Review: Wallapop, la app perfecta para vender y comprar entre particulares

Wallapop es una aplicación para comprar y vender todo tipo de objetos que proporciona gran facilidad de uso.

wallapop

El uso de los dispositivos móviles nos ha permitido, en los últimos años, introducir en nuestra vida sistemas con los que comprar y vender de forma sencilla. Si hace 10 años éramos adeptos a eBay, donde comprábamos y vendíamos desde el ordenador, ahora lo que hacemos es usar el móvil. Es mucho más fácil, puesto que tenemos una gran inmediatez para publicar anuncios y gestionar la entrega de los productos que hayamos vendido. Al final el objetivo es el mismo: que podamos vender aquello que nos sobra y sacarnos un dinero extra para tener la oportunidad de seguir afrontando el día a día de manera sencilla.

Y entre las apps disponibles, de las que seguro que os volvemos a hablar en otras ocasiones, una de las que más proyección está teniendo es Wallapop. Si se habla tanto de ella es, en parte, porque sus responsables están invirtiendo muchísimo dinero en publicidad, pero tampoco va a ser un motivo por el cual les dejemos de lado (aunque si cambian la canción del anuncio se lo agradeceríamos, porque se hace muy, muy pesada).

Comprar y vender entre millones de usuarios

Ya son 13 millones de usuarios los que dice Wallapop que hay inscritos en su servicio. Nos parece una cifra bastante espectacular y significa una gran cantidad de personas a las que podemos intentar venderles aquellas cosas que no queremos, así como comprar lo que busquemos. Si algo tiene esta aplicación es facilidad de uso, quizá incluso demasiada a la hora de proporcionar empaque al proceso de compra y venta. Aunque hay un momento en el que no sabemos si el problema reside en la app o si realmente es culpa de los usuarios… de eso es algo de lo que hablaremos después. Recordemos que la aplicación es gratuita, algo fundamental para que este tipo de servicios puedan llegar muy lejos.

El aspecto que más nos gusta de la aplicación es la rapidez que propone. Si somos comprador tenemos la posibilidad de ordenar los productos que buscamos en base a la cercanía a la que estamos de ellos. De ahí todo el tema del anuncio de televisión en el que se dice que puedes comprarle a tu vecina del quinto o a alguien cercano. Y qué duda cabe de que se trata de una característica que nos complace. La idea es que busques, que te pongas en contacto con el vendedor de aquello que estás interesado en comprar y que quedéis un momentito para realizar la transacción. En Wallapop dicen que quedemos tomándonos un café, pero nosotros no lo hemos probado bajo ese tipo de situación, porque quizá es “demasiado” personal.

Pero lo que sí podéis hacer es quedar con el vendedor en un lugar determinado, hacer el intercambio en la calle y que cada uno se marche por su propio camino. Tan sencillo como eso. Uno de los principales problemas de otros medios de compra-venta es todo lo relacionado con el envío. Tienes que esperar, fiarte del vendedor para pagarle antes y fiarte para imaginar que recibirás lo que tienes que recibir. Son demasiados “y si…” como para que algunos usuarios sientan confianza. Así que lo de quedar en vivo y hacer el intercambio con rapidez sí es algo que nos gusta.

Nuestra experiencia personal

En Wallapop se ha ido fomentando la compra y venta de más artículos de manera que ya hay todo tipo de objetos que podemos vender y adquirir. Si necesitamos algo y lo queremos buscar de segunda mano, el uso de la aplicación nos puede resolver la papeleta con buenos resultados. Las categorías incluyen desde temas relacionados con el ocio hasta ropa o artículos de bebé. Se dice desde Wallapop que la aplicación está a favor del comercio justo, algo que tampoco tiene una aplicación real a la hora de la verdad, pero se agradece la intención.

Para el vendedor el funcionamiento de la app es muy simple. Lo único que tiene que hacer es realizar una foto del producto en cuestión, introducirla en Wallapop, ponerle un precio y acompañarla de un texto adecuado. El problema es que esta misma inmediatez es un arma de doble filo. Lo que nos hemos encontrado usando Wallapop, utilizando diversas ubicaciones para hacer la prueba, es que no hay un mercado tan sólido y confiable como el de otros servicios de venta. Creemos que es más problema de la comunidad que de la propia aplicación, la cual parte de una muy buena idea.

El principal problema es que la gente hace fotos a cualquier cosa que tiene por casa, le pone dos palabras de texto y lo deja ahí, a ver qué pasa. En servicios como eBay se trabajan un poco más los anuncios, se cuida la presentación del artículo a vender y esto lleva a que la experiencia sea más satisfactoria. De varias compras que hemos hecho en Wallapop lo que nos hemos encontrado ha sido una situación estándar: poca preocupación por el proceso de venta por parte del vendedor. Y no hablemos de precios, porque parece que un gran porcentaje de la comunidad de Wallapop se quiere hacer millonaria vendiendo lo que tiene acumulado en el armario.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...