El iPhone 12 podría ser el revulsivo comercial de Apple

El iPhone 12 podría llegar con cambio en los tamaños de pantalla, tecnología OLED y la presencia de conectividad 5G.

Rumores

El año 2020 apunta a que será un periodo complicado para todos los fabricantes, dado que las cadenas de producción se van a ver muy afectadas por el coronavirus. Apple ya está sufriendo problemas, pero es posible que sus ejecutivos sean optimistas y piensen que para el lanzamiento de la nueva generación del iPhone en septiembre ya estén solucionadas las cosas, o que al menos China se haya acostumbrado a su nueva situación.

Por el momento se están barajando distintas posibilidades sobre lo que podemos esperar del iPhone 12 y las teorías coinciden, eso sí, en que podría ser el modelo que genere un aumento de ventas respecto a los años previos. El motivo de ello se encontraría en que el ciclo de actualización de los usuarios de su iPhone habría llegado a un punto de inflexión en el que requieren un nuevo modelo como medida de urgencia. Si a eso le sumamos que muchas familias este año están reduciendo los gastos generales en ocio, dado que con el virus se sale menos de casa, nos quedaría un contexto que beneficiaría a realizar una inversión elevada en un nuevo iPhone.

Se equivoquen o no las previsiones, la realidad es que Apple necesita un volantazo para recuperar el buen rumbo después de los últimos dos años que ha vivido, en los que los números no han acompañado. La compañía ve cómo su producto va perdiendo fuelle y necesita hacer algo que les devuelva la estabilidad.

Se supone que los nuevos iPhone tendrán pantallas OLED y conectividad 5G, mientras que se coincide de forma global en los rumores acerca de cómo las pantallas podrían reducir su tamaño. No de manera significativa, pero sí para ajustar un poco las dimensiones de los dispositivos y dejar que la tecnología OLED brille con luz propia. También debería haber un nuevo diseño en los bordes del terminal, inspirado en los últimos iPad, y se cree que el puerto Lightning desaparecerá. Esto último nos habría sorprendido en la Apple de los tiempos de Steve Jobs, pero con Tim Cook, que entra en pánico con facilidad, todo es posible.

El cambio por USB de tipo C parece inevitable teniendo en cuenta que ya ha ocurrido con los iPad. Apple se deja llevar por la corriente global y hace caso omiso a la filosofía exclusiva de la marca. Algo que, como decíamos, es más frecuente en la Apple actual, la cual no tiene problemas en seguir las tendencias para intentar arañar la máxima cantidad posible de ventas. A favor de la ausencia del puerto Lightning también está el rumor acerca de un modo de comunicación OTA con ordenadores, lo que implicaría más facilidad para realizar las conexiones, no necesitando el cable propio de la compañía.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...