Detroit: Become Human, ahora también en PC

Los usuarios de PC ya tienen la posibilidad de disfrutar también de Detroit: Become Human tras su paso original por PlayStation 4.

Más de dos años tardó David Cage, uno de esos genios de cabo a rabo, en escribir el guion de Detroit: Become Human, el último proyecto de Quantic Dream que todos estábamos esperando impacientes antes de su salida. Tras su lanzamiento en PlayStation 4 el juego llegó a PC, confirmando así, por otro lado, la nueva estrategia de Sony de tener sus first party disponibles también en ordenadores. Ahora, con un recorrido notable, creemos que es hora de repasar lo que proporciona esta «aventura interactiva».

Como podéis imaginar, no hay ninguna duda de que después de juegos como Heavy Rain o Beyond: Two Souls, las sensaciones que proporciona este título también son satisfactorias. Pero no adelantemos acontecimientos y hablemos de ello en profundidad.

Quantic Dream en estado puro

Empresas como Quantic Dream rezuman personalidad por los cuatro costados y con su particular estilo de trabajo garantizan un nivel de resultados altísimo. Si no se exceden en el inicio de proyectos con las manos abiertas (el síndrome de querer abarcar demasiado, como les ocurre a empresas del estilo de Telltale Games) garantizan a los jugadores que cada una de sus obras será inolvidable. Beyond: Two Souls llegó en 2013, así que ha pasado tiempo de sobra como para que los desarrolladores hayan tenido la oportunidad de crear un juego de manera artesanal y tan dedicada que no dejen ningún tipo de detalle en el aire.

Jugar a Detroit: Become Human es sinónimo de disfrutar de una experiencia de puro estilo Quantic Dream, con exploración, investigación e interacción con un entorno vivo donde nosotros somos un elemento más que forma parte de un grupo formado por todo tipo de ingredientes. Nosotros estamos sobre el escenario y este se desarrolla y evoluciona sin esperar a que nos movamos o que tomemos decisiones (salvo en momentos puntuales donde hay cierta lógica de que todo se ralentice para esperarnos).

De la historia no os vamos a contar mucho más allá de que nos sitúa en un mundo donde existen androides que se han insertado entre la sociedad en todo tipo de papeles. Los personajes principales incluyen a Kara, Connor y Markus. En esta review hablaremos de Connor, un agente negociador al que primero conocemos en una situación muy problemática donde otro androide parece dispuesto a acabar con la vida de una niña humana. En esos minutos que compartimos con Connor somos capaces de apreciar ciertos elementos que nos hacen pensar que la historia es profunda y compleja, dado que nos da la sensación de que este androide en cuestión tiene más personalidad y humanidad que otros como él.

Investigar para progresar

En esta escena de la que os hablamos ya vemos las claves del juego. Mientras investigamos el apartamento de lujo donde se ha producido el incidente podemos analizar todo tipo de elementos que vamos viendo por el suelo y por la instancia en general. Hay multitud de pistas que podemos seguir y analizar de manera conveniente. El sistema implica realizar algunos ajustes con el mando para encajar las pistas y realizar la reconstrucción de lo ocurrido, algo que no resulta complicado una vez nos hemos acostumbrado a hacerlo tras el primer intento. La exploración del escenario despierta nuestro lado de sabueso: nos encanta recrear todas las pistas y los crímenes que se han cometido en el cuarto por mucho que a nuestro alrededor haya otros agentes que parece que nos metan prisa con sus palabras y miradas acusadoras.

A medida que recreamos la escena del crimen y que analizamos el escenario vamos obteniendo más información sobre la situación y aumenta nuestra tasa de éxito para el momento clave que nos espera de manera inminente. Podemos tomárnoslo con calma o ir directamente al punto que ya nos imaginamos que derivará en que la maquinaria de la historia siga hacia la siguiente “escena”, una en la cual saldrá a relucir nuestro talento como negociador.

Esta escena nos lleva a negociar con otro androide, uno que tiene sus propias ideas sobre la presencia de su especie en el mundo y en la sociedad humana, para que suelte a una niña indefensa que podría caerse edificio abajo si la situación se descontrola. La conversación avanza teniendo en cuenta cada decisión que tomemos con nuestras propias palabras. El juego nos ayuda a discernir qué es lo que podría ocurrir con cada respuesta que demos, y en este caso influirá el que nos hayamos tomado la molestia de descubrir determinadas pruebas.

Cuanto más sepamos de lo que ocurre más fácil será llegar a una resolución adecuada del conflicto. Tengamos en cuenta que Detroit: Become Human no dispone de pantalla de game over, por lo que si no decidimos bien o no nos esforzamos lo suficiente, lo que ocurrirá es que tendremos que continuar el juego sin el personaje que quizá haya muerto en el camino.

Tú serás el responsable de tus decisiones

Lo que hemos detallado de la escena del androide puede derivar en ciertos finales distintos para la misma, con el clímax representándose en un momento en el cual el androide rebelde tiene la intención de tirar a la niña del edificio. Dependiendo de cómo hayamos jugado habrá varias soluciones a esta situación, como que nos caigamos con el delincuente, que se caiga la niña y que no la salvemos o que la salvemos y todo continúe adelante de una manera satisfactoria para todos (menos para el androide rebelde, tal y como podéis imaginar). Habrá que esforzarse para llegar a la mejor forma de superar tanto esta situación como muchas otras similares que vivirán los personajes del juego.

Detroit: Become Human se ha convertido en uno de los juegos más únicos de PlayStation 4 tal y como Heavy Rain lo fue de PlayStation 3. Sin duda, es una buena noticia ver que ahora también está disponible para usuarios de PC, lo que en cierto modo hace menos necesaria la adquisición de la consola (aunque la espera entre una y otra versión es larga).

Como decíamos antes, con Quantic Dream ya sabemos que tenemos una desarrolladora que mima sus juegos al máximo y que nos garantiza unos niveles de calidad enormes. El paso de Detroit: Become Human por PlayStation 4 estuvo marcado por el éxito, ya que si bien está un poco encorsetado en algunos momentos, en los que notas que claramente tiene menos libertad de la que sería deseable, no deja de ser una aventura que engancha desde el primer momento y cuyo desarrollo te mantiene pegado a la pantalla de principio a final.

Estamos a la espera de la próxima producción de la compañía y de ver qué es de lo que son capaces teniendo en cuenta hasta dónde llevan las historias de sus juegos y el desarrollo de sus personajes. En Detroit: Become Human nos sorprendemos por la humanidad que aportan a sus protagonistas incluso teniendo en cuenta que nos encontramos ante androides. Eso es algo que es propio de la compañía y que hemos ido viendo en cada una de sus producciones. A los jugadores de PC es posible que una producción como Detroit: Become Human les sorprenda más, por lo que resulta muy agradable ver que el juego ya es «multiplataforma». Si tenéis la oportunidad de probarlo, no lo dudéis ni un momento: os espera una gran historia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...