Presentado un pato robot que ayudará a los niños con cáncer

Durante el CES 2018 se han podido ver muchos robots, pero el pato Aflac ha sido uno de los que más aplausos han recibido.

pato robot

De todos los robots que pueden verse anualmente en CES, la feria de la tecnología en Las Vegas, el pato Aflac fue uno de los grandes protagonistas en la edición de 2018. Se trata de un prototipo pensado para ayudar a los niños con cáncer.

Aflac es una compañía de seguros que en 2000 lanzó una campaña publicitaria en la que aparecía un pato blanco. Su gran éxito causó que el animal se convirtiese en la imagen más visible de la empresa, adoptando también su nombre. Ahora, da vida a My Special Aflac Duck, un robot que trata de hacer más sencilla la lucha contra el cáncer para los niños.

El proyecto nace después de que Aflac contactase con Sproutel, quien había desarrollado con anterioridad El Oso Jerry, un robot para ayudar a los niños con diabetes tipo 1. Tras haber invertido más de 100 millones de euros en la lucha contra el cáncer infantil, la compañía de seguros quería ir un paso más allá con este proyecto.

Para el nacimiento del pato Aflac, Sproutel ha pasado un año estudiando cómo afrontan el cáncer y la quimioterapia los niños, sus familias y los profesionales que les atienden. Toda esa información ha permitido desarrollar la inteligencia artificial de My Special Aflac Duck, considerado mitad robot y mitad producto sanitario.

El robot cuenta un micrófono, un sensor de luz y reacciona al tacto. A partir de ahí puede adaptarse a diferentes situaciones y reconocer los estímulos hacia él. Sus movimientos tratan de ser lo más naturales posibles, imitando incluso la respiración de un pato real, con los latidos del corazón simulados y perceptibles. Reacciona incluso a gestos como caricias.

El pato es resistente al agua y a las sesiones de quimioterapia, por lo que los niños pueden llevarlos con ellos en cualquier momento. También puede ser alimentado. En su pecho cuenta con un sensor que funciona con diferentes emoticonos, los cuales pueden ser usados por los niños para marcar el estado de ánimo de Aflac, como felicidad, tristeza, asombro, malestar… El pato reaccionará en consecuencia, lo cual puede ser de ayuda si se trata de un reflejo del estado del paciente. Este sensor también cuenta con un catéter central de inserción periférica, lo que permite simular que el pato está recibiendo el mismo tratamiento de quimioterapia que el niño. My Special Aflac Duck sale a la venta con un precio de 170 euros, aunque la compañía aseguradora lo donará gratuitamente a todos los niños con cáncer que lo soliciten.

Vía: Aflac

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...