Humanos artificiales, sin cuerpo, pero con emociones

Una empresa ha creado lo que denominan como una nueva especie, seres inteligentes capaces de tener emociones.

Humanos artificiales, sin cuerpo pero con escala real

Futuro, robots, IA… suena cerca, pero lejos. El cine nos ha hecho imaginar tiempos peligrosos en los que los robots ganen conciencia y quieran enfrentarse a los humanos. Y algunos de los máximos especialistas del sector han dejado claro por activa y por pasiva que no cruzarán la línea tal y como Stephen Hawking dijo que no hicieran en una de las últimas ocasiones en las que habló de este tipo de temas. Pero aún así, siguen quedando puertas abiertas en relación a lo que podemos esperar de la robótica para los próximos años.

Por supuesto, esta tecnología ha estado presente en el CES 2020, donde varias empresas han presentado sus avances y sus ideas. Una de ellas es Neon, que hablando con la prensa ha explicado qué es lo que se puede esperar de sus humanos artificiales, unas personas virtuales que son denominadas como «neons». ¿Y quizá comenzar por ponerles nombre se trate de un error que algún día saldrá a colación como una de las malas decisiones tomadas por la empresa? Esperemos que los neons nunca se vuelvan contra la humanidad. De momento parece que no será posible.

Conocemos a los neons en pantallas. Les vemos como personas, sonrientes, encantados de ayudar y de hablar. No son reales, son inteligencias artificiales programadas con distintos parámetros de comportamiento. Pero mucho ojo: se parecen a nosotros y son capaces de mostrar emociones e inteligencia. Eso da miedo.

Da miedo porque es exactamente lo que se había avisado que no se debería hacer: darle emociones y un comportamiento humano a las entidades robóticas. Desde Neon los responsables del proyecto se explican de una manera muy sencilla: sus neons no tienen cuerpo físico. Lo único que tienen es una presencia virtual y lo máximo que está previsto como plan de futuro es llegar a desarrollar un sistema con el cual llegaremos a ver a los neons a nuestro lado, pero en forma de holograma, de manera que nunca nos podrían tocar. Pero a nosotros nos hace pensar que si se ha llegado al punto de hacerlos inteligentes y de mostrar emociones, ¿de verdad será tan complicado introducir ese humano artificial en un cuerpo?

Porque no hablamos de ellos, sino de otras personas. Al fin y al cabo, hay miles de investigadores, expertos, científicos y maestros de la robótica que seguro que podrían volcar los datos en algún tipo de cuerpo físico y hacer que estos humanos articiales, los neons, ya tengan cuerpo. A nosotros eso es lo que nos preocupa, porque aunque suene peliculero y de ciencia ficción, es posible que ocurra. Tenemos que pensar que una empresa ya es capaz de crear asistentes humanos virtuales que tienen emociones y capacidad de inteligencia. Eso parece lo más complicado e improbable, mientras que lo demás nos da la sensación de que es una simple consecuencia de haber llegado tan lejos. Alguien llegará un día en el que pensará «¿y por qué no lo pongo en un cuerpo?».

NEON_Lineup_D

Los creadores de la tecnología «se excusan» de mil maneras. Al menos a nosotros nos parece que están buscando la manera de justificarse y de que no entremos en pánico por la guerra con los robots. Dicen que no debemos considerar a los neons como asistentes inteligentes que lo saben absolutamente todo. Tampoco quieren que se usen con ellos las definiciones de «copias de los humanos reales», «sustitutos» o «androides». En lugar de ello quieren que pensemos que se trata de una tecnología capaz de tener conversaciones y actuar como humanos reales. Y cuando dan esa definición en lo único que nosotros pensamos es en la locura de todo lo que veníamos pensando antes, todo aquello en lo que ellos no quieren que pensemos.

Pero por si eso fuera poco, en Neon van un poco más lejos y dicen que los neons tienen capacidad para crear memorias a su alrededor y conseguir poco a poco aprender nuevas habilidades. ¿Nos lo tienen que decir de otra manera? A nosotros nos parecen humanos, sin más. Comentan también que estos neons podrán ser programados para dar soporte a los humanos reales en aspectos en los que se necesita algún proceso de interacción física. Por si nos planteamos qué tipo de tareas-trabajos pueden hacer estos humanos, la empresa menciona que pueden ser profesores, consejeros financieros, presentadores de televisión, portavoces de compañías o incluso actores. Y por algún extraño motivo, al decir todo esto no piensan que nos vamos a escandalizar un preocupar aunque sea un poquito. Pero a nosotros se nos pasan todo tipo de ideas locas por la cabeza.

La situación es más preocupante cuando oímos a Pranav Mistry, el CEO de Neon, porque llega a la barbaridad de decir que los neons son «una nueva especie». Y no entraremos en temas filosóficos, religiosos ni de ese tipo de estilos, pero nos parecen muy salidas de onda las palabras del ejecutivo. El CEO «Son entidades virtuales que se parecen y actúan como nosotros. Nos proporciona un punto de unión entre nuestro mundo y el mundo digital. Claramente puedes decir que no son un asistente inteligente».

El proyecto es ambicioso. El CEO afirma que los neons pueden ir a cualquier lugar que vaya el humano, dado que pueden estar de inmediato en la pantalla del móvil, en el ordenador, en una televisión… y en el futuro podrán tener presencia holográfica. Se pueden convertir en nuestro mejor amigo y compañero de juegos. Todos comienzan de momento teniendo parecido humano a personas reales, pero aseguran que cada neon es distinto a los demás y que tiene una serie de cualidades y características únicas que están implementadas con su tecnología Core R3. Cada neon es distinto en la forma en la que aprende, en cómo actúa o en cómo habla.

xNEON_Lineup_B.jpg.pagespeed.ic.HQf-ilTNTF

Los neon crearán un vínculo personal y privado con las personas. Aprenderán de su contacto con los usuarios, entenderán mejor sus emociones y aprenderán cuándo y cómo hacerles sonreír. La información de sus vivencias quedará limitada a la relación entre el neon y la persona, por lo que será privada. Los neon no estarán conectados entre sí, por lo que si tenemos una conversación con uno, por mucho que hablemos con otro neon este no sabrá de lo que hemos hablado con el anterior. La referencia a «son como las personas» se repite escandalosamente en palabras de Pranav Mistry y también menciona que los neon no tendrán todas las habilidades y conocimientos.

Es decir, habrá distintos neon y cada uno de ellos contará con unas habilidades o experiencia. No podremos tener un neon con el que lo hagamos todo, sino que necesitaremos el apoyo del neon determinado dependiendo de qué es lo que estemos haciendo o necesitemos. Si queremos irnos de viaje a otro país, necesitaremos el neon que hable ese idioma, y si necesitamos un neon que programe software, será ese el que debamos contratar.

Para terminar, lo primero es saber que el software que les dará emociones a los neon, todavía está desarrollándose y necesita tiempo, y por otro lado, se confirma, al menos de momento, que el objetivo no es vender los neon. Lo que hará Neon será ofrecer suscripciones a los neon, principalmente a empresas que requieran sus servicios. Pero suponemos que antes o después nos encontraremos con la relación de amor entre un neon y una persona y todo tipo de sucesos similares por mucho que su acceso esté limitado a una suscripción.

Vía: Neon

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...