Assassin’s Creed Rogue Remastered, una nueva oportunidad para los assassin

Assassin’s Creed Rogue Remastered representa la vuelta de una de las entregas más oscuras y recordadas de la franquicia.

Assassin en HD

Nuevo Assassin’s Creed a la vista. Al menos, para los usuarios de Xbox One y PlayStation 4, que jamás tuvieron la oportunidad de disfrutarlo. Assassin’s Creed Rogue Remastered, el último capítulo de la saga para PS3 y Xbox 360 que salió al mercado a finales de 2014, finalmente verá la luz en las consolas de la generación actual. La nueva versión del título ofrece gráficos HD para ambas plataformas, así como resoluciones 4K tanto para PS4 Pro como para Xbox One X. En estas dos últimas plataformas, también se mejorarán las texturas, los efectos visuales y el renderizado de todos los escenarios, mostrando la mejor versión posible de Rogue.

Además de la mejora gráfica, Assassin’s Creed Rogue Remastered contará también con todos los contenidos descargables que aparecieron para el juego en PS3, Xbox 360 y PC. Además, se añaden dos misiones extra: La armadura de Sir Gunn y Asalto al Fuerte de Sable. También cuenta con los packs Maestro Templario y Explorador, los cuales añaden el número de armas, trajes especiales y elementos personalizables para el personaje. Entre sus añadidos, está el traje que utiliza Bayek, el protagonista del último Assassin’s Creed Origins ambientado en Egipto.

Assassin’s Creed Rogue Remastered es el primer juego de toda la saga donde el protagonista no es un Assassin, sino un miembro de los templarios, la eterna orden a la que están enfrentados. Se trata de Shay Patrick Cormac, quien cambia de bando al comienzo de la aventura para acabar dando caza a sus ex compañeros. La historia del videojuego se desarrolla después de los eventos de Assassin’s Creed IV: Black Flag y antes de lo ocurrido en Assassin’s Creed III.

El Assassin’s Creed Rogue original fue el último que apareció en Xbox 360 y PlayStation 3. En 2014, Ubisoft optó por lanzar Assassin’s Creed Unity en Xbox One y PlayStation 4, un título que se desarrollaba en plena revolución francesa y que suponía un importante salto de calidad tanto gráfica como jugablemente, ampliando las posibilidades de la saga. Ante estas exigencias, solo resultaba factible lanzarlo en consolas de la actual generación y no de la anterior, por lo que Xbox 360 y PS3 no pudieron disfrutarlo.

No obstante, como el mercado de ambas consolas seguía siendo muy importante, la compañía francesa decidió optar por un capítulo diferente, utilizando el motor y las mecánicas vistas en los últimos Assassin’s Creed IV Black Flag y Assassin’s Creed III. Siguiendo la historia de ambos apareció Rogue, aunque cambiando totalmente el planteamiento original de toda la saga y convirtiendo al jugador en un templario. Los mejor parados fueron los usuarios de PC, ya que ambos pudieron disfrutar tanto de Unity como de Rogue, mientras que en consola no ha sido posible hasta ahora. La trama histórica elegida por Ubisoft para este nuevo capítulo es la guerra de los siete años, la cual tuvo lugar entre 1756 y 1763 en diferentes lugares del planeta, siendo una guerra mundial. Uno de sus principales puntos candentes fue Norteamérica, donde el territorio se dividía entre franceses e ingleses. Durante el conflicto también hicieron acto de presencia los españoles, que dominaban el resto del continente.

remasterización de Assassin’s Creed

Assassin’s Creed Rogue permite a los aficionados de la saga conocer por primera vez las motivaciones de los templarios de primera mano. Toda la narración de la historia parte de este bando, a diferencia de lo visto en todos los títulos anteriores (y posteriores, ya que en Syndicate y Origins siguen siendo protagonistas los Assassins). Al igual que en todos los juegos de la franquicia, numerosos personajes históricos harán acto de presencia y formarán parte de la historia, en mayor o menor medida. Es el caso de Benjamin Franklin, George Washington o George Monro.

Uno de los puntos fuertes de Rogue son las batallas marítimas y la navegación en barco. Ubisoft mostró esta novedosa característica en Assassin’s Creed III y, ante la gran aceptación que tuvieron estas misiones entre el público, en Assassin’s Creed IV pasó a ser un punto vital en el desarrollo del juego (de hecho, es difícil saber si se pasa más tiempo en barco que a pie en este episodio). Al estar basado en este mismo arco, Rogue también pone a disposición del jugador su propia embarcación, llamada Morrigan. El control, que ya era sencillo en los anteriores títulos, fue aún más simplificado en esta ocasión, convirtiendo la navegación en uno de los aspectos más atractivos del título.

En cualquier momento de la navegación es posible abandonar el control del barco y entrar en sus dependencias, donde se puede personalizar la nave mejorando su casco, los proyectiles de cañón, los propios cañones o modificar la apariencia de diferentes maneras, como el tipo de velas o decoraciones varias. El personaje no tiene problemas para nadar, aunque durará pocos segundos si cae a las frías aguas del Atlántico y morirá congelado si no se actúa con rapidez.

Los escenarios mostrados en el juego son, como cabe esperar teniendo en cuenta el desarrollo histórico, de Norteamérica. Concretamente, el Atlántico Norte, River Valley y el estado de Nueva York. Las tres zonas son independientes, a diferencia de lo visto en Black Flag (donde se podía navegar con libertad por todo el Caribe), por lo que habrá que hacer un pequeño teletransporte entre zonas. Los franceses son, por norma general, los aliados del protagonista en el juego, por lo que los enemigos a batir son los ingleses.

AC Rogue Remastered

Los territorios que se pueden visitar a pie sorprenden por su estado primitivo. A diferencia de lo visto en Black Flag, donde había ciudades coloridas y avanzadas como La Habana, en Rogue las localizaciones son mucho más precarias, salvando la inmensa Nueva York o algunos puertos y ciudadelas muy avanzados. No es culpa del juego, ya que se trata de una representación real de lo que existía en aquella época en las zonas que abarca la trama. Lo más llamativo serán los diferentes fuertes que puede asaltar el protagonista, con un parkour que sigue los puntos clave vistos en el resto de títulos de la saga.

En cuanto al desarrollo de misiones, en cada puerto, fuerte o pueblo en el que atraquemos nuestra embarcación encontraremos un objetivo a cumplir con respecto a la trama principal, así como varios objetivos secundarios que permiten alargar el videojuego. También hay diferentes misiones que se desarrollan en alta mar, incluidas algunas de sigilo en las que la clave está en navegar sin ser detectados por otras embarcaciones. Al igual que en el resto de juegos de la saga, hay espacio para fases en la actualidad, en torno a la ‘malvada’ compañía Abstergo (en cierto modo, una parodia de la propia Ubisoft), aunque como ocurre desde Black Flag, su presencia cada vez es menor y los puntos fuertes del videojuego giran en los momentos basados en épocas antiguas.

Gráficamente, el juego bebía en su día de lo visto en Assassin’s Creed III y Assassin’s Creed IV Black Flag, siendo una versión ligeramente mejorada de ambos. En esta nueva edición remasterizada, el resultado es algo similar a lo visto en el Black Flag de PS4 y Xbox One, pudiéndose considerar una ligera mejora con respecto a este título. Lo más llamativo, sin duda, son las resoluciones 4K en PS4 Pro y Xbox One X, lo que convierte esta edición en un lanzamiento muy esperado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 4,50 de 5)
4.5 5 2
Loading ... Loading ...