¿A qué edad dejaste de bailar? Just Dance 2015 te lo cuenta

Un experimento organizado por Ubisoft ha permitido que descubramos cuándo nos volvimos demasiado vergonzosos como para bailar en público.

¿Te has preguntado alguna vez a qué edad pierden los niños el reflejo de bailar al escuchar sonar música en el lugar donde se encuentran? Ubisoft sí lo ha hecho como parte de la campaña de promoción de Just Dance 2015. La empresa, que es líder en cuanto a juegos de baile se refiere, ha publicado los resultados de un experimento muy curioso en el cual muestran a los usuarios que a lo largo de la vida hemos perdido las ganas de bailar. ¿El motivo? Vergüenza, un sentimiento que hay que reconocer que se pierde rápidamente cuando enchufamos un juego de la saga Just Dance y empezamos a seguir los movimientos de las siluetas que aparecen en pantalla.

El experimento en cuestión se organizó, en cierto modo, engañando un poquito a los niños. El organizador llevó, en diferentes momentos, a tres grupos de niños al polideportivo de la escuela. Luego se ausenta diciendo que tiene que ir a por unas cosas y es entonces cuando comienza a sonar la música en el lugar. El primer grupo está formado por niños de 4 años, una edad todavía muy previa en la cual era de esperar que no existiera vergüenza alguna. La grabación lo confirma: los niños bailan y bailan entre ellos, sin importar el sexo ni la situación.

El segundo grupo aumenta el rango de edad al doble, llegando a los 8 años. Ya sabemos que es una edad en la que va siendo más complicado que los niños no sientan vergüenza. Pero el porcentaje sigue siendo positivo, notándose que a los 8 años todavía queda infancia por delante.

Como tercer grupo, el definitivo, se aumenta la edad hasta los 11 años. En ese momento ya apreciamos que la vergüenza ha hecho mella entre los más pequeños y que solo un pequeño porcentaje baila. Algunos bailan en el lugar donde se encuentran sentados, mientras que otros simplemente se dedican a mirarse los unos a los otros. También apreciamos que, como condición habitual en ese margen de edad, los niños y las niñas se han separado y ya no tienen el contacto que tenían antes.

Just Dance 2015 y Ubisoft quieren demostrar con este experimento que la sensación que tenemos cuando jugamos al videojuego es muy natural y real. Nunca hemos dejado de llevar dentro esas ganas de bailar, solo hemos colocado un caparazón a nuestro alrededor que nos impide soltarnos para pasarlo bien moviendo el esqueleto. De que perdamos esa vergüenza se ocupa este juego de baile.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...