más importantes de la franquicia y las impresiones que proporcionan.

Lo que ha ocurrido en los últimos años con la saga Yakuza ha sido simplemente impresionante. Si bien en los tiempos de PlayStation 2 la primera entrega pasó sin pena ni gloria por nuestro mercado, hoy día la franquicia se ha convertido en una de las sagas japonesas mejor vendidas en Occidente. Sega ha conseguido este cambio por medio de perseverancia, haciendo mucha publicidad y, poco a poco, abriendo camino para que cada vez haya más usuarios enganchados a la experiencia que proporcionan estos juegos de mafiosos japoneses.

Por su fama y porque nunca es tarde para hablar de Yakuza (aunque a lo largo de los años no hemos dejado de hacerlo), vamos a publicar un especial Yakuza dedicándonos a hablar de algunos de sus juegos. Y comenzamos con Yakuza 3, porque para nosotros fue una de las entregas más inolvidables, quizá por el cambio de ambientación o por cómo la historia ya había madurado en ese momento.

La historia de esta entrega continúa el argumento iniciado en los dos primeros episodios de la franquicia. Su autor no ha sido el habitual Hase Seishu, sino Masayoshi Yokoyama, que no hay duda que ha realizado un trabajo a la altura de las circunstancias. En esta ocasión, Kazuma Kiryu, junto con la compañía de su hija adoptiva, la pequeña Haruka Sawamura, se enfrentarán a una nueva serie de peligros. Una vez más, el mundo de los yakuza, la temible mafia japonesa, es el centro de atención de la aventura, dándose lugar una historia coherente con los tiempos actuales y sobre todo, muy creíble.

Esto es Yakuza

Yakuza 3 es una aventura de aspecto muy real, con mucha exploración, combates y minijuegos, donde en sus tiempos decíamos que se encontraban reminiscencias a la clásica saga Shenmue. Hoy día ya no hay que mencionar Shenmue, porque la fama de Yakuza ha superado a la de la otra franquicia creada por Sega.

Tras dos entregas en PlayStation 2 con Yakuza y Yakuza 2, Yakuza 3 significó la entrada en PS3 de la franquicia numerada, dado que antes ya se había lanzado un spin-off ambientado en los tiempos de Musashi Miyamoto. Aportó un buen número de novedades. Una de ellas son los combates en carrera, persecuciones que realizaremos contra otros personajes en el juego atravesando algunos de los escenarios más concurridos del juego. Otra un sistema de revelaciones con el cual Kazuma aprenderá nuevas técnicas a lo largo de la historia. Para ello utilizará la cámara integrada de su teléfono móvil, con el cual grabará movimientos que encuentre en el camino para memorizarlos y ponerlos en práctica más adelante.

Estas acciones especiales se conseguirán principalmente en los momentos de primera persona que vivamos, otra de las novedades del producto. Para acceder a este modo solo que habrá que pulsar el botón R3 en el mando durante el modo aventura. Mientras estemos en primera persona podremos inspeccionar con mayor facilidad los decorados o amenazar a nuestros enemigos desde lejos.

Minijuegos, combates, aventura…

A Yakuza 3 no le falta absolutamente de nada. Su interesante historia está entrelazada de forma estupenda con mucha exploración, divertidos minijuegos, quicktime events en los que pulsar botones con rapidez, y toneladas de combates.

El desarrollo de la partida es muy ameno, intercalándose enfrentamientos contra jefes con pequeñas misiones secundarias en las que deberemos echar una mano a personajes que nos vayamos encontrando. Pero entre una cosa y otra no olvidéis dedicar tiempo a explorar Japón, entrar en restaurantes, comprar comida si es necesario, visitar locales variados que estén abiertos, o interactuar con la gente que os crucéis en la calle.

Si has visitado Japón en alguna ocasión y has paseado por las calles de Tokio, encontrarás en todos los Yakuza un realismo absoluto en cuanto a ambientación. Aunque el juego no nos sitúa en zonas auténticamente reales, sí imita el barrio de Kabukicho, una de esas zonas de ambiente conocidas entre todos los juerguistas. Y no solo se limita a representar con exactitud las calles, sino que también introduce en el juego restaurantes, tiendas y locales reconocibles, con lo que la ambientación gana muchos puntos. Salvo por pequeños detalles, como que la gente comience a animarnos cuando nos estamos dando de puñetazos con algún matón en plena calle (algo que no ocurre en el Japón real), el juego es real al 100%.

Una experiencia de altura

Esta entrega incorporó la particularidad de no desarrollarse de forma íntegra en Tokio, sino que el protagonista viajaba a Okinawa. Para ello, los desarrolladores diseñaron una nueva zona que estaba inspirada en la parte de Makishi, en la ciudad de Naha, capital de la prefectura de Okinawa. Por supuesto, se incorporó una representación realista de algunos de los lugares más famosos, como el Makushi Public Market, Ichiba Hondori, la tienda Okinawa Mitsukoshi o la estación de tren. Para nosotros fue una entrega inolvidable y fundamental en lo relacionado con seguir la historia de Kazuma Kiryu. Además, irnos a Okinawa, siempre había sido un sueño que teníamos pendiente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...