LinkedIn pierde su independencia al ser comprada por Microsoft

La red social para profesionales LinkedIn ha sido adquirida por Microsoft por más de 26 mil millones de dólares.

Compra de Microsoft

Microsoft suma y sigue con sus adquisiciones, esta vez firmando la que se trata de la operación más grande en la historia de la compañía. Y ha sido para adquirir LinkedIn, la red social para profesionales que en el pasado era la principal opción del sector, pero que no se puede obviar que ha ido perdiendo fuelle con el paso del tiempo. A medida que el valor de las acciones de LinkedIn caía también lo hacía el futuro de la compañía, anclada en asumir que el crecimiento había llegado a un momento de parada. Con la venta a Microsoft se cierra el círculo del que había sido el gran objetivo para que LinkedIn finalizara su ciclo independiente y que pudiera volar en compañía ahora de los directivos de Microsoft.

¿Es la decisión correcta?

Aquí tenemos una operación corporativa que se puede visualizar desde dos puntos de vista y diríamos que incluso desde tres. Contamos con el punto de vista de Microsoft y con el de LinkedIn. Ambas empresas están pasando por unos momentos un poco correosos. Ya os hemos comentado que en la red social para profesionales ha bajado el ritmo de crecimiento y que las acciones han reculado en los últimos tiempos, lo que ha derivado en preocupación. No es nada sorprendente, puesto que el mercado de las redes sociales está saturado, tanto el de las generales como el de las correspondientes al sector profesional. Y en un mercado saturado en el cual haya pocas ideas para innovar, las posibilidades de seguir creciendo eran reducidas. Para LinkedIn esta ha sido una buena maniobra, sobre todo porque se han metido en el bolsillo 26,2 mil millones de dólares.

En el otro punto de vista tenemos a Microsoft, que también pasa por algunos altibajos y que recientemente ha demostrado no ser capaz de gestionar la adquisición de una gran empresa (sí, nos referimos a todo el drama organizado con Nokia).

Nos parece una buena idea para Microsoft, porque tienen grandes planes alrededor de LinkedIn, pero nos preocupa que la compañía vaya a dejar pasar otra oportunidad de hacer algo grande. De momento lo que mejor han demostrado hacer es firmar cheques y despedir empleados cuando la situación se acaba descontrolando y eso no garantiza la estabilidad. La buena noticia es que con la adquisición de la red social también se llevan a sus máximos directivos y se comenta que los encuentros entre estos y Satya Nadella, máximo representante de Microsoft, han sido habituales en tiempos recientes. Eso significa que es posible que tengan muy bien pensado el plan a seguir a partir de ahora y que eso garantice que la transición de LinkedIn termine siendo una buena noticia para las dos compañías.

¿Cómo acabará la cosa?

El tercer punto de vista sería el del usuario. ¿Nos debe preocupar? En realidad, está claro que hay algunas cosas que van a cambiar en LinkedIn. Nos vamos a encontrar con una mayor presencia de Office y de las distintas herramientas de Microsoft aplicadas al entorno profesional. Imaginar algo distinto no está entre nuestras ideas, puesto que la compañía de Windows ve un claro aprovechamiento de la red social para que su software esté en manos de más profesionales. También han reconocido que ven muchas posibilidades en llevar el asistente de voz Cortana a LinkedIn para que ayude a los profesionales a realizar multitud de tareas. Un añadido que no estará nada mal y que es posible que agilice el uso de la plataforma. En cualquier caso, como decimos, no debería ser nada que nos lleve a dejar de usar LinkedIn, al menos a corto plazo.


Ya sabemos que con el paso de los años lo más probable es que LinkedIn incorpore novedades y cambios que no estarán pensados en exprimir el potencial como red social, sino que beneficiarán el rendimiento de Microsoft en otros departamentos y aspectos. A eso nos estamos acostumbrando mentalmente. Otra cosa es si en realidad nos importa tanto. ¿Qué uso hacemos de LinkedIn que pueda verse afectado? La costumbre está en conectar con otros profesionales, enviarles mensajes para iniciar una conversación y luego saltar fuera de la plataforma. Si nos permiten usar Office de una manera más dinámica quizá hasta es algo bueno, pero no va a cambiar nuestro mundo.

Lo único que nos debería preocupar es si Microsoft decidirá tirar la toalla a las primeras de cambio cuando las cosas no vayan bien. Porque si la situación de LinkedIn ya era un poco delicada en comparación a otros ejercicios suponemos que no va a ser algo que se solucione de la noche a la mañana. Será entonces cuando sabremos si LinkedIn seguirá adelante o si Microsoft desechará su supervivencia cuando le suponga un dolor de cabeza. Para eso suponemos que aún quedan, eso sí, un par de años. Así que por ahora nuestro perfil y la base de contactos que tenemos están a salvo.

Vía: Microsoft

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...