Errores comunes al realizar búsquedas en Google

Si tenemos tiempo libre deberíamos pensar en que buscar cosas aleatorias en Google quizá no sea tan buena idea.

Buscar en Google

En la era digital en la que vivimos, donde las nuevas tecnologías se han vuelto protagonistas, es evidente que prácticamente todo lo que hacemos se lleva a cabo a través de Internet. Y dentro de la gran red, el buscador de Google se ha vuelto nuestro máximo aliado, puesto que parece ser que tiene todas las respuestas a nuestras dudas. Pero ¿estamos haciendo bien en buscar información en Google?

Es cierto que el buscador nos ayuda a obtener datos que necesitamos, pero no todas las dudas que nos van viniendo a la cabeza deben ser consultadas en Google. ¿Por qué? Hay páginas y portales que no nos dan una respuesta adecuada o incluso la información que aportan es errónea. Por este motivo debemos saber a ciencia cierta cómo es la página en la que estamos leyendo la información y sobre todo contrastar si realmente es válida. Aunque Internet es un medio beneficioso, hay momentos en los que es mejor dejarlo de lado para no caer en errores o recibir malas ideas que nos lleven a actuar de una manera equivocada.

Siguiendo con esta idea vamos a comentar algunas de esas cosas que haríamos bien en no consultar en Google, porque puede ser tan malo como leerse el prospecto de un medicamento.

Comenzamos con asuntos ilegales o criminales. Sabemos que no eres ningún psicópata y que tampoco te dedicas a hacer cosas ilegales así como así. No obstante, alguna vez nos entran esas ganas de conocer mundo y nos llaman la atención las cosas que son ilegales. ¿Qué hacemos?, rápidamente nos sentamos delante de nuestro ordenador y empezamos a investigar en Internet. Quizás nosotros pensamos que es una búsqueda inofensiva, pero lo que no sabías es que hay muchos términos y conceptos que están 100% controlados por las autoridades. Es decir, teniendo en cuenta los perfiles que se conocen de las personas que suelen cometer actos criminales o ilegales, si buscas algo parecido a ellos, puede que al final termines siendo investigado y te lleves un buen susto. La curiosidad mató al gato, ¿lo recuerdas?

Y tan problemático puede ser buscar enfermedades, en este caso para nosotros y nuestra tranquilidad mental. Es muy común cuando nos duele algo o nos sentimos mal, que empecemos a buscar como locos en Internet los síntomas de las enfermedades. Al principio nuestra búsqueda se basa en criterios generales, pero a medida que vamos leyendo la preocupación va a más porque nos empezamos a enterar de cosas que nos alarman. Esto es un grave error, porque hay que tener en cuenta que Internet no es un médico y por tanto las respuestas que encontremos no tienen porqué ser las acertadas, además de que muchas de ellas son simples experiencias y no hay que olvidar que cada persona es un mundo. En el caso de que te sientas mal y se alargue por un tiempo el problema, nuestro consejo es que dejes de lado Google y directamente pidas cita con tu médico de cabecera.

Búsquedas Google

Los insectos, otro tema tabú. Seguro que a ti tampoco te gustan los insectos, de hecho creemos que a casi nadie les gustan, y es que pueden llegar a ser bastante desagradables a la vista, a la par que peligrosos. Como somos muy curiosos, no es de extrañar que un día nos pongamos a bichear por Internet y encontremos insectos que jamás nos imaginaríamos. Es entonces cuando empieza nuestro verdadero problema, porque veremos insectos por todos lados, incluso cuando ni siquiera estén ahí. Se vuelve casi una obsesión porque hemos indagado tanto sobre estos invertebrados que ya todo nos parecerá un bicho malo. Aléjate de estas búsquedas sin sentido que tampoco te aportarán nada bueno. Como te pongas a buscar información no será raro que un día de repente te pique todo el cuerpo o que ni siquiera puedas dormir solo por el simple hecho de que tu cabeza aún está pensando en lo que ha encontrado en Google.

Volvemos a la salud para hablar de otro “bicho”, el cáncer. Otra cosa muy típica entre los internautas es buscar información sobre los diferentes tipos de cáncer que existen en la actualidad. Es cierto que está bien estar informado, pero siempre que consultemos una fuente fiable. En este apartado ocurre algo parecido con lo que te contábamos con las enfermedades comunes, como busques en Internet seguro que terminas cayendo en una depresión. Lo habitual es que en Internet te encuentres foros, chats, páginas o portales que no son 100% fiables, principalmente porque los que escriben no son expertos. Está bien que quieras conocer la opinión de las personas, pero recuerda que todo esto es una experiencia propia y que no tiene porqué pasarte a ti. Por tanto, acude al médico si crees que puedes padecer esta enfermedad, pero no llenes tu cabeza de información que no se sabe bien de qué fuente ha salido.

Los animales y su aparente peligro. Como bien sabemos, en el mundo en el que vivimos también habitan múltiples especies animales, muchas de ellas totalmente desconocidas para nosotros. Cuando queramos saber de ellas, sobre todo las que son más peligrosas, es mejor que no busquemos nada en Google, porque pueden aparecer animales que seguramente jamás nos encontremos de frente y otros que será asquerosos de ver, por lo que tampoco es cuestión de pasar un mal rato de la nada. De igual modo, algunos datos que nos aportan en Internet pueden hacer que cambiemos de opinión sobre otros animales más domésticos con los que estamos acostumbrados a convivir, por lo que déjate de animales y simplemente sigue tu vida como hasta ahora.

Google

¿Y las embarazadas? Estás embarazada y en el caso de que seas primeriza, lo normal es que no tengas ninguna experiencia y quieras saber más acerca del parto. Cómo es, si duele, cuánto tiempo puede durar, si hay complicaciones… en fin, todo lo que les gusta conocer a las mamás para tenerlo todo controlado, y no es para menos teniendo en cuenta que va a ser uno de los días más felices de su vida. Pero el deseo de ser madre se puede ver truncado si te pones a indagar por Internet sobre el parto. En este medio se dicen tantas cosas que es más que probable que en algún momento te plantees seriamente si tener un hijo o no.

La piel es una de las partes más sensibles del cuerpo y humano y suele ser de las que más sufre, motivo por el cual no es de extrañar que de vez en cuando nos salgan manchas u otras cosas raras en la dermis. Puede ser algo habitual y lo normal es que desaparezcan con el tiempo, pero no te obsesiones. Lo que te queremos decir con esto es que no empieces a buscar información en Internet. No caigas en el error. Deja pasar un tiempo y, en el caso que no desaparezcan plantéate ir a un dermatólogo para que te lo mire bien y te dé un diagnóstico acertado.

Cuántas veces te habrás preguntado si sales en Internet y has metido tu nombre en el buscador de Google. Y de repente te llevas una sorpresa. No debes preocuparte por salir en Internet, es lo habitual y la mayoría de personas tienen una huella digital, por lo que no hay que alarmarse. Aunque eso sí, si nos permites un consejo: es recomendable que evites dar demasiados datos personales en las redes sociales y páginas web. Así reservarás más tu intimidad.

Foto: Free-PhotosJESHOOTScomStartupStockPhotos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...