Cancelado el desarrollo de Woolfe: The Red Hood Diaries

La empresa GriN cierra sus puertas y da por finalizado el proyecto generado alrededor de Woolfe: The Red Hood Diaries.

Juego cancelado

Hay ocasiones en las que las pequeñas desarrolladoras no tienen otro remedio que cancelar sus proyectos, por mucho que tengan una buena pinta. Es el caso de GriN, empresa que estaba al frente de Woolfe: The Red Hood Diaries, un juego que ya protagonizó su primer episodio, pero que todavía estaba pendiente de continuar con una segunda aventura. Su máximo responsable ha publicado una carta en la que explica el cierre de la compañía y cómo han solicitado la bancarrota debido a que no tienen presupuesto para seguir pagando a sus empleados.

La situación es especialmente dolorosa en muchos sentidos. Para la empresa está claro que no hay marcha atrás y se trata de un momento decepcionante en parte motivado por el tropezón que tuvieron con el estreno de su juego, que acabó plagado de críticas, tanto por parte de los usuarios como de la prensa especializada. Para los usuarios que esperaran el segundo capítulo del juego también es una mala situación, ya que es poco probable que este vea la luz algún día. Quizá si el material se llega a vender a una empresa interesada que reviva el proyecto, pero es poco probable.

Por otro lado, no hay que olvidar que Woolfe: The Red Hood Diaries se generó en Kickstarter, donde obtuvo una financiación de más de 70 mil dólares.

Volvemos, por lo tanto, al problema habitual de los proyectos financiados en Kickstarter sin una base corporativa que esté preparada para gestionar de forma correcta su dinero y sus gastos. Se supone, o al menos debería haberlo hecho, que la recaudación de Kickstarter era suficiente para que el juego viera la luz y para que su empresa pudiera cumplir con todo lo que les había prometido a los usuarios. ¿Entonces cómo puede ser que ahora mismo GriN no tenga ni siquiera para pagar los sellos de los regalos que todavía tiene que mandar a las personas que les apoyaron?

En palabras de Wim Wouters, fundador de la empresa, ahora mismo tienen preparados la mayor parte de los regalos pendientes, desde pegatinas hasta libros de arte, la banda sonora o pósters, pero no tienen forma humana de enviarlos porque no tienen dinero para sellos. Lógicamente la empresa ya se ha desmantelado y no hay empleados en el lugar. Salvo sorpresa, todo quedará en el aire y los jugadores no tendrán la oportunidad de recibir por lo que han pagado. La situación comienza a ser reiterativa en algunos proyectos de Kickstarter y es algo que preocupa.

Vía: Woolfe: The Red Hood Diaries

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...