Netflix está triunfando, ¿pero debería olvidar el miedo?

La cifra de suscriptores de Netflix ha aumentado de manera considerable y la empresa pasa por un muy buen momento.

Netflix triunfa

Durante las últimas horas se ha hablado mucho acerca de cómo Netflix ha conseguido un hito importante, dado que actualmente ya tiene 137,1 millones de suscriptores sumando los clientes del mundo entero. La situación es muy positiva y remarca que la plataforma de cine y vídeo en streaming no podía estar pasando por un mejor momento. Eso ha llevado a que los medios indiquen que “el miedo desaparece” y que ya no hay preocupación en las oficinas de Netflix. ¿Pero es lo más adecuado?

En las oficinas de la plataforma están contentos porque los suscriptores de Estados Unidos son casi del doble de los que habían esperado tener para estas fechas. Y se dice que en el próximo ejercicio fiscal los resultados serán aún mejores. Podría ocurrir, pero nosotros llevamos un tiempo diciendo que Netflix se debería preparar para la caída en picado, porque terminará llegando en cuanto tenga una competencia de solidez.

No nos engañemos, ahora mismo ni HBO ni Amazon Prime Video son competidores de peso. Hacen lo que pueden a lo suyo y tienen un buen repertorio de programas, pero les falta el gancho de Netflix para llegar a una gran cantidad de usuarios. Eso es algo que sí tendrá la plataforma de Disney que llegará en 2019 y que es lo que creemos que puede crear una situación sensiblemente negativa en las oficinas de Netflix.

Ahora Netflix está en un buen momento porque no solo suma muchos más suscriptores de los esperados, sino que además están ganando premios por sus creaciones. En los Emmy, por ejemplo, consiguieron una enorme cantidad de premios y se pusieron al nivel de HBO, que es una empresa mucho más veterana en lo de la televisión. ¿Pero este contenido tan laureado y premiado es el que quieren ver los suscriptores de Netflix?

En los últimos meses en nuestro caso concreto, totalmente personal, hemos visto cómo la programación de Netflix cambiaba un poco de estilo. Hemos pasado de muchas series de palomitas, entretenidas, de desconexión y de entretenimiento puro y duro, a producciones más sesudas, lentas, pesadas, aunque eso sí, muy bien rodadas, inmersivas y de buena historia. La pregunta es si ese cambio estará a la altura de lo que quiere el grueso de suscriptores de Netflix. Nadie olvida el éxito que tuvo en la pasada Navidad el estreno de Bright, la película protagonizada por Will Smith, por mucho que su historia fuera de típico Blockbuster sin mucho más de donde rascar. En comparación a este film, muchas de las obras más profundas de Netflix, de las que más se recomiendan por ser trending, acaban con menos reproducciones de las que se podría imaginar.

Bright Netflix

Por otro lado tenemos el fenómeno Marvel. Decir que Marvel no ha sido una de las grandes responsables del éxito de Netflix sería esconder la verdad. Nadie apostaba nada por Netflix hasta que todos quisimos ver la primera temporada de Daredevil. Hicimos uso de ese mes gratis y luego nos quedamos. ¿Los motivos? había más Marvel en camino. Más Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage, Iron Fist, The Punisher… personajes de Marvel enlazados con las películas de Hollywood, por mucho que los enlaces sean de tienda de 1 euro. Esas series comienzan a entrar en un proceso de decadencia por muchos motivos. El primero de ellos: que el concepto de serie Marvel de Netflix se ha quemado. Demasiada oscuridad, historias muy repetitivas, pocas sorpresas, los mismos episodios una y otra vez aunque no queramos reconocerlo. Hay distintas series con distintos personajes, pero todas acaban siendo lo mismo con elementos personalizados.

Netflix ya ha dado el hachazo a Iron Fist, que no tendrá más de dos temporadas. La serie era mala, hay que reconocerlo. No tanto por lo odioso del protagonista, que acaba siendo simpático, sino por su coprotagonista, que termina teniendo más tiempo en pantalla que el propio Puño de Hierro. Malas decisiones llevan a que nos cansemos de ver a los héroes de Marvel en Netflix. No nos cansamos tanto de las películas de Marvel en Netflix, pero desgraciadamente desaparecerán en 2019 porque se las llevará la plataforma de Disney. También desaparecerán otros contenidos. AT&T ha anunciado recientemente su propio sistema tipo Netflix y con este se irán contenidos que ahora tienen licenciados a Netflix, como por ejemplo la serie de televisión Friends.

Si quitamos todas las series de Disney, las de Fox, que se irán con Disney antes o después, las películas de Marvel, las películas y series de Star Wars, las series que se lleve AT&T y otros elementos, nos quedará una programación escueta. Ahora mismo el titular “original de Netflix” no tiene tanto valor como antaño, porque se crean tantas series y películas que el nivel de calidad está bajando de forma notoria. Incluso los mejores actores de comedia de Hollywood en la actualidad, como el genial Adam Sandler, están haciendo unos bodrios importantes bajo nómina de Netflix. Y no hablemos de Desencantada, la serie de Matt Groening, creador de Los Simpson, porque el nivel de decepción sufrido con ella ha sido enorme.

La noticia de los suscriptores es buena, pero mucho cuidado porque en 2019 llegarán curvas. Nosotros mantenemos nuestra suscripción con el servicio, no os vamos a engañar, pero ya veremos el próximo año.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...