¿Qué es lo que debería tener el iPhone 11 para ser un gran éxito?

El iPhone 11 tiene posibilidades de ayudar a Apple a que consiga mejorar su situación en el mercado smartphone después de unos años en bajada.

iPhone 11

Estamos cerca de la presentación de un nuevo modelo de iPhone y el mercado se revoluciona lamiéndose los dedos pensando en las características que incorporará. ¿Será el iPhone 11 tan revolucionario como se espera? Esa es la gran pregunta que se hacen los usuarios y expertos por igual a la vista de que Apple necesita un giro de efecto para conseguir recuperar parte de la cuota de mercado y que la montaña rusa en la que está montada el iPhone recupere un poco de altura en vez de caer aún más al fondo. Porque lo que está claro es que antes o después llegará un momento en el cual el iPhone se encontrará ante una situación tan complicada que Apple tendrá que buscar un sucesor a tan tremendo éxito tecnológico que ha tenido entre manos durante años.

Pero por ahora no demos muchas vueltas y hablemos del iPhone 11. Vamos a tomar de base un artículo que ha publicado CNET sobre cuáles deberían ser los rasgos de los que hiciera gala el nuevo buque insignia de Apple para ganarse el apoyo de los usuarios. No es que estemos de acuerdo con todo lo que dicen, pero sí que tienen razón en algunas de las ideas planteadas y nos haría especial ilusión que se cumplieran.

En cualquier caso, el festival que representa el mercado de los smartphones va a continuar próximamente con las nuevas propuestas de los principales fabricantes y Apple, como de costumbre, tendrá un papel importante en las próximas innovaciones. Si se cumplirán algunas de estas teorías o no será cuestión de descubrirlo en las próximas semanas.

1. Una batería con mayor capacidad y duración

El último modelo de iPhone mejoró considerablemente los tiempos de duración de batería y llevó a que el móvil de Apple alcanzara un rango de unas 18 horas. Pero aún con esa mejora, el móvil todavía se encuentra por detrás de lo que ofrecen sus principales competidores de marcas como Samsung. Por eso Apple tiene que seguir esforzándose en este sentido e intentar llevar sus niveles de rendimiento en batería un poco más lejos. La empresa no puede continuar aumentando los niveles de potencia sin pensar que tiene que atajar la situación de la batería cuanto antes. Porque si algo está demostrando el mercado es que cada vez a los usuarios les preocupa más la duración de sus baterías por mucho que se estén introduciendo en el mercado nuevas formas de carga, como los métodos sin cables.

Una de las formas con las que Apple está intentando explorar la mejoría de sus baterías no consiste en hacer que las baterías duren más, sino en lograr que estas se encuentren mejor aprovechadas. O dicho de otra manera, lo que vamos a ver es una tendencia de cómo las aplicaciones y los propios menús del móvil intentan consumir menos energía y lograr así que la batería sea más larga.

2. Y que los cables sean gratuitos

No llegamos a entender cómo puede ser que pagando las barbaridades de dinero que se paga por tecnología como los iPhone aún nos encontremos con que no se incluyen todos los cables necesarios. Con los últimos iPhone no recibimos el cotizado cable de carga rápida USB-C a Lightning ni el enchufe, lo que nos hace quedarnos con una cara de auténtica sorpresa. Esto habilitaría que todos los usuarios se pudieran beneficiar de los niveles de carga de batería más rápidos, por lo que seguro que aumentaría mucho la popularidad del móvil y el índice de satisfacción del mismo. Apple debería comenzar a pensar en la lógica que tendría incorporar estos accesorios que a la compañía le cuestan dos duros y con los que ganaría un buen golpe de efecto ante la opinión pública.

móvil Apple

3. Hay que hacer algo con Siri

No hablamos de ponerle un botón dedicado como a Bixby o de locuras como esa, porque ya se ha demostrado que no tienen el efecto deseado. Pero algo hay que hacer con Siri. Y lo cierto es que esta frase nos parece muy apropiada para una comedia norteamericana de los 80: “Algo hay que hacer con Siri” o para una comedia española picantona de la época de Ozores. Como os podéis imaginar, el título encaja perfectamente en ambos contextos. La realidad es que Siri ya no es lo que era en cuanto a llamar la atención. Y si pasa de moda en ese objetivo lo único que nos queda es que de verdad comience a ser útil para algo. Seamos justos y sinceros: ¿usamos Siri para algo? Ya ni siquiera protagoniza titulares tipo “le preguntan a Siri cómo esconder un cadáver” o “Siri salva persona gracias a la marcación rápida”. Por ello Apple se tiene que plantear muchas cosas y una de ellas es si puede aportar algo mejor en el sector de la inteligencia artificial. A nosotros nos da la sensación de que el mercado se ha atascado y que ahora mismo la IA solo es una parodia de lo que podría ser si se trabajara en ello a conciencia. Así que esperemos que la cosa mejore con el paso del tiempo.

4. Una mejora en la cámara de fotos con poca luz

El iPhone siempre ha dejado unas sensaciones muy positivas en lo referente a la grabación de vídeo. No hay nada que se le pueda reprochar al dispositivo de Apple en la captura de imágenes en movimiento, sobre todo a la vista de cómo sus rivales no han terminado de avanzar en este sentido. Pero mientras la grabación de vídeo deja muy buenas sensaciones, algo ocurre con la realización de fotos, dado que los últimos iPhone no han logrado mantenerse al mismo nivel que sus competidores. En especial donde más falla el smartphone de Apple es en las fotos que se realizan de noche o con poca luz. Es toda una odisea intentar hacer una foto de un lugar poco iluminado como una playa durante la noche, mientras que si utilizamos un Galaxy o un Huawei, los resultados van a ser sorprendentemente diferentes. Por ello Apple tiene que mejorar en este sentido y dotar a su móvil de una mejor cámara trasera que ofrezca más eficacia en la captura de imágenes con poca luz. En teoría el iPhone 11 tendrá tres cámaras traseras y esto ayudará a que se consiga la mejora en cuestión. No debería ser algo tan complicado de lograr una vez Apple ha alcanzado unos niveles de calidad como los que tiene su iPhone.

5. Un cambio de pantalla

El paso lógico para Apple con su iPhone 11 sería de trasladar al smartphone la tecnología que utilizan en el iPad para ofrecer unas pantallas de mayor calidad. Esta tecnología, conocida como Pro Motion, podría ser lo que ayudara a reducir distancias con el tipo de pantallas que están ofreciendo competidores como Samsung, que en los Galaxy ha introducido las pantallas HDR10+ con muy buenos resultados. Lo que le aportaría el uso de la tecnología Pro Motion sería una mejor tasa de refresco, llevando a que todo se visualice de una manera más natural y adecuada. De una u otra manera Apple tiene que darle algo nuevo a las pantallas para mantenerse como una entidad competitiva en este tipo de componente. Y como dicen varios rumores, la introducción de la tecnología Pro Motion sería una forma ideal de que Apple lanzara un iPhone Pro.

smartphone

6. Procesador más potente, pero también más eficiente

No hay ningún sentido en seguir potenciando las baterías y mejorando sus niveles de capacidad si también introducimos procesadores más exigentes que agotan la carga del terminal con mayor velocidad. Es una serpiente que se muerde la cola de forma inevitable. Por eso el próximo procesador del iPhone debería realmente destacar ofreciendo más potencia, pero al mismo tiempo ser más eficiente. Así no habría problemas con la batería y los usuarios podrían estar más tranquilos en cuanto a la forma en la que aprovechen su dispositivo. Por otro lado, somos conscientes de que se está llegando a unos niveles de potencia y rendimiento en los smartphones de primera clase que dejan poco margen a la innovación y la mejora. Así que si se va a seguir por este camino, al menos que los nuevos procesadores sean más eficientes.

7. Un mejor entorno de apps y gaming

Apple está modificando todo lo que hasta ahora había sido la App Store y las promesas no suenan mal. Pero aún le pediríamos mucho más a la compañía para que pueda ser líder en el mercado de las aplicaciones tal y como lo ha venido siendo desde hace años, al menos en las descargas de pago. Por lo que hemos visto de momento lo que nos parece es que la empresa se ha dejado influir más de lo debido por el trabajo que han realizado sus competidores, competidores que en el pasado habían creado y gestionado sus bazares de aplicaciones fijándose en ellos. Esto significa que se produce un retroceso y sobre todo un atraso en lo que se refiere a la filosofía de la que siempre ha hecho uso la empresa en el mercado de las aplicaciones y descargas. Por el empaque que tiene Apple en el mercado y su peso corporativo, nos encantaría ver un mejor entorno de gaming que haga justicia a la compañía y que garantice a los usuarios un fondo de juego mucho más elaborado que el disponible actualmente.

8. Cambio de diseño

Apple está cómoda con el tipo de diseño con el que cuenta el iPhone actualmente y con los cambios que ha introducido en los últimos años. Todos tenemos una idea muy concreta del dispositivo en nuestra cabeza y sabemos lo que representa un iPhone. Pero se está produciendo un claro agotamiento de la marca en paralelo al agotamiento que se produce en el sector móvil en general. Para Apple debería ser una necesidad hacer algo con su iPhone que les permita de nuevo captar las miradas de los usuarios. Porque el iPhone ha entrado en esa regularidad que hace que los usuarios ya no tengan ningún tipo de interés por esperar con ganas el último modelo, dado que lo que se encuentran es simplemente más de lo mismo.

Smartphones iPhone

9. Que baje el precio

Lo sabemos: suena a utopía. ¿Pero no sería genial que el próximo iPhone sorprendiera a propios y extraños con una bajada en su coste? Sería algo que le permitiría a Apple sorprender de una manera plena. Y posiblemente no ocurriría nada si el iPhone 11 bajara su coste radicalmente y en el iPhone 12 recuperaran el precio habitual al cual nos tienen acostumbrados. Sería como un paréntesis en su trayectoria, una pausa para compartir su tecnología con todo el mundo y no solo con aquellos que tienen 1000 euros disponibles para dedicarlos a un nuevo teléfono móvil. Porque no nos engañemos, los usuarios ya han entrado en la dinámica de no querer gastarse tanto dinero por sus móviles si sienten que no les van a sacar tanto partido como se puede imaginar. Características como las cámaras, tener tantísimos sensores reunidos, están bien, pero ¿preferimos pagar 200 euros menos o tener tantas cámaras? La pregunta se puede exportar a muchos otros de los componentes de los que hace uso el iPhone y que una gran parte del sector no llega a utilizar nunca en su vida.

Conclusiones

Estamos a tiro de piedra del lanzamiento del nuevo iPhone y por ahora hay tanto luces como sombras en cuanto a las previsiones que se realizan. Algunas de las demandas de los profesionales que hemos mencionado de CNET nos quedan un poco fuera de lugar. Piden una mejor cámara frontal para hacerse selfies, pero reconocen que los usuarios por lo general no quieren llegar a ver el nivel de imperfecciones que este tipo de sensores son capaces de proporcionar. Y nosotros estamos de acuerdo en ello. ¿Para qué una cámara selfie tan devastadora que pueda acabar con nuestra autoestima en cuestión de unos pocos minutos? Estamos llegando a unos niveles de obsesión por las cámaras con los que en ocasiones perdemos el rumbo de lo que debería ser una buena cámara. Todos queremos fidelidad, resolución máxima y un gran nivel de color y detallismo en cada una de las fotos que hacemos, pero somos conscientes de los límites del mercado. También hay quien cree que sería una buena idea introducir soporte para el Apple Pencil, pero habría que plantearse si resultaría tan útil como podría parecer. Quizá en esa versión Pro de la que hemos hablado tenga sentido.

Después de varios años sin encontrarnos con novedades que nos hagan ilusionarnos por el iPhone, lo que nos encantaría es terminar el año 2019 con un motivo de alegría entre nuestras manos. Un dispositivo que introduzca novedades en el diseño, características un poco más sorprendentes de lo habitual y rasgos propios e la calidad de Apple como fabricante sumado a un estilo refrescante, ayudarían a que el iPhone volviera a pegar fuerte. Pero con los cambios que se han producido internamente en Apple, con la caída de ventas y con la forma en la que se está desarrollando el sector de los dispositivos móviles, hay dudas acerca de si realmente hay esperanzas para que este año se convierta en el año en el que el iPhone recuperó la forma incluso cuando sus críticos decían que no lo haría y que seguiría cayendo en picado.

Vía: CNET

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...