Los sistemas operativos móviles más condenados

Hacemos un repaso por las plataformas móviles que están condenadas y que menos posibilidades tienen de sobrevivir.

movil

En un mercado que se encuentra dominado por Android como plataforma más habitual, es frecuente encontrarnos ante casos de sistemas operativos que intentan plantar cara y abrirse camino. Por desgracia, la mayoría de estas plataformas terminan pasando a segundo plano y siendo olvidadas salvo por algunos fieles usuarios que creen que algún día todo cambiará. Pero no lo hace, no cambia. Android sigue siendo el sistema líder y solo iOS, que está totalmente a su aire con el iPhone, consigue hacerle algo la competencia en el mercado (al menos en importancia, no así en volumen de instalaciones, como resulta lógico).

BlackBerry OS

Vamos con un primer gancho de los que dejan a los boxeadores aturdidos y con ganas de tirarse a la lona. Hablamos de BlackBerry OS, plataforma que ha visto mejores momentos y que podemos decir que está condenadísima. En el pasado muchas personas, miles de ellas, usaban los móviles de BlackBerry. Eran muy seguros y además tenían el teclado, lo que les aportaba una mayor utilidad. Varios escándalos en términos de rendimiento y seguridad, además de la evolución del mercado, que ya no quiere teclados, han hecho que los BlackBerry sean olvidados.


Su sistema operativo no ha podido mantener el tipo y en las últimas actualizaciones se ha encontrado con una situación dura y problemática. El resultado era que el sistema era bastante interesante en algunas facetas, pero que no había nadie que lo utilizara, porque los móviles BlackBerry no se estaban vendiendo apenas. Y faltando el apoyo de la comunidad era imposible que BlackBerry OS alcanzara un buen resultado. Hoy día es una especie en peligro de extinción desde que la empresa decidiera fabricar móviles con Android.

Y así termina la leyenda de BlackBerry OS, plataforma a la que le quedan dos telediarios como podéis imaginaros después de los últimos acontecimientos. La buena noticia que se puede sacar en claro es que muchas de las funciones de esta plataforma están volcándose en la versión modificada de Android que utiliza su empresa, así que al menos todos los progresos realizados por BlackBerry no van a terminar desapareciendo sin más.

Firefox OS

Si Google se pasó al mercado de los navegadores web con Chrome, no había nadie que dijera que Firefox no pudiera realizar un camino opuesto al pasar de los navegadores a los sistemas operativos. Pero aunque se invirtieron muchos recursos en el proceso, los resultados no estuvieron, ni de lejos, a la altura de las circunstancias. Mozilla se encontró con el habitual problema que persigue a las nuevas plataformas operativas: la falta de apoyo.

El sistema operativo se volcó en todo tipo de móviles de gama baja, siendo una buena forma de introducirse en las vidas de los usuarios. Hubo promociones con teleoperadoras y fabricantes (como ZTE) que trabajaron en conjunto para conseguir que Firefox OS llegara a los usuarios. Pero cuando esto ocurrió el público se encontró con una plataforma a medias. No solo el rendimiento no era el adecuado, sino que además faltaban servicios básicos. ¿A quién se le ocurría comenzar una gran estrategia comercial en nuestro país sin que Firefox OS tuviera acceso a las apps más básicas del mercado en cuanto a mensajería? Era una decisión totalmente absurda.

Lo que ocurrió es que miles de personas estrenaron un móvil con Firefox OS y miles que escribieron auténticas barbaridades y críticas muy duras en la red. La imagen de la plataforma se empobreció porque nadie quería seguir confiando en ella. Se dejaron de ver móviles con este sistema cargado y todo volvió a ser de nuevo un mercado dominado por Android. Con el paso de los meses fue la propia creadora de Firefox OS quien tomó la decisión de abandonar el sistema a la vista de que no habían conseguido alcanzar sus objetivos.

Windows Phone

Si os somos muy sinceros, a estas alturas pensábamos que la plataforma móvil de Windows ya estaría enterrada como tantas otras que han intentado hacer algo parecido. Pero Microsoft está dando el callo de una manera que no se podía ni imaginar. Están cubriendo la plataforma en sus aspectos más deficientes para que se refuercen las características positivas y que poco a poco se vayan sumando cada vez más personas y dispositivos al uso de este sistema. Nos ha sorprendido ver cómo a base de cabezonería Microsoft ha logrado darle cierta relevancia en el mercado a Windows Phone. La llegada de Windows 10 ha tenido mucho que ver y va a ser algo sobre lo cual se sustente el futuro del sistema operativo.

Como le ha ocurrido a Firefox OS, uno de los problemas de Windows Phone es que no cuenta para muchas de las desarrolladoras de aplicaciones. No hay interés en lanzar algunas apps en móviles, porque hay tan pocos usuarios con este sistema que no se rentabilizará el esfuerzo invertido. Pero si no hay apps, tampoco habrá usuarios, así que es la constante serpiente que se muerde así misma la cola. No obstante, como decimos, el problema está siendo menor que en otros casos porque Microsoft está presionando de lo lindo a los desarrolladores y fabricantes.

Si cada vez vemos más móviles y tablets con Windows posiblemente no se trate por lo bien que va el sistema (porque no es nada del otro jueves), sino por el nombre de Microsoft y las promesas de futura. En cierta manera nos decantaríamos por pensar que Windows Phone tiene el futuro asegurado, pero en cierto modo también dudamos de que lo vaya a conseguir. Estamos divididos entre pensar que pasará una cosa u otra, así que dejaremos que sea el «destino» quien determine si este sistema operativo puede crecer y mantener el tipo ante la popularidad de Android e iOS.

Otros valientes

No hemos querido escribir un bloque entero dedicado a Symbian, porque la plataforma lleva tanto tiempo en el dique seco que seguramente a muchos usuarios ni les suene. Lo cierto es que cuando WhatsApp anunció hace poco que dejaría de dar soporte a los dispositivos con Symbian lo primero que pensamos es que era una sorpresa que la app de mensajería todavía estuviera disponible en estos terminales. Es una historia que se puede dar por cerrada.

También tenemos Ubuntu, que apunta alto, pero que nos parece que será otro tropezón. Tropezón, eso sí, según cómo lo miremos. Nadie espera que Ubuntu quiera quitarle mercado a Android, sino que trata de ser un sistema que apueste por algo diferente. Si sus creadores se mantienen dentro de este rango y no tienen aspiraciones mayores que acaben siendo irreales, en ese caso suponemos que no habrá ningún tipo de problema. Pero si van a por más, a por un punto de vista más ambicioso, en ese momento ya deberían ir colocando cojines en el suelo para que el golpe sea un poco menos duro.

La lista suma y sigue, pero hoy por hoy la situación está muy clara. El mercado ha llegado a quedar dominado por Android por mucho que el sistema de Google sea absolutamente mejorable. Ahí tenemos también a iOS, pero como decíamos antes, su ambición no es la de ser el sistema operativo más usado del mundo, y sino estaría presente en más dispositivos (si esto fuera otro mundo y Apple tuviera otra filosofía).

Foto: móvil vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...