Una niña de 10 años muere por un reto de TikTok

Otra muerte que se acumula debido a los challenge, en esta ocasión a uno que está circulando por la app de vídeos TikTok.

Los peligros que genera una aplicación como TikTok van más allá de crear un nivel de adicción sin precedentes entre los más pequeños. Desde Italia llega la noticia de la muerte de una niña de 10 años mientras estaba haciendo uno de los típicos retos (challenges) que circulan a través de esta plataforma de vídeos cortos. Y lo peor de todo es que no se trata de la primera vez en la que ocurre algo así, sino que ya son varios los incidentes a lo largo y ancho del mundo que han demostrado lo peligroso que es que los niños usen este tipo de apps sin que exista una sólida supervisión por parte de los padres.

A nuestro modo de verlo, TikTok representa todo lo malo que se le puede sacar a Internet. Esto, que suena a bomba, se puede justificar con facilidad. Los vídeos cortos que reúne TikTok crean adicción no solo en los más pequeños, sino también en los adultos. Podemos pasarnos horas viendo vídeos, deslizando el dedo en los que no nos parecen interesantes y pasando el rato de manera absolutamente absurda sin hacer nada de provecho.

El problema de estos vídeos de escasos segundos es que acostumbran a nuestro cerebro a necesitar un estímulo constante en breves periodos de tiempo. O dicho de otra manera: reducen nuestro nivel de paciencia al mínimo y nos hacen más exigentes, así como menos dados a la concentración.

Dejar que un niño se habitúe a consumir TikTok de manera diaria es condenarle a que no sea capaz de mantener la concentración viendo una película de 1 o 2 horas de duración. Con anterioridad tuvimos una batalla similar con YouTube, pero el drama era inferior a la vista de que en la plataforma de vídeo de Google los vídeos suelen ser largos (aunque muchos niños se acostumbraban a dar saltos en las grabaciones para avanzar con más rapidez y así poder irse al siguiente vídeo y continuar con esa interminable sesión de vídeo tras vídeo). Con TikTok los escasos segundos de vídeo destruyen cualquier capacidad del niño para concentrarse. Y hablamos de cómo las perjudicadas son las películas, pero los niños perderán la fuerza de concentración para todo, lo que acabará afectando a sus estudios, a sus relaciones personales y a todo lo que hagan.

Otro de los problemas de TikTok es la información que llega a los niños. Los más pequeños se lo creen todo y esta plataforma está plagada de vídeos trucados, modificados y que juegan con lo que ellos saben o creen. Se les engaña con facilidad y todo lo que aprenden en los vídeos lo terminan trasladando a su vida. Seguro que, si sois padres, habéis sufrido ver cómo vuestro hijo trata de hacer alguno de esos experimentos locos que ha visto en TikTok y que son, a todas luces, imposibles de finalizar. También se les da información nociva y falsa, llegando a convertirse en una influencia muy negativa que competirá con lo que los niños aprenderán en el colegio. Porque para ellos, TikTok es algo chulo, guay, algo que pueden creer y que les transmite buenas sensaciones.

El último problema es lo que nos pone en la noticia de la niña italiana: los challenges. Hay que pensar que TikTok es una plataforma para adultos, pero que la usan niños. Ese es un problema. Los contenidos, los vídeos, todo, está generado por adultos o adultos jóvenes, en muchos de los casos siendo conscientes de que su público van a ser niños. Con anterioridad ha ocurrido en YouTube, donde las estadísticas dejan claro que gran parte de las visualizaciones de los youtuber más famosos vienen de la mano de niños. Los challenge son retos que crean estos usuarios y que plantean para que otras personas los repitan, que se graben haciéndolos y que así se hagan más famosos.

Muchos de esos challenge son arriesgados y peligrosos. La noticia de la niña italiana nos recuerda a otros casos similares. En esta ocasión se encontró con el reto conocido como Blackout challenge, que implicaba quedarse sin respiración el máximo tiempo posible para ver quién podía aguantar más. El reto implicaba el uso de un cinturón que se tenía que poner alrededor del cuello. ¿Cómo alguien puede plantear este tipo de reto? ¿Cómo no se ha detenido a la persona que tuvo la idea original? ¿Cómo puede ser que TikTok no tenga un equipo que revisa todas las publicaciones que se realizan? ¿No se dan cuenta de que hay niños usando la plataforma y creyéndose todo lo que ven de aquellas personas a las que consideran sus ídolos?

Da rabia ver cómo se pierden vidas y cómo el uso de una aplicación como esta pasa factura tanto al día a día de los niños, a su desarrollo y crecimiento. Si sois padres, os pedimos que tengáis en cuenta la importancia de supervisar más la actividad de vuestros hijos y lo que hacen habitualmente cuando tienen el móvil.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...