Destapados los trapos sucios del incidente entre el FBI y Apple

Se descubren algunos de los misterios que habían quedado ocultos relacionados con las discrepancias que tuvieron el FBI y Apple.

trapos sucios de Apple

Posiblemente recordéis que hace algunos años hubo un incidente bastante feo entre el FBI y Apple en relación al acceso a un dispositivo iPhone que había sido utilizado por un terrorista. Lo ocurrido se podía explicar de una forma bastante sencilla: tras el tiroteo ocurrido en San Bernardino el FBI tenía un móvil que les podía proporcionar información sobre el paradero de los terroristas. En su momento se supone que el FBI intentó por todos los medios acceder de forma paralela al iPhone 5C en cuestión de este individuo que había asesinado a 14 personas, pero no consiguieron nada.

Eso es lo que les llevó a contactar con Apple y a decirles que siguiendo las directrices del gobierno y de la agencia debían colaborar para darles una puerta de entrada al dispositivo. Hasta ahí todo estaba muy claro. Apple utilizó la carta de “ni nosotros mismos tenemos acceso a los móviles de los usuarios” para negarse a colaborar. Pero al final se le solicitó a Apple que desarrollaran una forma de acceder al móvil porque era vital para la investigación.

Por supuesto, eso significaba que Apple rompía sus obligaciones hacia el usuario y que sentaba un precedente que no le gustó nada al mundo por mucho que entendiéramos que era por una buena causa. Y eso empujó a la empresa de la manzana a los tribunales. Ahora se descubre que hay trapos sucios por parte del FBI que no habían visto la luz.

Por ejemplo, trapos sucios como que aparentemente el FBI hizo más bien poco para intentar desbloquear el dispositivo por sus propios medios. Todos vemos en el cine y la televisión que el FBI tiene en su plantilla de agentes externos-colaboradores a los hackers más importantes del mundo, al menos a los que han dado su brazo a torcer para colaborar con “los buenos”. Y eso significa que el FBI habría acudido a todos ellos en plan “venga chicos, tenéis que desbloquear este iPhone y meteros dentro a todo trapo para ver qué hay”. Pero eso es una suposición. En realidad, testimonios procedentes directamente de diversos miembros del FBI en sus declaraciones sinceras al juez, desvelan que el FBI sí tenía una solución en camino, pero que más allá de esto no movió cielo y tierra precisamente. Se limitó a esperar, aguantar un poco para darle tensión e ir a por Apple para que les hicieran el trabajo sucio.

Cuando contactaron con Apple la solución independiente de un especialista contratado por el FBI se encontraba al 90% de su desarrollo y todo apuntaba a que sería efectiva dentro de muy poco. A posteriori se confirmó que funcionaba y que podía haber sido usada por el FBI sin montar ningún follón añadido. Pero como reconocen varias personas implicadas en el asunto, el FBI estaba menos interesada de lo que se imaginaba en acceder a la información del móvil en cuestión. En realidad vieron la situación como una jugada con efecto que permitiría que la agencia marcara un antes y un después en cuanto a la forma en la que colaboraba con empresas tecnológicas como Apple.

tecnologia de Apple

Es decir, se aprovecharon del momento, del miedo, del dolor y de la trágica situación en general, para poder presionar a Apple de una manera en la que la empresa de la manzana, aunque pusiera pegas, no podría decir que no. Y lo hacían porque al haber pasado por el aro una primera vez, sabían que podrían repetirlo y que en una futura ocasión Apple tendría que volverse a bajar los pantalones sin rechistar, porque ya había un precedente en el que habían accedido. Y cuando decimos Apple posiblemente pensaban en cualquier otra empresa del sector, porque usarían el nombre de Apple como medida de presión para bajarle los humos a otras entidades. Dicho esto, no se puede decir precisamente que el FBI actuara de buena fe, ni que tenga un perfil conveniente en cuanto a entender lo que significa la importancia de mantener la privacidad de los usuarios. De todos, sea para bien o para mal.

Tampoco entendemos demasiado el interés en prescindir de sus propios recursos, de su talento y de sus habilidades, dado que de todas todas nos imaginamos que el FBI puede ser capaz de lo que quiera gracias a los muchos hackers que trabajan para ellos. Ya en su momento nos pareció raro que el FBI, con todo su porte y orgullo, terminara en el más bajo nivel al exigir a Apple que colaboraran con ellos en esta iniciativa contra el terrorista responsable. Pero está claro que no habían caído bajo precisamente, sino que tenían una agenda oculta que les daría beneficios a lo largo de los años y a la cual le sacarían mucho partido. Por supuesto, el FBI no reconoce la totalidad de las declaraciones y dice que sí es cierto que se produjeron confusiones, pero que todo fue un problema de “comunicación”.

Vía: CNET

Foto: designedbyjess

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...