Call of Duty: Black Ops 4 calienta motores para dejar huella

El modo Battle Royale será una de las novedades de Call of Duty: Black Ops 4, que se lanzará en octubre.

nuevo Call of Duty

Por un motivo u otro, tanto por calidad como por la forma en la que se ha convertido en el juego de distintas generaciones, la saga Call of Duty puede gozar cómodamente de ser una de las más exitosas de la historia de los videojuegos.

Su propuesta siempre es simple, pero cada vez sorprende. En esta saga de disparos en primera persona nos ponemos en la piel de un soldado que debe cumplir con su deber (de ahí el nombre “call of duty”, algo así como “la llamada del deber” en castellano) en las diferentes contiendas que se le presentan. Destaca de cada una de las entregas de Call of Duty, sobre todo, su aspecto gráfico con una ambientación perfectamente recreada, terrenos y paisajes de gran riqueza visual y, lo que es más importante, personas con rostros reconocibles y diferentes entre sí.

Con la saga hemos visitado todo tipo de escenarios, desde el pasado hasta el presente como el futuro, de la Segunda Guerra Mundial hasta donde los creadores quieran llegar en cada entrega. La saga Call of Duty no conoce límites y lo que comenzó como un videojuego centrado en la Segunda Guerra Mundial y conflictos bélicos conocidos (como el desembarco de Normandía), ha acabado por abarcar incluso contiendas ficticias situadas en un futuro distópico. Reinventarse es la clave.

Así, los primeros títulos que conocimos de este juego de Activision, concretamente las tres primeras entregas, que mantenían el nombre básico de Call of Duty, estaban ambientadas en la Segunda Guerra Mundial. En ellas podíamos ser soldados (siempre ingleses, estadounidenses, soviéticos o también franceses y canadienses) participantes en conflictos de alta importancia histórica como el citado desembarco de Normandía o la Batalla de Stalingrado. Las dos primeras entregas estuvieron disponibles originariamente para PC, aunque más tarde se lanzaron en consolas. La tercera, por su parte, se lanzó simultáneamente en las consolas del momento.

No obstante, el verdadero cambio de rumbo de Call of Duty lo encontramos a partir de su cuarto juego con Call of Duty 4: Modern Warfare. En él ya no somos soldados en la Segunda Guerra Mundial porque el juego se ambienta en la actualidad (hablamos, concretamente, de 2007) y en un conflicto bélico ficticio. Ficticio, pero al mismo tiempo muy creíble, pues utilizaba como telón de fondo los problemas entre Europa Oriental y Oriente Medio. El juego tuvo gran acogida entre el público, mucho más que su siguiente entrega Call of Duty: World at War, que decepcionó a gran parte de los aficionados (que no a la crítica) al volver a tomar la Segunda Guerra Mundial como escenario.


A partir de ahí siguieron apareciendo más juegos de Call of Duty que cosecharon grandes ventas, como por ejemplo varias secuelas de Modern Warfare o el lanzamiento de la saga Call of Duty: Black Ops. Esta última se concibió como un juego derivado del World at War y, puesto que se trata de un título principal, también ha tenido varias secuelas. Su primera secuela, de hecho, consiguió batir sus propios récords de ventas de su año de lanzamiento (que fue 2012) y recaudó rápidamente 500 millones de dólares. Su ambientación también rompió moldes, dado que estuvo establecido en un ambiente futurista con una guerra descrita como “La Guerra Fría del siglo XXI”.

Y precisamente de Black Ops es del videojuego que vamos a tener muy pronto una nueva entrega titulada Call of Duty: Black Ops 4. Constituirá el décimo quinto título de la saga y llegará el próximo 12 de octubre a PC, PlayStation 4 y Xbox One. La salida de Black Ops 4 se une así a lanzamientos tan señalados este octubre como el nuevo título de Assassin’s Creed, el nuevo Just Dance, la vuelta de la WWE, la segunda entrega de Red Dead Redemption o la quinta entrega de Battlefield. Octubre movido aparte, veamos qué es lo que nos espera ante la inminente llegada de este nuevo título de Activision.

Lo que nos espera en Call of Duty: Black Ops 4

Una vez más, Treyarch es la desarrolladora responsable de esta nueva entrega del archiconocido shooter, pues ya se encargó del inicio de la saga Black Ops e incluso de su predecesor y punto de partida Call of Duty: World at War. Si bien Black Ops 4 sigue la estela de los juegos anteriores y continúa siendo un shooter, pero esta vez el multijugador gana todo el protagonismo. De hecho, ofrecerá grandes novedades en este aspecto, mientras que nos encontraremos también el modo Zombie con tres aventuras diferentes repletas de muertos vivientes y, se unirá, además, al modo battle royale que tantas alegrías está dando actualmente a juegos como Fortnite.

Así, en Blackout (que es como se le llamará al modo tipo battle royale), los desarrolladores se han puesto manos a la obra para crear el mapa más grande de todos los quince videojuegos de Call of Duty para que los jugadores compitan unos contra otros a través de localizaciones que les serán familiares de otras entregas. Podrán hacerlo por tierra, mar y aire, al mismo tiempo que tendrán a su disposición la elección armas que todo el universo Black Ops ha creado desde su primera entrega.


El modo multijugador, según prometen los responsables, supondrá la mejor experiencia de combate que hemos visto hasta ahora en algún Call of Duty gracias a su jugabilidad táctica y a la importancia que han querido dar a las diferentes decisiones que tomemos. Habrá armas nuevas, nuevos modos de juego y también nuevos mapas que explorar. Y, como señalábamos anteriormente, es la primera vez en la saga en la que el modo multijugador es el que funciona como núcleo de la narrativa. Por último, el modo Zombies será similar al Nazi Zombies que ya vimos con anterioridad, aunque todavía con más posibilidades de personalización. En este caso encontraremos diferentes líneas argumentales dentro de este modo: Voyage of Despair, en el que viajaremos a través del Titanic para descubrir si de verdad fue un iceberg el culpable de la desgracia o fueron los terroríficos zombies, y Blood of the Dead, argumento similar al que ya vimos en Black Ops 2 (Mob of the Dead), donde nuestros héroes se adentran en un laboratorio oculto dentro de la Prisión de Alcatraz para hacer lo que mejor saben.

Con todo, Call of Duty: Black Ops 4 llegará a nuestras plataformas el próximo 12 de octubre con modos de juego nunca vistos hasta ahora para que la saga siga teniendo el mismo éxito que la ha traído hasta aquí. Y si somos aficionados de los que quieren siempre tener lo mejor, podemos optar por hacernos con la Edición Deluxe del juego que incluirá 24000 puntos de juego, objetos de bonificación (propios de la edición digital básica y otros propios de esta) y también el Pase Black Ops con experiencias exclusivas en Zombies, 12 mapas multijugador y personajes exclusivos para el Battle Royale.

La experiencia Call of Duty más brutal hasta la fecha nos espera en poco más de un mes. Lo único que habrá que ver es si los muchos jugadores fieles a Call of Duty que han terminado pasándose a Fortnite y similares, vuelven al redil con la intención de zambullirse en su Battle Royale. ¿O la inclusión de este modo solo es un recurso desesperado por parte de Activision para intentar no quedarse atrás?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...