¿Echas de menos el botón físico del iPhone? No eres el único

Los tiempos en los que el iPhone tenía botón físico eran más alegres para muchos de los incondicionales del smartphone.

iphone-410324_1280

Es imposible. Por más que lo intento no hay manera de que me acostumbre a la experiencia de deslizamiento a la que Apple ha «condenado» a los usuarios a partir del cambio de diseño que realizó en el iPhone X. Fue ese móvil el que representó el principio del cambio, el momento en el que el botón físico, el botón Home, en el cual se incorporaba la tecnología Touch ID, desapareció. Y aunque lo intentamos, es muy complicado hacerse a la nueva experiencia de usuario que proporcionan ya terminales como el iPhone 11, al menos para quienes teníamos el uso del botón tan insertado en nuestra forma de utilizar el móvil.

Quizá seamos unos «viejunos» y nos cueste actualizarnos. Sabemos que es cuestión de tiempo que nos acabemos acostumbrando. También nos ocurrió en el pasado que nos costó quitarnos el vicio de abrir y cerrar los móviles con tapa previos a la época del smartphone (qué tiempos aquellos). Y nos acabamos acostumbrando. Ahora echamos de menos el botón físico del iPhone. Pero nos acabaremos acostumbrando, está clarísimo. Al menos salvo que Apple se marque uno de esos detallitos majos con los fans y lance una versión del iPhone remodelada al estilo más clásico que incorpore el botón de marras. Tampoco sería tan raro teniendo en cuenta que Apple está haciendo todo tipo de locuras en sus últimos años (para dosificar mercado y llegar a la mayor cantidad de usuarios).

Lo que os podemos asegurar es que no estamos solos en esto de echar de menos el botón físico del iPhone. Solo hay que echar un vistazo a la red, los foros, artículos de prensa y demás fuentes, para ver que de verdad existe una legión de seguidores del modelo de iPhone que aún lo incorporaba.

¿Qué hacer ante esta situación? Ahora mismo no hay muchas opciones. Si no queremos usar un móvil ya desfasado que haya quedado atrás, algo que no resulta recomendable, lo más adecuado que podemos hacer es recurrir a la adquisición del iPhone 8. Este fue el último smartphone de la compañía en ofrecer el botón físico y todavía se trata de un terminal que se encuentra en circulación de manera oficial. Esto significa que podemos ir a la tienda y comprarlo sin ningún tipo de problema. Otra cosa es lo recomendable que sea o no comprarlo en 2020, dado que se lanzó en el año 2017, lo que nos deja con un terminal que ya ha alcanzado alrededor de la mitad de su esperanza de vida. Eso sí, seguro que lo encontráis a buen precio en tiendas de segunda mano, lo que puede ser una buena idea para quienes no estén pensando en gastarse mucho dinero.

Al margen de esto la alternativa es acostumbrarnos. Ya lo hemos dicho antes. La cuestión es que si queremos ir avanzando en el aprovechamiento de la última tecnología creada por Apple, sus nuevos servicios y posibilidades, vamos a necesitar hacernos con uno de sus nuevos modelos. Así que es una cuestión de tira y afloja en la que nosotros no podemos tirar, solo aflojar. Por lo tanto, tener que acostumbrarnos a la ausencia de botón físico se tiene que convertir en algo de sí o sí, de antes o después (porque aunque exista esa mínima posibilidad de que Apple diseñe un nuevo modelo que lo tenga incluido, resulta poco probable que ocurra).

smartphone-1894723_1280

Lo que en parte nos apena es que la tecnología Touch ID implementada en el botón físico fuera algo que durase tan poco. La llegada de Face ID está claro que suplantó este avance, pero todo ocurrió tan rápido que nos cogió un poco desprevenidos. Y aunque el reconocimiento facial es algo interesante, lo cierto es que el reconocimiento de la huella resulta más inmediato y dinámico. Con Face ID hay una leve espera hasta que el terminal reconoce nuestra cara, amén de que se pueden producir circunstancias en las que el móvil no pueda identificarnos por distintos motivos. Con la huella realmente no había ningún tipo de momento (o casi ninguno) en el cual nos encontrásemos con este tipo de inconveniente. Tenemos el lector de huellas dactilares incrustado en la pantalla, pero realmente no es lo mismo.

Si tuviéramos que elegir una de las acciones en las que más echamos de menos el click del botón físico, seguramente lo que más se nos viene a la cabeza es el cierre de aplicaciones. El sistema táctil es demasiado sensible, demasiado sensitivo y no tan directo y funcional como lo era el botón físico, en el cual con un doble click podíamos abrir el menú de apps abiertas y deslizarlas para llevar a cabo su cierre. Pero este tipo de cambio era necesario a fin de que la compañía pudiera dar salida a las ideas de diseño que han introducido en los últimos modelos. Como decíamos antes: nos da pena y echamos de menos el botón, pero tenemos que ser conscientes de que, como dice el dicho: renovarse o morir.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...