El MOBA Paragon se cierra pocos años después de su estreno

Paragon cierra dos puertas pocos años después de haber debutado y siembra nuevas dudas sobre la confianza de este tipo de juegos online.

Cierre de Paragon

La andadura de Paragon llega a su fin. El MOBA en tercera persona de Epic Games dejará de estar operativo en primavera (más exactamente desde el 26 de abril). La compañía deshabilitará el soporte del juego y sus servidores en todas las plataformas, por lo que será imposible seguir jugando. Ante esta situación, los jugadores podrán solicitar que se les devuelva el dinero por todas las compras que hayan llevado a cabo durante el tiempo que ha estado en funcionamiento.

La situación del videojuego pasó a ser preocupante después de que Epic confirmase hace unas semanas que estaban estudiando su viabilidad y su evolución desde que está disponible. A esto hay que sumar la pérdida de jugadores progresiva que ha ido sufriendo Paragon, lo que le ha dejado en muchos momentos sin usuarios suficientes para llevar a cabo determinados objetivos.

Epic Games comunicó la noticia a través de un texto en el que reconocía que no habían conseguido dar con la tecla para que el juego se convirtiese en el éxito que pretendían. De hecho, llegan a decir que han fallado a todos los jugadores y piden perdón por el triste final que ha tenido esta historia.

La compañía explica que la situación actual de Paragon era insostenible económicamente, por lo que tras numerosas reuniones y debates, se decidió finalmente echar el cierre. También agradecen el apoyo de la comunidad de jugadores, destacando su implicación en el proyecto y su participación en el desarrollo de mejoras y avances en estos meses. Quizás por esto, Epic Games ofrecerá devoluciones a todos los jugadores que hayan hecho cualquier compra dentro del título, ya sea en PS4 o PC. Será un pago directo de Epic, y no de la plataforma. Para ello, será necesario conectarse a la cuenta de Epic y acudir a una página creada expresamente para esta situación.

El 26 de abril será el último día de vida del videojuego, aunque su muerte será progresiva. Desde ya, Epic Games irá reduciendo progresivamente los servidores dedicados al juego, lo cual afectará a la calidad del juego conforme se acerque la fecha final. Para primavera, el título será prácticamente injugable. Este fracaso de Epic Games contrasta con su currículum, ya que se trata de una compañía que ha dado a luz éxitos como Unreal Tournament o Gears of War. De hecho, ahora mismo viven en la cresta de la ola gracias a Fortnite, que acaba de estrenarse como free-to-play en 2018 con gran éxito tras haberlo hecho con acceso anticipado en 2017. Su modo Battle Royale, siguiendo la estela de Playerunknown’s Battlegrounds, le ha convertido en uno de los videojuegos más jugados en lo que va de año.

Adiós a Paragon

Precisamente, Epic reconoce en su comunicado que el creciente éxito de Fortnite ha acelerado la muerte de Paragon, ya que cada vez necesitan más recursos para cumplir con las peticiones de los jugadores y mantener el título operativo, mientras que con Paragon ocurre todo lo contrario. En todo este tiempo, Epic ha estado publicando actualizaciones, mejoras y nuevos contenidos de manera periódica para Paragon, haciendo el juego cada vez más completo para tratar de mantener la comunidad. Sin embargo, todos estos esfuerzos pasarán ahora a Fortnite, donde la compañía sí ha encontrado una respuesta masiva que de momento no parece tener techo. Paragon se presentó en 2016 como un juego de disparos en el que la estrategia jugaba un papel muy importante. Los jugadores contaban (y cuentan hasta abril) con un amplio abanico de héroes y están prácticamente ‘obligados’ a trabajar en equipo para progresar, siendo la acción cooperativa muy importante. El juego había presentado una importante evolución desde su lanzamiento, ampliando su catálogo de personajes y mejorando su jugabilidad, depurando cada vez más las partidas. Sin embargo, este esfuerzo no ha sido correspondido por los jugadores con más horas de uso o más usuarios.

Desde su apariencia de clásico juego de acción en tercera persona, Epic Games buscaba con Paragon que fuera un título a medio camino entre DOTA 2 y League of Legends, los MOBA más celebres ahora mismo en PC y los grandes protagonistas de los eSports. Ofrecía una gran profundidad, con muchas posibilidades a la hora de desarrollar las partidas y con elementos como la ausencia de auto apuntado a la hora de disparar, potenciando a los jugadores más hábiles. Los mapas presentaban diseños únicos pensados claramente para el desarrollo estratégico y táctico, con varias alturas y diferentes plantas para favorecer la verticalidad. Componentes que buscaban crear diferentes alternativas, como emboscadas o fortalezas, dependiendo de la compenetración de los distintos equipos y jugadores a la hora de llevar sus partidas.
Uno de los aspectos más llamativos de Paragon en todo este tiempo han sido sus héroes. Con una oferta que hay ido aumentando con el paso de los meses, se trataba de personajes con opciones muy diferentes dependiendo de la elección. Había sitio para los pistoleros, los hábiles con los cuchillos, los más fuertes en el combate cuerpo a cuerpo, los especializados en diezmar las habilidades de los rivales, los que afectaban al entorno… Una gama muy variada para adaptarse a cada tipo de jugador, buscando favorecer equipos muy heterogéneos en los que tratar de sacar partido a cada miembro, no solo a los más hábiles a la hora disparar.

Cierre definitivo de Paragon

Uno de los problemas que ha presentado Paragon en este tiempo ha sido el sistema de progresión, el cual ha sido criticado por los jugadores. En ningún momento ha sido posible hacer evolucionar a los héroes, los cuales se mantienen con las mismas habilidades y acciones aunque suban de nivel (el máximo es el 15). Sí pueden perfeccionarse sus movimientos, pero no hay posibilidad de aprender nuevos o intercambiar los existentes. La única personalización en el videojuego existía a través de un sistema de cartas, las cuales otorgan una serie de mejoras de todo tipo y se usan durante la partida. Los jugadores podían escoger hasta seis cartas para influir en el combate. Conforme avanzase la progresión del usuario, sumando experiencia y niveles, tendría a su disposición más cartas con mejoras más importantes para usar.

Al final, este sistema de cartas provocaba también desequilibrios en las partidas, haciendo que algunos jugadores partieran con ventajas muy importantes que afectaban al desarrollo del juego con claridad. Aunque se intentó corregir añadiendo nuevas y regulando los efectos de las existentes, nunca llegó a calibrarse del todo esta opción, siendo uno de los puntos negros que han acabado desencantando a la comunidad. Además, al ofrecer la posibilidad de obtener nuevas cartas con compras con dinero real en lugar de como recompensas in-game, se ampliaron aún más las diferencias entre los jugadores con mayor poder económico y los que no podían (o querían) hacer compras. Todas estas inversiones son las que Epic Games reembolsará ahora.

La duración de las partidas también ha sido un aspecto que ha jugado en su contra, alejando progresivamente a muchos jugadores. El tiempo mínimo de algunos enfrentamientos rondaba la media hora o tres cuartos de hora, llegando a la hora con facilidad. Un tiempo excesivo en muchos casos y que acababa ralentizando tanto la progresión como la diversión. Ya no habrá manera de buscar soluciones. Los combates de Paragon llegan a su fin y no hay vuelta de página para un juego que merecía un destino mejor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...