Diablo III: Eternal Collection pone camino a Nintendo Switch

Los usuarios de Nintendo Switch podrán disfrutar de las maravillas de Diablo III: Eternal Collection.

Diablo en Switch

Guerrero, arpía y hechicero. Esos fueron los primeros tres personajes con los que nos llegaba en 1996 Diablo, un videojuego desarrollado por Blizzard Entertainment. Blizzard no era una desarrolladora desconocida: un par de años antes lanzó Warcraft: Orcs & Humans, uno de los primeros juegos existentes de estrategia en tiempo real, el primero de la saga Warcraft a la que pertenece, por ende, el exitoso multijugador World of Warcraft.

Diablo se lanzó originariamente para Windows 95, donde los jugadores ya podían aprovechar el modo multijugador para realizar partidas cooperativas de hasta 4 personas en diferentes modos de dificultad. Más tarde, se extendió también a MAC y a PlayStation, aunque en esta última el modo online todavía no estaba presente por las limitaciones lógicas de la videoconsola en aquel entonces. Tan bien funcionó Diablo que, en 1997, la distribuidora Sierra (no sin antes pagar los pertinentes derechos a Blizzard) creó la expansión Diablo: Hellfire para incluir más niveles, hechizos, personajes y mejoras al Diablo original.

Diablo I y Diablo II

La historia que hizo tan famoso al primer capítulo de Diablo era sencilla, pero su aire tenebroso, presente también en sus geniales cinemáticas, consiguió que pronto alcanzara gran éxito y tuviera muchísimos aficionados alrededor del mundo. Se considera, además, uno de los exponentes más importantes de los juegos de acción en tercera persona, así como también uno de los que mejores gráficos han conseguido mostrar.

En él, el jugador se encontraba de pronto en una ciudad del reino de Khanduras llamada Tristram, una zona devastada por legiones demoníacas que salen de las ruinas de la catedral del lugar. El cometido del jugador era adentrarse en las catacumbas, descubrir mediante unos tomos de libros todo lo que le sea posible sobre el poderoso Diablo (uno de los Tres Demonios Mayores del Infierno), encontrar su guarida y acabar con él para salvar la ciudad.

Cuatro años después del éxito de Diablo, Blizzard volvió a la carga y distribuyó su segunda parte titulada Diablo II, que enseguida se constituyó como uno de los juegos más populares del año 2000 gracias a su terrorífica ambientación, heredera directa de la primera entrega. De hecho, fue incluido en el Libro Guinness por ser el juego de ordenador que se vendió más rápido en la historia (dato ya sobrepasado por varias entregas de Warcraft) con más de un millón de ejemplares en sus dos primeras semanas de vida. Se ideó expresamente para ser jugado como multijugador online, por eso también se pudo encontrar en el servicio Battle.net de Blizzard.


En este caso, su historia se sitúa en el mundo de Santuario, tiempo después del final de la primera entrega de la saga, con un héroe condenado eternamente tras destruir a Diablo y contener en sí mismo su esencia. El hilo del argumento está dividido en cuatro actos en los que el jugador (ahora, amazona, bárbaro, hechicera, paladín o nigromante) conoce qué pasó con el héroe en la primera temporada y se enfrenta a diversos demonios para conseguir acabar, de una vez por todas, con Diablo y las piedras de sus almas. De esta edición también se lanzó una expansión, Diablo II: Lord of Destruction, ya desarrollada por Blizzard y comercializada a partir de 2001.

Una década después: Diablo III

Concretamente no diez, sino once, fueron los años que pasaron hasta que Blizzard volvió a lanzar una nueva parte de la exitosa saga Diablo. Diablo III se lanzó para PC, Xbox y PlayStation y se alzó, de nuevo, como uno de los lanzamientos más importantes de un videojuego a lo largo de la historia. Esto es, concretamente más de 3.5 millones de copias vendidas en las primeras 24 horas y más de 6 en una semana. El juego continuaba manteniendo la estética tenebrosa que le llevó al éxito.

Su historia empezaba alrededor de veinte años después de que los demonios pulularan por Santuario. Aunque en esta ocasión no son los mismos señores del terror los que han invadido Tristram, una vez más un héroe debe salvar al mundo de todos los poderes del infierno. Esta entrega es similar a su antecesora y vuelve a estar concebida para jugar en modo cooperativo, así como también a incluir nuevos personajes con los que poder adentrarse en el terrorífico ambiente. En 2014 se hizo pública su expansión, Reaper of Souls, que añadió varias características al modo de varios jugadores y lanzó también el modo aventura, probablemente para contentar a aquellos aficionados que deseaban poder jugar más allá de su tradicional multijugador online.

Diablo III: Eternal Collection

No obstante, lo que de verdad ha hecho especial a esta entrega de Diablo, y aunque hayan pasado varios años desde su comercialización, es el anuncio de una versión para Nintendo Switch cuyo lanzamiento se espera próximamente, ya que realmente no ha sido hasta hace pocos días que Blizzard ha emitido un comunicado oficial al respecto. Y la expectación que hay para conocer cómo el juego se va a adaptar a los estándares de jugabilidad de Switch es algo que tiene a todos los aficionados en vilo. Aunque por la información que nos llega de la gamescom… ¡La cosa promete!

armadura de Ganondorf

Y es que Diablo III: Eternal Collection puede gozar cómodamente de tener todo el contenido que existe hasta ahora del juego (tanto la entrega principal como su expansión y el DLC del Nigromante), pero con la magia propia de estar disponible para una consola como es la Switch, cuyo factor portátil puede ser decisivo para el desarrollo de algunos juegos. Así, esta edición permitirá que nos llevemos Diablo III a donde nosotros queramos para jugar con tres amigos más utilizando cada uno su consola, hacerlos los cuatro en la misma o jugar al clásico modo multijugador online cuando el servicio Nintendo Switch Online sea una realidad.

El juego sigue manteniendo los buenos gráficos de los que ha hecho gala desde su entrega y estos no se ven mermados en ningún momento por su adaptación a la pantalla de Nintendo Switch, así como tampoco se ha visto descendido el nivel de rendimiento del mismo. Aparte, podremos gozar de contenido exclusivo como tener la opción de conseguir piezas que nos otorgarían el aspecto de Ganondorf, el villano de la famosa saga de Nintendo The Legend of Zelda, así como también otros objetos utilizados por Link y los suyos.

Con el lanzamiento de la tercera parte de Diablo para su plataforma, estamos ante un nuevo hito en la historia de esta videoconsola de Nintendo que tan buenos datos está dando a la compañía. Y, además, ante la posibilidad de que todos los fans fieles a Nintendo desde hace años, puedan descubrir uno de los juegos más interesantes del género action RPG que existen en la historia del gaming. Aunque manteniendo la esencia del videojuego lanzado en 2012, el hecho de poder llevarnos nuestro contenido donde queramos gracias a la portabilidad de Nintendo Switch convierte a esta edición de Diablo en una joya no solo para los que no la han descubierto todavía, sino también para cualquier fan de la saga que esté deseando disfrutarla de otros modos. Esperamos que las predicciones se cumplan y podamos tener Diablo III: Eternal Collection a finales de este año tal y como esperamos, dado que se puede convertir en una de las mejores experiencias disponibles en la consola de Nintendo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...