Apple le da la espalda a la propuesta de gaming de Microsoft

Aunque los motivos no quedan claros, Apple ha tomado la decisión de no permitir que el servicio de gaming en streaming de Microsoft funcione en iOS.

La relación entre las grandes compañías tecnológicas nunca ha sido buena precisamente. Pero ahora se está deteriorando aún más debido a que Apple ha tomado la decisión de frenarle los pies a Microsoft y su intento por revolucionar el mercado del gaming con el servicio Project xCloud. De momento el servicio se tendrá que limitar a funcionar con dispositivos dotados del sistema operativo Android, ya que para Apple no es algo que les cause especial interés soportar.

Sabemos que Project xCloud llegará el día 15 de septiembre como una de las novedades a las que podrán acceder los usuarios que tengan una suscripción Xbox Games Pass Ultimate. En principio el servicio debería haber estado asegurado tanto para iOS como para Android, pero Apple no le ha dado el visto bueno porque no creen que cumpla con las directrices de su App Store y de su plataforma en general.

Apple dice… NO

Exactamente, lo que ha dicho Apple es que su política les impide permitir que aplicaciones de streaming de juegos como el servicio de Microsoft funcionen en sus dispositivos iPhone e iPad. Indican, como mencionamos, que estas apps no cumplen las directrices y las exigencias que la compañía establece. Por ejemplo, dicen que los juegos a los que podrían acceder los usuarios de sus dispositivos no habrían pasado antes por validación y aprobación individualmente en la App Store, lo que no les permitiría aparecer en las búsquedas y los tops.

Microsoft ha reaccionado diciendo que Apple es la única compañía de uso general que les ha puesto impedimentos para que puedan acceder al servicio bajo suscripción Xbox Game Pass. Además, la empresa explica que no tienen ninguna idea ni opción viable por la cual puedan llevar la visión que tienen del gaming en nube para que los usuarios lo puedan disfrutar en iOS desde la App Store. Este último punto resulta cuanto menos interesante, ya que Microsoft quizá acabe encontrando una forma alternativa, no mediante el uso de la App Store, que les permita llegar a ofrecer el servicio.

¿A qué está jugando Apple?

Para entender lo que ha ocurrido y el comportamiento de Apple se pueden adoptar distintos puntos de vista que expliquen la situación. Uno de ellos se podría resumir de una manera muy sencilla diciendo: Apple no entiende el mercado ni la forma en la que este evoluciona. Son demasiado tercos y cuadriculados, demasiado firmes ante las normas escritas de su App Store. Esa es una de las teorías. Dejaría a Apple en un mal lugar por su desconocimiento, pero no es algo que pueda llegar a ser subsanado si en algún momento deciden bajarse del burro y dejar ese perfil inflexible que les ha caracterizado siempre.

La otra de las posibilidades es que Apple quiera defender lo suyo. Para la empresa de la manzana parece demasiado agresivo que Microsoft le diga a los usuarios de un iPhone y un iPad, de repente, que van a poder jugar a todo tipo de juegos de Xbox en sus terminales. Para ello solo hay que pagar la tarifa de Xbox Games Pass Ultimate que muchos usuarios ya se han acostumbrado a pagar por su uso en la consola Xbox One. Con este requisito ya podremos disfrutar de hasta los juegos más avanzados disfrutando en streaming. Los juegos están distribuidos en streaming desde servidores externos que se ocupan de hacer el trabajo duro mientras nosotros usamos cualquiera de los terminales compatibles para jugar. De la noche a la mañana los usuarios de iOS tendrían un catálogo de juegos espectacular y ni siquiera tendrían que comprarse una consola Xbox o un ordenador PC avanzado.

Por supuesto, eso es algo que a Apple le preocupa. La empresa intenta que el servicio Apple Arcade llegue a ser algo, pero es obvio que no lo está consiguiendo. Sabemos que, en mayor o menor medida, el gaming en móviles está muy condenado y cada vez más de capa caída, y esto es algo que Apple no lo levanta, en especial por haber lanzado un servicio especializado tan tarde, cuando el boom de jugar con el móvil está tan pasado de moda. Y si ahora que ellos lo están pasando mal, encima dejan entrar al enemigo en casa, los resultados podrían ser aún peores. Eso es algo que Apple quiere evitar por todos los medios posibles.

¿Y a qué juega exactamente Microsoft?

Esta es la otra gran pregunta y una que muchos especialistas del sector se están haciendo desde que la empresa empezó a presionar con su nueva filosofía de distribución de juegos. Si el plan de Microsoft sale bien y la sociedad gamer se acostumbra al cambio que supone pasar de comprar juegos individuales a pagar una suscripción mensual, podríamos encontrarnos ante un panorama desolador para el aficionado a los videojuegos.

¿Qué pasaría si los cines desaparecieran y Netflix y similares fueran las únicas vías de estreno de nuevas películas? ¿pensamos que podrían mantener el nivel de calidad, presupuesto y reparto de las producciones a las que estamos acostumbrados? Eso mismo pasaría en los videojuegos (y solo hay que ver el nuevo Halo para ver que ya está pasando en Microsoft debido a su política comercial generada alrededor del Xbox Games Pass Ultimate).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...