10 motivos por los que World of Warcraft supera a los free to play

Te damos 10 motivos por los que pensamos que World of Warcraft es mejor que cualquier free to play del género.

wow

Ha llegado el momento de la verdad: meternos de lleno en el eterno debate: ¿World of Warcraft o juegos de distribución free to play? Teníamos intención de abordar este tema con el lanzamiento de Legion, que llegará el 30 de agosto a todo el mundo. Pero como la película Warcraft: El Origen se estrena próximamente creemos que este es mejor momento. Porque mucho ojo, se ha anunciado que habrá juego gratis para las personas que vean la película en la cadena Cinesa. No os sabemos decir bajo qué fórmula se entregarán los juegos (serán códigos), si por orden de llegada, en la primera sesión, a quienes tengan reserva… todo eso ha quedado, al menos de momento, muy en el aire.

Aprovechando el estreno de la película no hay duda de que este es un buen momento para decir lo que llevábamos tiempo con ganas de decir: porqué World of Warcraft barre a cualquier juego free to play que podamos encontrar en el mercado. En total 10 razones que os harán ver que si vosotros sois asiduos a algún free to play lo que estáis haciendo es dejar pasar una excelente oportunidad para disfrutar de uno de los mejores juegos de rol disponibles en la red.

1. Es de Blizzard

La principal diferencia entre un MMORPG free to play y World of Warcraft es que este título es de Blizzard y los demás no. Tan simple como eso. Entenderás porqué esto es un motivo si conoces el historial de Blizzard, si estás informado de lo que implica estar metido en su comunidad o si has probado alguno de sus otros juegos. Blizzard es amor. Hay pocas empresas que simbolicen lo mismo para sus seguidores. La comparamos a Disney en el mundo del cine y a Marvel en el de los cómics. Es algo tan inexplicable que solo se puede entender al estar metido dentro. Si no conocéis el alcance de lo que se proporciona a la comunidad de Blizzard lo único que os pedimos es que veáis alguna de las conferencias de la BlizzCon, uno de sus discursos iniciales. En ellos se resume ese espíritu que solo Blizzard consigue. La próxima cita será entre el 4 y el 5 de noviembre, así que si os engancháis a la empresa… tenéis tiempo de sobra para ir haciendo la reserva de vuelo y entrada.

2. La comunidad mola

Venga, reconocedlo, en los juegos free to play encuentras una gran proporción de trolls. Los hay de todos los tipos y de todos los colores, mientras que en World of Warcraft los trolls que encuentras son los que ha diseñado Blizzard para su historia. Esto afecta mucho al desarrollo de la partida, porque si algo nos molesta de los free to play es que nos toque cruzarnos con jugadores que molestan, que no cumplen con las normas de caballerosidad online o que estropean las sesiones multijugador y no siguen las claves para conseguir partidas multijugador divertidas. En los free to play tenemos mucho jugador al que le da igual lo que está haciendo, que se meten por meter, porque no tienen otra cosa que hacer y les da igual cómo afecten al universo del juego. Pero en World of Warcraft la presencia de estos individuos está reducida al mínimo.


Lo que nos encontramos en realidad son personas que viven el juego, que lo sienten desde muy dentro y que se involucran en cada una de las partidas. Hay personas que lo viven demasiado, eso también es cierto, pero todo es cuestión de que encontréis el punto medio y vuestro servidor preferido. No obstante, en todos los casos lo que ocurre es que los jugadores están comprometidos, se comportan de forma responsable y disfrutan del mundo virtual de Blizzard como si estuvieran metidos en él. También hay quien rolea al 100% y se comporta como los personajes del juego, hablando como ellos en todo momento. Es parte de la magia de World of Warcraft.

3. Un lore difícil de superar

Esperamos que seáis de los que jugáis siguiendo la historia, leyendo cada diálogo y analizando los acontecimientos que vivís como si tuvierais delante un libro de texto. Porque lo de World of Warcraft podría convertirse con facilidad en una asignatura del colegio. Han transcurrido varias épocas de acontecimientos, de guerras, combates y muerte, de traiciones, de victorias y de ese tipo de sucesos que hacen que un buen lore permanezca. Que World of Warcraft encuentre su origen en la saga estratégica Warcraft ayuda todavía más a engrandecer el valor histórico de la franquicia echando la mirada atrás.

Se produce ese efecto de que cuando alguien te pregunta: «¿De qué va World of Warcraft?» la cara sea de no saber qué decir. Lo que nos viene a la cabeza es responder algo así como «Pues… es un mundo, medieval, de fantasía, con buenos, malos, no tan buenos y no tan malos». Porque intentar explicar la historia de la saga es una misión imposible que ahora dejamos en manos de la película, a la cual esperamos que sigan varias entregas más (miembros de la Horda y la Alianza por fin colaboran para cruzar sus dedos).

4. ¡Que no queremos oro!

Cansaditos estamos de sufrir en los free to play la aparición de un spam continuado en el muro del world para intentar convencernos de lo mucho que necesitamos comprar oro de manera ilegal. ¿Pero quién lo compra? Seguro que mucha gente a la vista de que estos mensajes no paran de llegar. Y pensemos una cosa… si todos aquellos que se quejan de que World of Warcraft tenga cuota de suscripción se gastan luego dinero real en oro virtual… ¿en qué quedamos? En World of Warcraft no hay problemas con el spam. Los mensajes de oro, cuando los llegamos a ver, se convierten en rarezas, puesto que el equipo de Blizzard está muy rápido y suele acabar con ellos de manera inmediata. Por otro lado, en WoW no hay tanta necesidad de comprar oro, puesto que jugando e invirtiendo tiempo en el juego vamos a tener de sobra. No ocurre como en los free to play, donde te sientes más pobre que una rata. En World of Warcraft realmente no hay dificultades para conseguir el oro que necesitemos. Que no nos de duelo gastarlo en monturas o en lo que sea, que vamos a ganar cada vez más a medida que avancemos.

5. Seguridad digna de la CIA

Si tienes un problema en World of Warcraft no te preocupes, porque tienes un equipo de empleados de Blizzard que está dispuesto a echarte una mano en todo lo que necesites. Descubrirás que para atenderte imponen unas medidas protocolarias realmente exigentes. Incluso es posible que te hagan enviar un scan de tu DNI para identificarte como el propietario de la cuenta si has perdido el acceso a la misma o tienes algún tipo de problema similar. Todo esto es un reflejo de lo muy en serio que Blizzard se toma la seguridad de sus jugadores. Pero es muy normal. Entendamos que hay personas en World of Warcraft que están jugando desde hace más de 10 años, ¿os imagináis cómo se sentirían si tuvieran algún tipo de problema con sus personajes? Sería como perder una parte importante de su vida.

Que haya controles y un exhaustivo nivel de seguridad nos garantiza que no tendremos de qué preocuparnos en ningún momento por la cuenta. Todo estará seguro y a buen recaudo. Incluso si queremos podemos instalarnos en el móvil una aplicación que sirve como medida adicional de identificación, al mostrarnos en el dispositivo un código de seguridad que se genera de manera dinámica en el momento en el cual lo necesitemos.

6. No hay que perder tiempo

Es muy habitual en los MMORPG de distribución free to play que a los editores y desarrolladores les interese que estemos cuanto más tiempo posible conectados. Es de lo que ellos se nutren, de engancharnos durante horas y horas. Una de las técnicas para lograrlo es evitando que podamos subir de nivel de una manera coherente a medida que avanzamos en la historia, dando forma a culos de botella que nos obligan a perder muchísimo tiempo. Y quizá hace 10 años no nos importase perder tiempo, pero hacerlo ahora… es un problemón. No queremos tener que ponernos a levear como si estuviéramos jugando a uno de los Final Fantasy más clásicos donde nos tirábamos días y días participando en batallas solo para subir nivel. Eso es aburrido.

La gran diferencia con World of Warcraft es que en el juego de Blizzard si sigues la historia y la rama de misiones en su respectivo orden, nunca tendrás problemas con el nivel. El juego está diseñado para ser coherente y ofrecer un desarrollo equilibrado. De esta manera no nos sentimos como si estuviéramos perdiendo el tiempo, sino que progresamos por el juego a modo de aventura y vamos ganando experiencia de manera equilibrada. Lo podemos comprobar con el sistema de expansiones, puesto que cada vez que acabamos una expansión ya tenemos el nivel suficiente para saltar a la siguiente. Garantizar eso es algo que no todos los creadores de juegos MMORPG pueden hacer y eso le aporta a WoW un toque de valor añadido.

7. World of Warcraft perdura

El juego de Blizzard nació en el año 2004 y todavía hoy sigue siendo uno de los líderes claros del mercado MMORPG. No se ha detenido en ningún momento, sino que ha seguido creciendo. World of Warcraft se ha convertido en un elemento que se ha asentado bien en la cultura de los videojuegos, incluso llegando a personas que hasta entonces nunca habían probado un juego. Con el paso de los años ha seguido recibiendo grandes expansiones que han alargado la historia y la jugabilidad. En todas se han introducido novedades de distintos estilos, más tramos de aventura y novedades jugables que han rodeado todo el entorno del juego. Y como decíamos, esta progresión sigue muy activa, siendo una buena demostración de ello que en este año 2016 llega Legion.


Por ahora después del juego original se han lanzado las siguientes expansiones: The Burning Crusade, Wrath of the Lich King, Cataclysm, Mists of Pandaria y Warlords of Draenor. Todas las expansiones han estado rodeadas de gran fama y eventos de repercusión internacional. Y con sus lanzamientos se produce siempre un aumento de jugadores, así como el retorno de usuarios veteranos que dejaron de abonar su suscripción debido a que habían terminado todo el contenido general previo.

8. Soporte multiplataforma

No es nada frecuente que las empresas tengan en cuenta la posibilidad de que los usuarios puedan combinar el uso del juego en PC o Mac. Pero Blizzard es consciente de que nunca se sabe con qué tipo de ordenador vamos a terminar. Al fin y al cabo, ya sabéis que es bastante frecuente que usuarios que toda la vida han tenido equipos PC acaben dando el salto a un Mac de Apple debido a que a cierta edad comienzan a buscar otro tipo de ordenador. Por eso lo que ocurre con World of Warcraft es que se trata de un juego multiplataforma que podemos utilizar con nuestro perfil en un sistema u otro. Así que si lleváis 10 años jugando a WoW en PC y queréis pasar a Mac no vais a tener ningún problema de hacerlo manteniendo vuestra cuenta de usuario, personaje y progresión.

9. Contenido para dar y tomar

Otra de las grandes ventajas de World of Warcraft es la enorme cantidad de contenido que proporciona a los jugadores. Contenido que está integrado en el juego y para el cual no es necesario acabar pasando por caja. Si bien hay algunos complementos que sí requieren que utilicemos dinero real, como monturas exclusivas o mascotas, el gran porcentaje de los elementos del juego se pueden conseguir por medio de uso de oro virtual que podemos conseguir simplemente jugando. Esto es totalmente distinto a la filosofía de los free to play, donde nos presionan de manera excesiva para que gastemos dinero real si queremos personalizar un poco al personaje, comprar monturas chulas o hacernos con otro tipo de contenidos. En World of Warcraft nuestro sudor y esfuerzo será todo lo que necesitaremos para tener el personaje tal y como lo deseamos, así como sus objetos más preciados.

Las monturas, mascotas y otros elementos que sí están a la venta con dinero real son meramente adicionales y forman un mínimo porcentaje del total de objetos disponibles. Además, hay algunos momentos del año en los que se nos dan facilidades para comprarlos, como Navidad, o incluso en ocasiones específicas se crean campañas solidarias en las que con nuestro apoyo estaremos ayudando a una buena causa.

También disponemos gratis de espacios para crear tantos personajes como queramos. En los free to play es habitual que, como mucho, tengamos dos o tres huecos (si tenemos suerte). A Blizzard le gusta que te crees nuevos personajes, porque significará que Azeroth esté más cubierto de personajes en busca de aventuras. Además, hay historias distintas para cada una de las razas, así que será recomendable que las probemos y exploremos todas las opciones. Por otro lado, este es uno de esos MMORPGs donde no sentimos la necesidad de mantenernos con un solo héroe para siempre. La mayor parte de los jugadores hardcore dispone de varios personajes (o incluso 8 en algunos casos). El motivo de ello es no solo descubrir las historias, sino también tener la posibilidad de probar el estilo de juego de cada personaje, así como de las diferentes clases disponibles. Unas os gustarán más que otras, pero os lo pasaréis genial haciéndolo. Otra cosa que nos dan gratis es el cambio de apariencia, del cual podemos sacar provecho en las peluquerías que hay en las grandes ciudades.


Este apartado está siendo muy largo, somos conscientes. Pero hay mucho que decir. Por ejemplo, que en World of Warcraft no vais a tener problemas de conexión. Los servidores funcionan de manera perfecta la mayor parte del tiempo. Salvo cuando se lanza una nueva expansión, cuando es lógico y esperable que algo falle (siempre ocurre, ya es una tradición…), en los demás momentos no tendréis ningún problema para jugar sin sufrir ningún problema. Esto es algo totalmente opuesto a los free to play, en los que es muy frecuente que los servidores se desconecten, que nos tiren y que muramos debido a ello mientras estábamos en situaciones peliagudas. Esta estabilidad se paga, pero está muy bien pagada en combinación con los demás incentivos que propone el juego a los usuarios suscritos.

Siguiendo con las características, nos encanta el sistema de mazmorras. No es que no seamos sociales, pero en los free to play hay que hacer mil virguerías para tener la oportunidad de poder meternos en una mazmorra acompañados de otros jugadores. En World of Warcraft el sistema es muy automático y todo fluye de manera eficaz dependiendo de cuáles sean nuestras necesidades concretas. Por otro lado, el tipo de jugador que encontraremos en las mazmorras del juego es bastante inteligente, no sufriendo ese tipo de situaciones absurdas en las que nos vemos en algunos dungeons de otros juegos (como que haya gente haciendo el tonto o provocando aggro cuando no debe). Las mazmorras en el juego de Blizzard suelen ir como la seda.

10. Varios juegos en uno mismo

World of Warcraft también permite que los usuarios disfruten de una experiencia de todo tipo de estilos donde lo de hacer misiones, explorar y luchar no es lo fundamental. Por ejemplo, tenemos las batallas de mascotas y la caza y cría de las mismas. El sistema nos recuerda a juegos del estilo de Pokémon y es totalmente adictivo. Los jugadores irán capturando mascotas, entrenándolas y enfrentándolas. Para los jugadores completistas, aquellos que desean tener todos los logros del juego, será imprescindible ponerse manos a la obra para que su papel como entrenador de mascotas alcance un alto rendimiento. En nuestro caso nos hemos visto sorprendidos en algunos casos pasando horas con las mascotas y olvidándonos del juego real propiamente dicho.

Además, el MMORPG de Blizzard tiene otros incentivos que aportan dinamismo al desarrollo de la partida. Por ejemplo, una de las grandes sorpresas del juego viene en el momento en el cual nos encontramos disfrutando de una versión reducida de Plantas contra Zombies. ¿En qué pensaban los señores de Blizzard? Es realmente alocado. Y luego podemos ganar una planta como mascota para que nos acompañe a lo largo de nuestras aventuras.

A esto hay que sumarle los cientos de addons que podemos instalar para que nuestro paseo por Azeroth sea un poco más sencillo. Blizzard ha dado su sello de aprobación a muchos de estos addons que podemos instalar con facilidad desde la red. Algunos son absolutamente innecesarios, pero a otros les tenemos que otorgar el título de imprescindibles. Por ejemplo, el addon que nos permite tener acceso al sistema de coordenadas será muy importante. También nos vendrá muy bien el addon que nos detecta los jefes especiales cuando estamos moviéndonos por los escenarios. Además, hay otros addons muy variados que nos aportan mejoras adicionales como estas.


Hablemos también de la ciudadela. ¿Conocéis los juegos de gestión? Esos clásicos títulos de estrategia y simulación donde lo que hacemos es administrar una ciudad. Han existido durante años y gozan de una gran popularidad en el mercado. Comenzaron triunfando en PC y posteriormente fueron extiendo su fama en dispositivos móviles. Ahora son una afición de gran adicción para millones de personas en todo el mundo. Motivo por el cual no nos sorprende nada que Blizzard introdujera esta característica en la forma de la Ciudadela con motivo de la expansión Warlords of Draenor.

Al llegar a nuestra ciudadela nos encontramos con un terreno esperando a ser explotado por nuestra habilidad para la gestión. Tenemos una serie de unidades, civiles, soldados y constructores que harán todo lo posible para cumplir nuestras órdenes y directrices a rajatabla. Podremos relacionarnos con ellos para recibir un poco de apoyo sobre cómo actuar. Habrá que elegir qué construcciones instalamos en el espacio que disponemos en nuestra ciudadela. Podemos poner cuadras, talleres y otros edificios que tienen una serie de objetivos determinados. Estos objetivos están enfocados a que nuestro progreso en World of Warcraft sea más satisfactorio.

Con  la ciudadela y con estos negocios que construimos es importante tener en cuenta que todo cambia respecto a las profesiones de los personajes. Muchas de ellas ya no son tan necesarias, porque su servicio y tipo de producto de creación lo tenemos disponible en las propias instalaciones de la ciudadela (si las hemos creado). Además, hay otras ventajas de las que nos beneficiamos con estas construcciones, todas ellas o al menos su mayoría relacionadas con nuestro periplo por Draenor. Podremos, por ejemplo, tener capacidad para esquivar mejor cuando nos encontramos en montura o para resistir las caídas. Hay muchos efectos positivos de los que podemos sacar partido y esto nos proporciona un punto de interés adicional en la elaboración de nuestra ciudadela.

No falta la oportunidad de enviar a nuestros líderes, personajes que nos han dado su apoyo a lo largo de la historia de la expansión, en misiones que nos repercutirán con objetos valiosos. Antes de enviarlos podremos conocer el porcentaje de éxito, para que así mandemos solo a quienes tienen la oportunidad de cerrar estos viajes con un buen resultado. Y en determinados momentos la ciudadela se verá asediada por el ejército rival, lo que hará que tengamos que luchar con decenas de enemigos que se introducirán en nuestras tierras para derrotarnos. Estos combates serán frenéticos y no solo habrá que derrotar a los rivales, sino también curar y dar a poyo a nuestros aliados. La diversión que proporciona la ciudadela es un excelente añadido para el juego.

Y en último lugar, aunque no es un minijuego ni nada parecido, a nosotros nos encanta recorrer Azeroth en busca de curiosidades, guiños y referencias. Los desarrolladores de Blizzard son tan frikis que incorporan referencias prácticamente a todo lo que os podáis imaginar. Hay referencias a actores, películas, cómics, series de televisión, otros juegos, elementos de la cultura popular y vete a saber qué más, porque siempre se descubre algo nuevo. Hasta gestaron la incorporación de un personaje a modo de homenaje para el difunto actor Robin Williams, que era un jugador habitual de World of Warcraft y quedó inmortalizado en una de las últimas ampliaciones.

¿Conclusiones?

Por estos 10 motivos, que posiblemente sean 15 si los analizamos bien, podemos concluir que World of Warcraft es el mejor MMORPG y un título mucho más recomendable que, por ejemplo, cualquier free to play. ¿Vale la pena pagar la suscripción? Nosotros la pagamos con los ojos cerrados y estamos muy satisfechos de hacerlo, porque la diversión es interminable y siempre tenemos nuevas formas de pasarlo bien en Azeroth.

La gran noticia es que desde hace bastante tiempo World of Warcraft se ha abierto al mundo para que cualquier persona pueda probarlo en una versión un poco reducida y en la cual solo podemos subir hasta nivel 20. Esta versión a modo de prueba es esencial si lo que queréis es comprobar por vosotros mismos si todo lo que os hemos dicho es real o si estamos exagerando (qué va, pero para que lo veáis claro). Una vez alcancéis el nivel 20 el juego os pedirá que os hagáis con una suscripción para poder seguir jugando. Hay distintos planes por los que optar en este sentido.

Podéis adquirir una mensualidad, suscribiros de manera permanente u optar por distintos plazos de tiempo. Con el juego, que ha avanzado con el paso de los años y las expansiones, tendréis diversión para mucho tiempo, pero quizá os interese dividir las sesiones de partida en distintos meses. Por eso os vendrá bien que exista flexibilidad en la adquisición de las cuotas. Hasta podéis ir a una tienda y comprar tarjetas de prepago que se venden en formato físico y que luego podéis canjear con total comodidad en casa.

Vía: World of Warcraft

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 2
Loading ... Loading ...