A GeoCities solo le quedan unos pocos meses de vida

Japón, el último país donde GeoCities seguía resistiendo, se despedirá de la comunidad en marzo de 2019.

GeoCities

El tiempo pasa, Internet cambia y el mundo tecnológico evoluciona. Quienes vimos nacer Internet en su versión de usuario ya nos hemos encontrado ante la despedida de multitud de servicios que en su momento consideramos fundamentales. Éramos niños cuando usábamos AltaVista o nos metíamos en Anipike para buscar páginas frikis relacionadas con el manga, o abríamos el Mirc32 para hablar con personas de toda España en largas sesiones de chat que hoy día han pasado a mejor vida. Hoy hablamos de otro cierre, otra despedida, una que duele menos, porque en realidad ya la hicimos en su momento y ahora lo único que hacemos es poner el último clavo del ataúd.

Hablamos del cierre y desaparición de GeoCities, que en su momento fue adquirida por Yahoo!, la empresa que también adquirió otros muchos servicios online que se ha ocupado de “matar” poco a poco al no invertir en su crecimiento o evolución. Con lo mucho que nos gustaba Yahoo! en tiempos antiguos, cuando nos encantaba su correo web y que nos ayudaba a no depender de Hotmail, hay que ver lo que ha cambiado la cosa.

GeoCities era un servicio de alojamiento web que permitía crear páginas de una manera casi instantánea con diseños de lo más coloridos que luego se agrupaban en directorios de enlaces donde podías encontrar absolutamente lo que quisiéramos.

Ahora pocas personas se plantean hacer una página web si no tenemos en cuenta servicios como Blogspot, que en realidad parte de la misma esencia, pero planteándolo desde otro punto de vista (en cualquier caso, se trata de otra comunidad que tiene los días contados a la vista de que ya no permite crear cuentas). Un usuario podía hacerse fácilmente 10 páginas en un mes, dedicando cada una de ellas a un tema: el actor de Jurassic Park, la música en el cine, mi serie favorita, cualquier chorrada que se nos ocurriera. Esas páginas reunían información y contenido, textos, imágenes, canciones en archivo MIDI y cosas del estilo. Los diseños eran como trasladar la esencia de los años 80 a la época “actual”, pero en formato web. Hoy día son diseños y estilos que no encajan con lo que nos ofrecen las páginas, que son más ordenadas, más limpias y no se plantean por ningún motivo poner un gif animado como fondo de la web (esa nieve cayendo, las hojas de los árboles desplazándose de lado a lado…).

Adiós a GeoCities

Pero pongámonos en materia y hablemos del fin de GeoCities. En el año 2009, tras la compra por parte de Yahoo y la falta de oportunidades de rentabilizar y modernizar el servicio, la compañía llevó a cabo su cierre en Occidente. Fue una despedida amarga y de eso ya han pasado diez años: ahí es nada. Ahora se desvela que el 31 de marzo de 2019 será el día en el que desaparecerá GeoCities Japón, que de manera inexplicable (bueno, sí que tiene explicación, ahora vamos con ello) se ha salvado durante un periodo de 10 años adicionales. Eso nos da unos meses para rebuscar en páginas japonesas de GeoCities que nos llamen la atención a su estilo, porque después de esa fecha ya no quedará nada de nada mantenido online de manera autónoma.

La única explicación que se nos ocurre para que GeoCities haya sobrevivido tanto tiempo en Japón reside en el atraso que tienen los japoneses con el diseño web. Japón es, en general, un país de contrastes. Es posible pasear por una de sus calles y ver robots en movimiento y a dos pasos de ellos entrar en un templo que tiene cientos de años de antigüedad. Una tienda de electrónica con los dispositivos más avanzados del mundo entero puede estar al lado de una tienda de cerámica donde se comercian artículos hechos a mano de la manera más clásica. Son contrastes. Esos contrastes también se expanden a Internet, donde es posible ver la enorme diferencia que existe entre distintas páginas web.

Grandes empresas ya han actualizado sus webs y ofrecen diseños muy avanzados, perfectamente cuidados, claros y de contenido muy optimizado. Pero al mismo tiempo hay miles de webs que muestran un diseño propio de los orígenes de Internet, diseñado en html puro sin ningún tipo de herramienta, utilizando imágenes, gifs animados a montones y otros elementos que son un claro exponente de una forma de diseño anticuada. Algunas de estas páginas vienen del pasado, pero muchas otras se han creado directamente de esta manera en la actualidad.

Esa dualidad propia de los japoneses es la que permite que aún en 2018 sigan existiendo los videoclubs, las salas recreativas en sus calles y muchas otras cosas que en el resto del mundo pasaron de moda o desaparecieron mucho tiempo atrás. No obstante, todo tiene un límite y un final, por lo que GeoCities desaparecerá de la vida de los japoneses dentro de unos meses y quedará el recuerdo de todo lo que representó.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...