Alan Wake

Vamos a echarle de nuevo la vista a uno de los juegos de más éxito de la consola Xbox 360 de Microsoft, que cuenta con un guión a la altura de su apartado técnico. Alan Wake es un conocido escritor de novelas de suspense. Sin embargo, poco a poco ha perdido su inspiración y decide refugiarse en un pequeño pueblo en medio de la naturaleza para recuperarla. Pero su estancia en la tranquila Bright Falls no acabará siendo como parece. La desaparición de su prometida, un misterio sin resolver, pero sobre todo, una gran amenaza, la luz, romperán la armonía de este escritor, que se verá atrapado para resolver este misterio.

Alan Wake supuso un soplo de aire fresco al saturado genero del survival horror

El equipo Remedy, los creadores del conocido Max Payne, vuelven con una aventura que por fin salió a la luz en 2010 tras varios años de desarrollo. Alan Wake es la culminación de un género, el survival horror, en horas bajas, debido a la ausencia de títulos de este estilo. Y es que juegos carismáticos por excelencia como Resident Evil o Silent Hill no pasan por su mejor momento. El primero, ha emigrado parcialmente a la acción mucho más desenfrenada, mientras que el segundo se ha quedado un poco retrasado en la anterior generación de consolas (exceptuando el aceptable Shattered Memories para Wii y PSP). Sin embargo, el juego de Microsoft vuelve a los orígenes de este género y sin innovar prácticamente nada, ha conseguido crear un juego muy recomendable en todos sus aspectos.

La fórmula es sencilla: juntamos el terror psicológico de los primeros Silent Hill (con pueblo enigmático incluido), le añadimos toques de acción propios de los primeros Resident Evil y le añadimos el uso inteligente de la luz propio de los Alone in the Dark. Como resultado, un gran juego que ha cogido el mejor de los referentes del género pero lo ha potenciado al máximo.

Respecto a su nivel gráfico, Alan Wake nos presenta unos entornos perfectamente detallados, junto con unos efectos de luz dignos de mención, así como la recreación del agua. La jugabilidad es la propia de todos estos juegos. Recorrer escenarios abiertos y cerrados, explorar y descubrir pistas que nos llevan a otros lugares, todo ello sin conocer prácticamente nada del argumento hasta el final de la aventura.

La duración del juego ronda las diez horas, presentada a partir de varios capítulos, como si de una serie de televisión se tratara. Y, aunque no es corto, deja con ganas de más gracias al ya mencionado ritmo de juego y gran guión narrativo. Ahora bien, su duración puede variar si buscamos todos los secretos escondidos del juego. Ahora bien, se echa de menos algo más de duración, si bien será añadida posteriormente mediante contenido descargable. Sin embargo, como ejemplo de juego de suspense que es, no es recomendable para todos los públicos, ya que provoca tensión constante debido al sistema de juego que ofrece. De todos modos, una gran opción.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...