Samsung presenta el móvil-tablet con pantalla plegable, ¿pero impresiona?

La revolución de Samsung para el mercado de los dispositivos móviles es un terminal que ofrece pantalla exterior e interior a modo plegable.

Móvil-tablet de Samsung

“El futuro de la tecnología smartphone”, “la nueva big thing” son expresiones que se han utilizado para referirse a lo que acaba de presentar Samsung, un proyecto en el cual lleva trabajando los últimos cinco años. Se hablaba mucho del teléfono plegable, pero nosotros nos esperábamos otra cosa. Nos hemos quedado decepcionados o quizá es que teníamos las expectativas demasiado altas. En cualquier caso, preparémonos, porque después de las cámaras dobles y triples, de la mejora en los chips hasta tener Terminators en nuestro móvil y de aplanar los frontales, ha llegado la era de las pantallas plegables.

Evoquemos los tiempos pasados de los móviles con tapa, época en la que ya teníamos una visión de pantalla exterior y una interior. Y llevemos esa idea hacia 2019 para hacernos a la idea de la evolución que nos espera. Lo que ha presentado Samsung es una pantalla dinámica y plegable que cerrada tiene el tamaño estándar de las que se usan en los smartphones y abierta se duplica (a grandes rasgos) para parecer un tablet.

Es un smartphone-tablet si queréis hablar del terminal de esa forma. Por suerte, la idea de cambiar de pantalla pequeña a pantalla grande no se limita a lo meramente estético y Samsung dice que habrá muchos cambios y ventajas de alternar entre las distintas posiciones.

Ahora que la empresa ya ha presentado el prototipo, los desarrolladores de aplicaciones pueden comenzar a crear herramientas que aprovechen al máximo este concepto. También, suponemos, que Apple, que está pasando por su momento menos imaginativo, copiará el concepto y lanzará un iPhone que estará muy inspirado en lo que ha hecho Samsung (lo que resulta paradójico sabiendo que la empresa coreana era la que se copiaba antes de todo).

Samsung prototipo

Pero como decíamos, Samsung nos vende la moto como si fuera la gran revolución. Se incide en el término plegable cuando nosotros por “plegable” nos imaginábamos otra cosa. Decíamos tiempo atrás que el mercado smartphone está atascado y que la sociedad demanda otra forma de comunicarnos, un cambio radical como el que representó el móvil y luego el smartphone. Un cambio en la pantalla para que la pleguemos, algo que nos recuerda excesivamente a una consola Nintendo DS más práctica, no es suficiente para que nos dejemos llevar por la locura de un cambio generacional absoluto para la forma en la que las personas se comunican. Se va a necesitar mucho más que ese tipo de pantalla para que nos ilusionemos y queramos gastarnos los billetes en un terminal que nos dará más de lo mismo, pero con la comodidad del cambio de tamaño de pantalla.

¿Qué opináis vosotros exactamente? ¿estáis tan entusiasmados como los ejecutivos de Samsung con esta nueva tecnología u os mantenéis un poco más como nosotros, expectantes de que la próxima big thing sea algo diferente? ¿cuántas veces nos han vendido la idea de plegar la pantalla para luego tener otra Game & Watch movilizada como propuesta revolucionaria? Nos comenzamos a cansar de la falta de imaginación de un mercado que se está anclando repetidamente en unas ideas que están caducas. Por otro lado, nos gustaría saber qué nivel de rendimiento en cuanto a batería tendrá este dispositivo, el peso que acarreará llevarlo encima y la calidad específica de la pantalla, la cual hace uso de una tecnología nueva bautizada como Infinity Flex Display. Como siempre, los nombres de las novedades que fabrican las empresas son lo mejor de todo, porque luego a la hora de la verdad…

Pero pasemos a los detalles técnicos antes de terminar. El móvil permitirá usar tres aplicaciones al mismo tiempo con el nuevo sistema que Samsung ha bautizado con el nombre de Multi Active Window, Android personalizará su sistema operativo para que aproveche esta tecnología y la pantalla exterior, la tipo móvil, será de 4,58 pulgadas con formato de imagen 21:9. La resolución que se proporcionará en este caso será de 840 x 1960 píxeles con densidad de ppi de 420. Pasando a la pantalla grande, tendremos un tamaño de 7,3 pulgadas, formato de ratio 4.2:3 y resolución de 1536 x 2152 píxeles con los mismos dpi.

Hasta los principales especialistas comentan que la idea es buena, pero que si resulta difícil de usar, engorroso o pesado, los planes de Samsung podrían no salir bien. Ahora que la idea se ha puesto sobre la mesa queda ver cómo la personalizan los rivales de la compañía, quienes a buen seguro tomarán el concepto como base para introducir sus propias novedades y características. Pero en general vemos poco probable que de este concepto “revolucionario” se pueda llegar a un resultado que sea sorprendente o que cambie el status quo del mercado de una vez por todas. Veremos si 2019 es un revulsivo para la mala situación del sector smartphone o si el producto se hunde aún más a la espera de un concepto salvador que de verdad lo cambie todo.

Vía: CNET

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...