¿Hay riesgo de que el coronavirus colapse Internet?

Hay aficionados al caos y las teorías conspiratorias que dicen que Internet podría colapsar debido al coronavirus.

monitor-1307227_1280

Al estar recluidos estamos consumiendo Internet en grandes cantidades. Y eso es algo que nadie negar. Una gran parte de nuestro ocio se genera alrededor de la red y también en lo profesional dependemos de Internet para poder mantenernos conectados a la oficina. Por ello, tanto si encajamos en un perfil como en otro de confinado, lo más probable es que coincidamos en todos los casos en algo común: usamos Internet sin descanso.

Esto ha llevado a que se generen ciertos pensamientos fatalistas que hablan de lo que ocurriría si nos quedásemos sin Internet, si se provocara el colapso de la red. Estaríamos en un entorno analógico de nuevo, previo al nacimiento de la red, en un tiempo que los jóvenes no conocen y que las personas de mediana edad no quieren recordar salvo cuando se trata de tener un arrebato de nostalgia ochentera.

Si la cuarentena nos está pareciendo dura tal y como la estamos viviendo, imaginaros cómo podría ser si no tuviéramos Internet. Es cierto que seguiríamos teniendo videojuegos y ordenadores, porque eso ya existía antes de la era de la red, pero estaríamos muy limitados. Por ejemplo, si quisiéramos comprarnos un nuevo juego para la consola, no podríamos hacerlo sin salir de casa. Nada de PlayStation Store, Steam o similares bazares en los que compramos los juegos digitalmente. Tampoco podríamos pedirle a un amigo que nos prestara uno de sus juegos a cambio de uno de los nuestros. Estaríamos muy limitados.

Por supuesto, nada de Netflix, por lo que volveríamos a depender de la televisión pública. Y eso es algo que no queremos que ocurra bajo ninguno de los motivos. Podemos sobrevivir jugando una y otra vez a los mismos videojuegos, ¿pero ver la tele en abierto con sus anuncios interminables y sus programaciones absurdas? Eso ni en sueños. Netflix nos salva la vida tal y como lo está haciendo Disney Plus desde que ha debutado. La conexión a Internet también la usamos para las aplicaciones de mensajería, Skype y cualquier otro servicio similar. Si quitásemos la conexión de un plumazo, como mucho, nos quedarían los SMS. En definitiva: vivir sin Internet sería muy complicado.

laptop-3087585_1280

¿Pero qué nos hace pensar en ello? ¿qué es lo que se dice en rumores y teorías sobre lo que podría ocurrir? Aquí la cuestión, al menos una de ellas, es la estabilidad del servicio debido al incremento de la demanda. Empresas como Netflix ya se han visto obligadas a tener que reducir la calidad de imagen de los vídeos para poder ajustarse a lo que demanda la situación actual en la que se reproducen más horas de contenido de lo que se podría haber esperado. El objetivo es no saturar los servidores y que Netflix pueda seguir funcionando. Pero Netflix no es lo único que necesita un punto de apoyo.

Pongámonos en general en las conexiones a la red que se realizan y en cómo se consume el ancho de banda de forma constante. Esto estaba controlado y limitado en un día a día normal. Muchas empresas ni siquiera se conectaban a servidores externos, dado que mantenían todos sus procesos dentro de una red interna gestionada en el propio entorno corporativo. Pero con el teletrabajo es lógico que no se puede seguir trabajando en una red interna y que hay que recurrir al grueso de Internet para hacer reuniones y encuentros. Esto mismo ocurre en las universidades. Desde la de Harvard mencionan que ellos tienen una red interna muy avanzada que les permite ser autosuficientes en el día a día. Pero reconocen que ahora que cada alumno se ha marchado a su casa y que todo se está haciendo a distancia, estando algunos de los estudiantes en países muy lejanos, todos los procesos son más exigentes y de un mayor nivel de estrés para las máquinas

Además de esto, los profesionales de la red quieren recordar que por mucho que Internet parezca un sólido y robusto sistema, lo cierto es que depende de más de 400 cables de gran extensión que se encuentran en el fondo del mar y que conectan el mundo entero. A veces no nos llegamos a imaginar la complejidad de aquello que nos rodea y que, como en el caso del funcionamiento de Internet, desconocemos. Por ello algo que no deberíamos hacer es dar por hecho la disponibilidad en todo momento del acceso a la red. Y por esto mismo sería recomendable que, aunque resulte complicado, no dependamos tanto de disponer de datos o Wi-Fi para proporcionarnos diversión y encontrar algo divertido que hacer.

Hasta hace unos días todo tipo de conspiraciones sobre el futuro nos parecían ciencia ficción, pero a medida que avanza la cuarentena y que vemos que todo sigue igual, nos vamos planteando cómo terminará la situación en la que nos encontramos. Sabemos que ganaremos al virus y que posiblemente nunca nos quedemos sin Internet, pero no demos nada por sentado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...