El portátil Blade de Razer la vuelve a liar en el gaming

Los aficionados al gaming tienen acceso en los nuevos Blade de Razer a unos ordenadores de gran potencia para todo tipo de juegos.

Los Blade de Razer destacan por su potencia de gaming

Razer es uno de los fabricantes más reconocibles dentro del mercado de los ordenadores portátiles. Tal es su fama que están normalmente en lo más alto de las quinielas cuando se refiere a averiguar cuáles serán los fabricantes que más sorprendan con sus creaciones. Y si hablamos de una de sus especialidades, esta se encuentra en los ordenadores portátiles dirigidos al gaming. Es un terreno que dominan y que conocen a la perfección tal y como han demostrado a lo largo de los años.

Lo vuelven a demostrar en los últimos días con la presentación de dos nuevos portátiles que forman parte de la misma gama, la Blade. Se trata de las versiones Blade y Blade Pro, contando con funciones y tecnología avanzada con el objetivo de convertirse en las referencias dentro del sector de los ordenadores portátiles pensados para gaming.

Los usuarios se encuentran con una versión de 17,3 pulgadas, la Blade Pro, que se trata en realidad de una edición actualizada de un portátil que ya estaba disponible con anterioridad. Los usuarios conocen bien estos Blade y saben que son referencia en el gaming, a lo que ayuda ahora la disponibilidad de una versión de 14 pulgadas conocida simplemente como Blade.

Hay varios elementos característicos de los Blade que se deben destacar, no sólo su potencia. El diseño del que hacen gala es elegante y estilizado, contando con un grosor reducido y un peso que los hace muy manejables. Las características técnicas también brillan de forma especial y no se puede decir que Razer se haya dejado nada en el tintero. ¿Procesadores?, la cuarta generación de Intel Haswell, aunque sin determinar nada más allá de esto. La tarjeta gráfica, que es algo fundamental en cuanto a lo referente al gaming, es un modelo GTX 765M de Nvidia, que quizá no suene a todos los usuarios, pero que resulta comprensible, al tratarse de un modelo totalmente nuevo.

Además, y no menos relevante, tenemos disco SSD de 128GB con posible actualización hasta 512GB como máximo, 8GB de memoria RAM y una pantalla con panel retroiluminado LED que ofrece resolución de 1600 x 900 píxeles. Esta potencia garantiza un rendimiento sin parangón, apoyado por un buen Wi-Fi, Bluetooth y todas las demás funciones habituales en este aspecto. Entre los dos modelos hay pocas diferencias, como que la versión de 14 pulgadas no utilice la interfaz SwitchBlade que caracteriza a Razer. En realidad ambos portátiles tienen suficiente potencia como para dejar más que complacidos a los usuarios.

Vía: IGN USA

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...